sábado, 4 de mayo de 2013

Europa Soberana presenta El arsenal del hereje ―grandes personalidades defienden la eugenesia



La mejor semilla, en el mejor suelo… la peor semilla, en el peor suelo.
(Harvey V. Sutton, atleta, médico y eugenista australiano).

Un hombre se encuentra mal y va al médico. El doctor le dice "Usted tiene un tumor maligno y sobrepeso, y se está poniendo cada vez más gordo". El hombre le pregunta al doctor: "¿No podría extirparme el cáncer y ayudarme a perder peso?" El doctor responde: "Desde luego que no. Sus células de cáncer y de grasa tienen tanto derecho a la vida como sus células normales".
(Kurt Saxon).

Más vale prevenir que curar.
(Refrán español).


Lo que aquí tenemos, que viene a extender ampliamente la anterior Introducción a la eugenesia, es una compilación de grandes personajes defendiendo la mentalidad eugenésica, por lo tanto no se me ha de considerar responsable de lo que otros dijeron: yo sólo presento las citas y las comento hasta cierto punto, a modo de estudio, para dar una idea de la variedad de opiniones que hubo y hay entre los pro-eugenistas. Algunos conceptos manejados por las personas mencionadas en este post están ciertamente transnochados, y conste, por tanto, que no apruebo todo lo que aquí se dice. Por ejemplo, hoy se han hecho grandes avances y mediante la ingeniería genética se podrían lograr maravillas por encima de los métodos más primitivos preconizados aquí por algunos autores. Pero valgan, en todo caso, como curiosidad, especialmente en estos tiempos que corren, cuando el mayor problema del planeta —la superpoblación— amenaza con desencadenar tremendas catástrofes naturales y artificiales que resultarán en muertes innecesarias de seres inocentes, mientras una microélite cleptocrática de egoístas, codiciosos y depravados, maneja el mundo de espaldas a esta realidad, intentando burlar la ley natural hasta que ésta, airada, les dé finalmente alcance.

¿Qué es la eugenesia? Procede del antiguo griego eu (bueno, bien) ygenes (nacer), por tanto es "nacer bien", o "el nacimiento de los buenos". La Wikipedia define la eugenesia como "ciencia aplicada o movimiento biosocial que propugna el empleo de prácticas destinadas a mejorar la composición genética de una población". Eugenesia significa socialismo biológico, biopolítica, una nueva ingeniería social basada en la lógica, la biología, la genética, el acato de las leyes naturales de la vida, y la voluntad de crecer en armonía —tanto con el mismo planeta como con los seres que lo pueblan. La eugenesia es la voluntad de un jardinero que intenta que la especie no sea un descampado donde crecen hierbajos en desorden, sino un jardín donde, merced a la intervención de una inteligencia superior, se arrancan las malas hierbas y se cultivan las plantas hermosas y fructíferas, compartiendo una armonía entre ellas, y siendo amables con el suelo santo sobre el que germinan y crecen, y al cual deben su misma existencia. Es la voluntad de mejorar al hombre o, preferiblemente, de superarlo, pues ya se sabe que el hombre es un ser imperfecto cuya creación no está completa, cuyo modelo de perfección absoluta aun no ha sido fijado del todo, y que por tanto ha de ser dejado atrás. La eugenesia, en suma, es el instinto de llevar adelante la evolución de la especie y crear al superhombre.

Nada nuevo bajo el Sol. Desde el Neolítico, el hombre encontró maneras de domesticar a animales que eran biológicamente útiles para él por aportar buena leche, carne, huevos, lana, etc., y se dedicó a criarlos con esmero para mejorar la calidad de sus rebaños generación tras generación. Lo mismo pasó con las variedades de plantas, especialmente con los cereales. En cada generación, el antiguo granjero-ganadero impedía que las variedades no-útiles de su rebaño o cosecha se reprodujesen, y en cambio procuraba que los mejores especímenes tuviesen una descendencia prolífica. Así, sus cosechas y sus rebaños iban mejorando poco a poco. Si por tales métodos se podían obtener toros más grandes, trigo más nutritivo o gallinas más fértiles, ¿por qué no se iban a poder obtener seres humanos más inteligentes, valientes y fuertes? ¿Acaso el cuerpo del hombre no está sujeto a las mismas leyes que las que gobiernan a los animales salvajes? Desgraciadamente, esta mentalidad, que se aplicó al ganado y a los cultivos, no se aplicó al hombre, y la conquista de condiciones de vida mejores, así como la adopción de hábitos y dietas antinaturales, relajó la selección natural, desencadenando la degeneración del hombre civilizado.

