sábado, 4 de mayo de 2013

Descendientes de los arios —restos de sangre indoeuropea en Asia (I de IV)


Todo el mundo ha oído hablar de aquella portada del National Geographic en la que aparecía una refugiada afgana, blanca y con los ojos verdes. Esa portada causó sensación, un sinnúmero de personas se ofrecieron a adoptar a la niña en cuestión, y pasaron a interesarse por el asunto de las etnias en Oriente. Hoy, prácticamente cualquier persona sabe que incluso en los rincones más desconocidos del Asia profunda, hay restos de genética europea.

La famosa portada. Esta niña tiene facciones claramente europeas, pero como veremos en esta serie de artículos, no es de los tipos raciales más llamativos que uno puede llegar a encontrarse en Oriente. 

En esta serie de artículos no se pretende demostrar que tal o cual etnia o país sea "ario", lo único que se pretende es dar evidencias de la presencia de rasgos europeos en Asia, que inevitablemente asociamos a los invasores indoeuropeos o "arios" y a los macedonios, y que constituyen imponentes ejemplos de la pervivencia de influencia europea en todo Oriente Medio. Otra cosa que no se pretende es aportar ejemplos de tipos "nórdicos" puros. De hecho, todos los ejemplos puestos están mezclados, y algunos no pueden siquiera considerarse blancos. Repito que sólo se presentan vestigios de presencia europea, nada más.

Como el asunto de los "arios" ha dado lugar a muchas polémicas, y algunas hasta llegan a afirmar que jamás hubo una invasión indoeuropea de India, o que los indoeuropeos proceden de Oriente, no de Occidente, pondré numerosos mapas señalando la evolución histórica de esos territorios, no para sobrecargar con inforomación al lector, sino para dejar claro hasta qué punto toda esa zona recibió una fuerte influencia europea.

Las zonas en rojo representan los países a los que me referiré en estos artículos.

Esta serie de artículos será mi tributo a los hombres, mujeres y niños de sangre indoeuropea de Afganistán, sean de la etnia que sean.



EXPLICACIONES PRELIMINARES —SOBRE EL R1a, LAS INVASIONES ARIAS, LOS IMPERIOS PERSAS Y ALEJANDRO MAGNO
  
Queda bastante claro que el haplogrupo asociado a la expansión aria, y también probablemente a los macedonios, es el R1a, originario de lo que hoy es el sur de Ucrania. Este haplogrupo también es considerado el linaje típico eslavo, lo cual no ha de sorprendernos demasiado, ya que las lenguas vivas más similares al sánscrito (la lengua sagrada de India), son las eslavas y las bálticas.

Las frecuencias del haplogrupo Y-DNA (paterno) R1a. Que nadie se tome este mapa al pie de la letra, pero sí parece claro que este haplogrupo, considerado un linaje europeo, se originó en el Este de Europa, y que una migración a través de la estepa eurasiática, desde Ucrania hasta Kazakhstán, lo llevó hasta lo que hoy es Tayikistán y Afganistán, desde donde Irradió por todo el Sur de Asia y Oriente Medio. Esto vendría a desmentir la teoría según la cual los indoeuropeos entraron en Irán desde el Cáucaso (difícil de concebir que entrasen ahí con sus caravanas, no muy distintas a las de los posteriores colonos del Oeste Americano o del Transvaal sudafricano, llenas de mujeres y niños) o desde el Egeo.

La más que probables rutas que tomaron los indoeuropeos para adentrarse en Asia, en la primera gran Drang Nach Östen de la historia. Parece bastante claro que partieron desde las estepas de lo que hoy es Ucrania y el sur de Rusia, y que tendieron a recorrer la estepa eurasiática, pasando por Rusia y Kazakhstán hasta llegar a lo que hoy es el noreste de Afganistán, norte de Pakistán (Kachemira), Tayikistán, etc., donde la corriente se dislocó (los idiomas nuristaníes, al este de Afganistán, parecen constituir un elemento intermedio entre lo iranio y lo indo-iranio), pasando una migración a formar los pueblos iranios (civilización médica, azul) y otra a formar los indo-iranios (civilización védica, rosa). Los eslavos y los pueblos indo-arios comparten el linaje paterno R1a.

Con la invasión irania de Oriente, quedó asentado lo que sería el posterior Imperio Médico, que rivalizó en su día con el Imperio Caldeo (o Neobabilonio), el reino de Lidia (Oeste de Turquía) y Egipto. Los medas fueron finalmente desplazados por un pueblo rival, los persas, que los derrotaron en una serie de cruentas guerras civiles (las mejores sangres de Oriente masacrándose mutuamente), erigiéndose como señores de la zona. Con los persas se corresponden las guerras contra Grecia, incluyendo la batalla de las Termópilas.