La eugenesia habla de la necesidad de impedir (eugenesia negativa) la multiplicación de mutaciones indeseables en el genoma humano (como objetivamente lo pueden ser la ceguera, la deformidad, enfermedades congénitas variadas, el retraso mental, el avance del mestizaje entre razas originariamente armoniosas por sí mismas, el síndrome de Down, etc.) prohibiendo su reproducción y multiplicación antes de que sea demasiado tarde para la especie y antes de que la Tierra y la Naturaleza reaccionen violentamente ante la proliferación descontrolada de un tipo humano inferior, enfermo y abotargado, que se ha convertido en un tumor maligno para el planeta.

Y, por otro lado, es preciso favorecer (eugenesia positiva) la propagación de los especímenes humanos mejor dotados en todos los aspectos, para otorgarles la ventaja evolutiva. Esto se refiere especialmente a la natalidad, el entrenamiento deportivo, la alimentación, la vida a la intemperie, el cultivo de las facultades mentales y de la voluntad, la cultura general y la salud. A los ojos de la especie, cualquier método es legítimo para lograr esto, desde la fertilización in vitro, el diagnóstico pre-natal o la selección de embriones, hasta avanzadas técnicas de ingeniería, cirugía y terapia genéticas que están a la vuelta de la esquina. Si esto no se lleva al cabo es precisamente porque la Civilización Occidental está gobernada por personas a las que el destino de la raza, de la civilización y de la humanidad no les importa en absoluto, ya que lo que les mueve es el beneficio económico inmediato y el éxito cortoplacista.

Occidente se muere y pide a gritos un sistema autoritario y socialista en el que la regeneración de la raza y la calidad biológica vuelvan a cobrar fuerza para equilibrar la balanza planetaria que actualmente está inclinada hacia la proliferación de un tipo humano de nula calidad.



INTRO

Podríamos pensar que Galileo no fue el primer hombre de la época post-clásica europea en "redescubrir" que la Tierra gira alrededor del Sol. Había acceso a las obras clásicas, y creo sinceramente que en la Edad Media muchos sabios conocían la verdad, pero ninguno tenía el valor de publicarla por temor a la Iglesia y a la palabra "hereje", capaces todas de arruinar su carrera e incluso de poner fin a su vida en una hoguera, al son de los aplausos del vulgo beato. Así, una camarilla de fariseos, representante de una idea oscurantista, ejercía su control sobre un rebaño "temeroso de Dios", manteniéndolo por siempre en la ignorancia y en las tinieblas, despojándolo de sus tradiciones gentilicias para reemplazarlas con la Biblia y reinar como reyes tuertos en un mundo de ciegos. Galileo, pues, como otros, se vio forzado a retractarse, so pena de ser quemado por hereje.

Pues bien, hoy tenemos:

• Una nueva Iglesia: el Sistema.

• Nuevos dogmas incuestionables: lo "políticamente correcto", la "igualdad" a ultranza, el feminismo, el multiculturalismo, la rebelión contra cualquier cosa que esté bien constituida, el odio hacia lo superior, el individualismo y el deseo de no ofender a los parásitos chupasangres y quejicas

• Una nueva inquisición: la prensa, las ONGs y los lobbies judíos, homosexuales, feministas y democristianos, entre otros.

• Tenemos nuevos herejes: revisionistas, "ultraderechistas" y científicos disidentes.

• Nuevos tabúes intocables: la ingeniería genética, el "holocausto", el racismo, el nazismo, el fascismo, el antisemitismo… y la eugenesia.

• Nuevas cazas de brujas: escándalos y juicios a los grandes disidentes o a cualquier sospechoso de "racismo" o patriotismo.