 
El Imperio Persa tras las conquistas de Darío I.

En el Siglo IV AEC irrumpió en Oriente un pueblo que no era iranio: los macedonios. Comandados por su rey, Alejandro Magno, los macedonios literalmente arrasaron con las fuerzas persas y conquistaron absolutamente todo el terreno, llegando hasta India. El Imperio Macedonio fue en muchos sentidos un intento de unir a los "arios de Oriente" con los "arios de Occidente". Algunos nos intentan vender que Alejandro Magno fue el primer multi-culti de la historia sólo porque quiso casar a sus hombres con mujeres persas. Es bien sabido que la nobleza persa de la época era de rasgos eminentemente europeos, y lo que Alejandro Magno quería era fecundar toda esa zona con genética macedonia, construyendo al efecto numerosos harenes y permitiéndoles la poligamia a sus hombres. Su intención no era crear una confederación mestiza, sino europeizar todo un mundo para formar una clase dirigente capaz de gobernar aquel inmenso imperio.

Alejandro Magno. Según las fuentes históricas (como el tomo I del "Scripta Physiognomica" de Polemón, Siglo II EC, donde habla de la "raza griega"; Plutarco, en su "Vida de Alejandro", 4.4; o Aelio, en su "Varia Historia",12.14), Alejandro Magno era rubio algo oscuro, de estatura mediana, de tez muy blanca con tendencia al sonrojamiento en la cara y entorno al pecho, y tenía un ojo marrón y otro azul.

Cuando Alejandro Magno murió en el 323 AEC, sus generales se enzarzaron en una serie de conflictos civiles, tras lo cual el Imperio Macedonio fue repartido en varios reinos independientes, cada uno bajo el gobierno de un general macedonio. Pero incluso tras la desmembración del Imperio Macedonio, toda la zona quedó culturalmente helenizada. La influencia genética macedonia considero es sobreestimada, ya que los macedonios fueron siempre una aristocracia minoritaria que, encima, no vaciló a la hora de devorarse a sí misma en sanguinarias disputas. Sí deberían tenerse en cuenta los harenes de los soldados macedonios, que contribuyeron a extender sus linajes paternos, pero considero que la mayor parte de rasgos "claros" que se puedan encontrar en Oriente se deben a los iranios e indo-iranios, no a los macedonios.

 
El imperio de Alejandro Magno a su muerte en el 323 AEC.

En 250 AEC, otra fuerza irania comenzó a desbancar la autoridad macedonia en lo que hoy es Irán. Los partos, un pueblo procedente de las estepas, y de origen escita, acabó con el gobierno macedonio e inauguró una nueva etapa, que sería con diferencia la más duradera y estable de la zona. Tras una serie de desastrosas pérdidas a manos de los romanos y una larga agonía, los partos fueron reemplazados en el año 224 EC por otra fuerza, la de los sasánidas. En total, el Imperio Parto había durado casi 500 años.

Izquierda: soldado parto, Siglo II AEC, Nisa.
Derecha: el emperador persa Darío.

Siglo I EC. En rojo, el Imperio Parto. En rosa, las zonas sometidas a la influencia de los escitas, un grupo de pueblos iranios de jinetes esteparios, de los cuales procedían los partos. En azul, el Imperio Romano, que acabaría conquistando Armenia, Siria y Mesopotamia y acelerando la caída de los partos.

Los sasánidas, una dinastía que profesaba el credo de Zarathustra, se hicieron con el poder e inauguraron aun otro período de prosperidad para la zona. Esta época vio el auge del maniqueísmo, un sistema religioso-filosófico que posteriormente tendría una gran influencia en Europa y Asia Central. Durante esta etapa, los sasánidas mantuvieron largos conflictos con el Imperio Bizantino, que dominaba la mitad de lo que hoy es Turquía.

Finalmente, presionado tanto por los bizantinos como por la nueva marea de los árabes musulmanes, la Persia sasánida fue aplastada por el Islam. Numerosos palacios imperiales fueron quemados hasta los cimientos, se destruyeron puentes, algunas ciudades fueron exterminadas y, en definitiva, la zona quedó islamizada, pues aquellos que no se convirtieron al Islam lo acabarían haciendo para ascender puestos sociales altos y "hacer carrera". Sin embargo, también el Islam recibió un fortísimo influjo persa, que se manifestaría especialmente en el posterior Califato de Baghdad y en la recopilación de obras griegas, legadas hace mucho con la helenización de la zona a manos de Alejandro Magno. Se ha afirmado que el resultado final fue, no que el Islam conquistó Persia, sino que Persia conquistó al Islam.

Máxima extensión del Imperio Árabe, el mayor visto hasta entonces.

Entre 1223 y 1259, Oriente Medio fue arrollado por las hordas mongolas. El dominio mongol, bajo el punto de vista cultural no aportó absolutamente nada (al contrario, destruyeron numerosas obras iranias), mientras que para el punto de vista racial, supuso un cierto influjo de sangre mongólida en estas zonas mediante la violación y el rapto, pero también se caracterizó por el genocidio y la erradicación de pueblos enteros. No pocos son de la opinión de que zonas como Afganistán aun serían "blancas" hoy en día de no ser por los mongoles.

 
Conquistas efectuadas por los mongoles.

Los turcos otomanos, un pueblo procedente de Asia Central, entró en escena durante el Siglo XIV, y al poco tiempo se había apropiado de toda Asia Menor y los Balcanes. Bajo los turcos, y debido al siniestro tráfico de esclavos patrocinado por ellos, grandes cantidades de sangre eslava penetraron en la zona, en muchos casos llegando a acaparar altas posiciones administrativas. También entraron negros. Los turcos se apropiaron de las importantes vías de comercio de la zona (aquellas que utilizó Marco Polo en su día quedaron en gran medida vedadas a los europeos), y controlaron completamente el Mar Negro y el Mar Rojo. Tuvieron una presencia importante en el golfo pérsico, y en el Mediterráneo, donde la única potencia que les podía plantar cara era el Imperio Español. Llegaron hasta a saquear y esclavizar, aliados con los piratas berberiscos y con Francia, pueblos enteros del Levante español.

La máxima extensión del Imperio Otomano.

El Imperio Otomano fue perdiendo territorios a manos de los austriacos y de los rusos, y cuando cayó tras la I Guerra Mundial, las grandes potencias europeas se repartieron sus tierras ávidamente, engrosando sus ya extensos imperios coloniales. Quien salió ganando por goleada con la caída de los turcos fue sin duda el Imperio Británico, que se apropió de Mesopotamia y otras zonas, que estratégicamente le venían de perlas para ir construyendo un bloque de influencia (Persia, Arabia, Afganistán y Tibet no pertenecían de facto al Imperio Británico, pero estaban bajo fuerte influencia —y presión— suya) desde el canal de Suez hasta India.

 
La situación de los imperios coloniales europeos en las zonas que nos atañen. Verde: dominio ruso. Rojo: dominio británico. Azul: dominio francés. Amarillo: dominio italiano. Azul claro: dominio portugués.



PRÓXIMO ORIENTE —TURQUÍA, IRAK, SIRIA, ETC. Y EL CASO DE KURDISTÁN


Aquí nos referiremos a una zona considerada "cuna de la civilización" y que fue, también, cuna de los pueblos semíticos y de las primeras ciudades conocidas: Asia Menor o "Próximo Oriente".

Esta zona sufrió multitud de invasiones europeas a lo largo de la historia. La zona fue tomada por hititas y por pueblos iranios como los mitanios, antes de ser definitivamente arrollada por los imperios peras, por Alejandro Magno, por los romanos y por los bizantinos. El "reflujo" asiático se invirtió con la llegada del Islam, procedente de Arabia, en el Siglo VII, se rectificó con las cruzadas europeas sobre suelo turco, sirio, libanés, israelí e incluso egipcio, y volvió a invertirse con la irrupción, en el Siglo XIV, de los turcos otomanos, quienes prácticamente rigieron toda la zona hasta principios del Siglo XX.

En el caso de Turquía valdría puntualizar algunas cosas. El Oeste turco está lleno de sangre eslava, griega y albanesa porque los puercos otomanos se dedicaron a despoblar esas zonas mediante el tráfico de esclavos, llenando sus harenes con mujeres balcánicas y ucranianas que obviamente tuvieron descendencia, y sus ejércitos con mercenarios balcánicos, muchos de los cuales alcanzaron altas posiciones en la política otomana, teniendo, también, descendencia.

Un par de ejemplos de tipos raciales normales en Turquía. La imagen de la izquierda es de políticos turcos con las uñas afiladas en una pelea que hubo en el parlamento entre el Partido Popular Republicano y el Partido Ak.

Pastores turcos, Anatolia interior.

Turco.

Siria es considerada como Urheimat del haplogrupo J2, que se extendió por todo el Mediterráneo y penetró por la Cuenca del Danubio, introduciendo el Neolítico en Europa. Es también la tierra de la que procedía gran parte de la escoria callejera del Bajo Imperio Romano.