• Nuevos pioneros arrepentidos al estilo de Galileo, como el científico y superdotado inglés James Watson, quien se retractó de su frase "racista" en 2007, so pena de ser quemado en la hoguera de los medios de comunicación. Igual que en el caso de Galileo, el tiempo demostrará la veracidad de sus palabras, y la posteridad honrará como verdaderas esas palabras que murmuró entre dientes: "y sin embargo, se mueve".

• Tenemos nuevas hogueras: el ostracismo, la difamación, la condena, el encarcelamiento, el boicot e incluso la agresión física directa.

• Un nuevo Satán, Anticristo o Lucifer: Hitler.

• Y, por supuesto, tenemos a los fariseos de siempre: grandes magnates de las finanzas y de los medios de comunicación, progresistas y políticos ambiciosos que venderían a su hermano por dinero y notoriedad, ONGs que timan al contribuyente incauto y viven de subvenciones cual parásitos, burócratas desvencijados y quemados, funcionarios trepas y mediocres, profesionales del derecho que se sustentan con la injusticia y la mentira, parásitos decadentes, incluso científicos que pretenden medrar pisando a sus compañeros de trabajo, haciéndole la pelota al Sistema por muy corrupto que sea, y utilizando a cada uno de los caídos en desgracia como un peldaño particular en su escalera hacia no se sabe muy bien dónde (cualquier trabajador conoce bien el perfil psicológico que se está describiendo). Todos ellos, juntos, representan la contra-evolución, las corrientes destructoras, antitéticas y disgregadoras en el seno de la humanidad: los defectuosos de la especie, que impiden su evolución hacia formas de vida superiores, encadenándola a lo mísero, lo mediocre y lo servil.

De manera que podemos afirmar, sin ningún miedo a exagerar, que hoy está pasando exactamente lo mismo que pasaba en la Edad Media con la Iglesia. Si algo nos enseña la historia, es que la historia se repite ("ése es el error de la historia", diría Darwin) y que, en épocas de tabúes, la ciencia no avanza. La sociedad moderna, en plena regresión fisiológica, y envenenada por genes-basura, se remolca patéticamente con inventos de hace 70 años, y critica los tabúes del pasado remoto, sí, pero se le parece olvidar que esos tabúes han sido sustituidos por otros tabúes nuevos. El único objetivo de este siniestro frente nivelador, anti-evolutivo e igualitario sigue siendo el mismo de hace milenios: frustrar al hombre en su camino para llegar a Dios.

Incluso despojando al tema de pasión e idealismo, la eugenesia y la ingeniería genética parecen asuntos, bajo el punto de vista lógico y objetivo, tan nobles, tan sublimes y tan benevolentes que sólo podemos preguntarnos qué clase de persona podría oponerse a semejantes virtudes. ¿Por qué, pues, hay tanta oposición a un asunto tan sumamente urgente y necesario como lo es la Eugenesia? Podemos atribuirlo a tres razones:

1- Dos milenios de judeocristianismo cultural y derivados.

2- Una desproporcionada influencia judía en nuestra civilización, especialmente a través de las finanzas y los medios de comunicación. Al poder judío, que es la mafia más potente de este planeta, no le interesa el ascenso de pueblos más fuertes y capaces que él, sino el envenenamiento y mestizaje de todos los pueblos gentiles.

3- La ignorancia y la calidad física, mental y moral muy baja de buena parte de la población moderna, gracias a una anulación, durante siglos, de la selección natural, la persecución de librepensadores, el agotamiento de la mejor sangre en guerras, la manía de ayudar más a los peores que a los mejores y, en la actualidad, gracias a un deliberado elogio de la vulgaridad y la mediocridad en los medios de comunicación (lo cual no es más que una nueva forma de cristianismo —la glorificación de lo miserable, lo mediocre y lo bajo).

En contraste con esta anti-evolución, y más tras leer la presente recopilación, nadie puede negar que la inmensa mayoría de hombres que hoy se tienen por grandes personalidades, inteligentes, sabios, audaces y exitosos cada uno en su campo, apoyaban la eugenesia. La intención de este escrito es, con esta avalancha de grandes personalidades, "animar" un poco a quienes defenderían medidas pro-eugenésicas —especialmente médicos, profesores, biólogos, genetistas y demás— y que vean que milenios de historia les secundan. También que la gente ande más pendiente del mundo de la ciencia, pues están teniendo lugar avances y debates extremadamente interesantes, que demuestran que hay personas muy preparadas que se dan perfectamente cuenta de lo que está pasando y de cómo atajarlo.

Por desgracia, la ciencia moderna está muy intervenida por el sistema oficial. Se conceden fondos para investigar solamente asuntos que puedan redundar en un beneficio económico directo a corto plazo, lo cual corta de tajo las esperanzas de investigar por senderos, quizás más arduos, pero que a largo plazo produzcan beneficios mucho más importantes, y no sólo económicos. La humanidad tiene que cansarse de estar gobernada por payasos codiciosos, simples y vulgares mercaderes del desierto que sólo piensan en buscar nuevas retorcidas tretas financieras y nuevos mercados para vender chucherías inútiles.

Pero llegará un día en el que los científicos dejarán de investigar sobre cremas y siliconas varias para parchear los asquerosos cuerpos desgastados de viejas paranoicas, y dirigirán sus esfuerzos a mejorar la herencia genética del ser humano para que en el futuro jamás vuelva a necesitar "enmiendo" alguno. Llegará el día en el que los médicos dejarán de afanarse en la búsqueda de medicinas y en prolongar, mediante métodos aberrantes, las vidas de pacientes terminales que tienen el cuerpo destrozado, para dedicar, en cambio, sus energías a la creación de un tipo humano que no necesite medicina alguna.

La mal llamada "comunidad científica" —integrada realmente por científicos serviles para con el sistema oficial, lacayos gritones de lo "políticamente correcto" poseídos por dudosas ambiciones socio-político-económicas y ávidos de trepar— se lanza a la pelleja de quien diga algo disidente del fanático dogma mainstream —incluso (o quizás especialmente) si ese alguien es su mejor "colega" profesional.

Pero la verdad, fariseos, no se cambia, porque la verdad es para siempre. Como el Fénix, volverá a aflorar esa gran verdad que es la ley de la desigualdad humana y la necesidad de cultivar a los mejores y poner límites a la reproducción de los peores. De hecho, es un secreto a voces que está en las mentes y, a veces, en la misma boca, de muchos médicos y científicos, representantes de la que en un futuro será la ciencia más importante de todas: la ciencia del hombre y de la vida. Llegará un día en el que estos heraldos de la verdad saldrán a la luz proclamando su enseñanza y su grave advertencia:

La civilización ha hecho que el ser humano degenere y empeore, y es necesario tomar medidas radicales de emergencia para revertir ese siniestro proceso, o nos convertiremos en una forma de vida débil, involucionada, inferior, patética, vulnerable, enfermiza, afeminada, dependiente y encima dañina para el planeta, incapaz de superar adversidades de absolutamente ningún tipo —nos convertiremos en los "emos" de las especies animales. Seremos una especie cochambrosa y gelatinosa que se arrastrará entre máquinas. Y entonces es cuando la Naturaleza irá a por nosotros. Por otro lado, "raza" es mucho más que rasgos étnicos-antropológicos. Es la calidad biológica del linaje, es la resistencia de ese eslabón que forma parte de una cadena de la cual nadie conoce el principio ni el final, pero que debe de ser fuerte y brillante para soportar la tensión a la que la vida la somete.

Del mismo modo que pasó en el caso de la Tierra girando alrededor del Sol, en tiempos futuros también las verdades defendidas por los disidentes serán consideradas certezas evidentes, y quienes antaño las rebatían estúpidamente, se avergonzarán de haberlo hecho, como la Iglesia se avergüenza hoy de haber negado durante siglos que la Tierra gira alrededor del Sol. Y del mismo modo que el oscurantismo cristiano fue finalmente arrollado por un Renacimiento que la Iglesia fue incapaz de contener, también nosotros, incluso en la época más decadente, nos dirigimos hacia el último, imparable y definitivo Renacimiento del antiguo espíritu indoeuropeo.