Tipos raciales sirios corrientes. Arriba, imágenes de las Fuerzas Armadas sirias. Abajo, sirios disponiéndose a enterrar el cadáver de un compatriota muerto en un ataque estadounidense-israelí.

 
El Presidente sirio, Bashar Al-Assad.


Asma Al-Assad, la esposa del presidente.

Un sirio residente en Dubai. Pasaría por europeo del Este.

Hala Gorani (1970-), nacida en Estados Unidos pero de padres sirios, corresponsal de la CNN, pinta de haberse hecho la cirugía estética. Mongolizada, pero aspecto europeo.

Siria.

Asmahan, cantante, de padre sirio y madre libanesa. Aunque la foto sea en blanco y negro y no se aprecien los colores, las facciones europeas hablan por sí mismas.

Mustafa Setmariam Nassar, supuesto miembro sirio de Al-Qaeda.

Árabe del Golfo. Clara influencia racial africana.


El señor lleva una camiseta del Barça, pero estamos en las calles de una ciudad irakí.

Niña irakí.

El iraquí Izzat Ibrahim al-Duri, heredero de Saddam Hussein. Podría pasar perfectamente por inglés.

Niño árabe. Lugar desconocido.

Ídem.

Irakíes.

Kinda Hibrawi, artista de Arabia Saudí, nacida de padres de herencia siria.

La reina de Jordania, Rania Al-Abdullah, de padres palestinos. 

Mujer jordana.


El caso de Kurdistán

Los kurdos se supone que descienden de los medos, que se asentaron al norte de Mesopotamia en el Siglo X, tras lo cual minaron el poder caldeo y establecieron el primer Estado persa. Bajo el Imperio Árabe, los kurdos tuvieron suficiente autonomía, que se mantuvo también durante la etapa otomana, con la salvedad de que ahora Kurdistán se hallaba dividido entre el Imperio Otomano y Persia. La situación cómoda se mantuvo hasta el Siglo XIX, cuando el Imperio Otomano, ya decadente, intensificó su presión sobre la zona. Esto desembocó a principios del Siglo XX con el movimiento de los "jóvenes turcos" (un movimiento masónico financiado por criptojudíos dönmeh, falsamente convertidos al Islam en el Siglo XVI), que acabó desembocando en sanguinarias represiones hacia las minorías griega, kurda y especialmente armenia.




Antes de que nadie idealice a los kurdos más de la cuenta, informo de que buena parte de inmigrantes "turcos" en Europa son, de hecho, kurdos, y que su "conducta ciudadana" deja mucho que desear, siendo responsables de un aumento sin precedentes del crimen, y enzarzándose en peleas con los turcos propiamente dichos. Por tanto, este apartado, como todos los demás, no pretende decir que "los kurdos son arios" ni nada por el estilo, sino simplemente evidenciar un influjo europeo en algunos kurdos.



 




Kurda de Iraq.



IRÁN —REMINISCENCIAS DE PERSIA



Irán fue el epicentro de las castas iranias (medas, persas, partos, sasánidas) que dominaron la zona durante tantísimo tiempo. La frontera de Irán con Irak es significativa, ya que en Irán hablan un idioma indoeuropeo (el farsi) y en Iraq hablan un idioma semita (el árabe). Irán, a diferencia de Iraq, no estuvo bajo el dominio de los turcos otomanos. Por razones de estabilidad regional, es importante que Irán sea una nación fuerte.

La Guardia Revolucionaria, unidad de élite del Ejército iraní, como ejemplo de tipos raciales iraníes estándar.


Imagen del Ayatolá Ali Khamenei en una ceremonia estatal iraní.

Peces gordos del Gobierno iraní: izquierda, el antiguo Presidente Mohammad Khatami. Derecha, el antiguo cabeza del sistema judicial de Irán.


 La de la izquierda es una actriz iraní.

Provincia de Khorasan.


Izquierda: zona del Norte de Irán.
Derecha: zona de Ar-Panah.


El famoso Ayatolá Khomeini.

Propaganda del Gobierno iraní.

Cantantes iraníes. Izquierda, Noosh Afarin. Derecha, Ali Pahlavan Nasim.

Iraní según algunas fuentes, afgana según otras, kurda de Siria según otras. Mongolizada.



La de la derecha es de Rasht, en la provincia de Gilán, Norte de Irán, y está mongolizada.

Amir Abbas Fakhravar.




 Noreste de Irán, cerca del Cáucaso.

Nazanim Afshin, modelo iraní y ex-Miss Mundo.

Ejemplos de los qashqai, una etnia de habla túrquica.

Niña qashqai.

Ministro iraní y asesor presidencial.

Niña iraní.

Ídem.

Ídem.

 Niño de Abyaneh, Isfahan.