El viejo planteamiento nazi de 1933 no ha sido rebatido ni contestado satisfactoriamente por el Sistema (que se ha limitado a verter difamaciones demagógicas sobre el nazismo, pero procurando no tocar jamás sus argumentos). Por lo tanto, ha seguido acechando después de 1945: ¿debería la humanidad instaurar una selección artificial que haga de modo rápido e indoloro en una sola generación lo que la selección natural no ha podido hacer de modo lento y doloroso durante los últimos milenios debido a los credos inferiores y a los estragos biológicos derivados de las guerras y del avance incontrolado de la civilización? ¿Acaso todas las cualidades buenas que pueda tener un ser humano (belleza, salud, inteligencia, fuerza, destreza, dureza, valor, resistencia, audacia, bondad, altruismo, patriotismo, autodominio, espíritu de sacrificio, disciplina, espíritu de equipo, instinto comunitario, instinto de protección, espíritu de ataque, pasión, etc.) y que hoy son admiradas y deseadas por cualquiera, no son el resultado de cruentos procesos naturales que no tienen nada de humanitario y sí mucho de fascista? ¿Acaso no nos horrorizaría que esas cualidades se perdiesen y fuesen sustituidas por la envidia, el resentimiento, la mezquindad, la mediocridad, la debilidad, el sedentarismo, la enfermedad, la amargura, el malestar, el crimen, la pobreza, la cobardía, la pereza y la indolencia?

Los personajes que aparecen aquí enseguida se verá que son de lo más variopinto. No se ha discriminado a ningún autor por tendencia política, raza, nacionalidad, religión o sexo. Sólo cuenta el interés que tienen sus citas y se han seleccionado las que se ha creído más ilustrativas y representativas. Así, veremos desfilar en este texto a absolutistas, imperialistas, liberales, demócratas, socialistas, marxistas, fascistas, nazis, chinos, ateos, políticos y judíos, sin olvidar aquellos científicos no adscritos a tendencia política alguna. En eso precisamente consiste la libertad de expresión y de opinión: en que cada cual exponga sus ideas, sean del signo que sean.

Se ha leído bastante material para publicar esta selección de información (de la cual muchas partes, especialmente de los prolíficos estudios eugenésicos de los países anglosajones, son difíciles de encontrar en español). Quien tenga a mano más citas interesantes, está invitado a participar aportando su fragmento. Gracias a Arminius, estudiante de Antropología, por echar una mano con algunos autores, por aportar citas y por señalar buenas posibilidades de lectura. También a Sigfrido, jurista, y a JAM, que me han señalado otras importantes citas de autores pro-eugenésicos —entre otros, los de la modesta pero digna tradición eugenésica española, demasiado desconocida. Gracias también a José Manuel por otra contribución.



LA ANTIGÜEDAD

La idea de que la herencia pudiera y debiera ser influenciada conscientemente no constituye en modo alguno una novedad. Hace nada menos que seis mil años los babilonios seguían cuidadosamente las líneas genealógicas de sus caballos con el fin de encontrar nuevas combinaciones que les proporcionaran mejores estirpes. Mucho antes de Jesucristo los chinos producían nuevas variedades de arroz por cruzamiento de las ya existentes, tratando de incrementar el rendimiento de sus cosechas y aumentar el valor alimenticio del grano. De ahí a la idea de que también el hombre podría ser mejorado sólo había un paso, y más de un filósofo pensó, después de empeñar todo su sentido critico en la contemplación del mundo, que el camino para mejorar el hombre sería por el cruzamiento juicioso y razonable de sus individuos.
(E. Aynat, "La Eugenesia: breves notas históricas", Mundo NS).

Con la "desbarbarización" que sobrevino tras la aparición del sedentarismo, los pueblos pronto se dieron cuenta de que una sociedad desarraigada de la Naturaleza inmediatamente degenera; en suma, la humanidad despertó a los peligros de la civilización. Para compensarlo, los líderes de estas sociedades pusieron en marcha procesos tendentes a contrarrestar los perniciosos efectos del mayor cáncer que haya sufrido la humanidad: la disgenesia, es decir, la degeneración de la raza que resulta de la ausencia de selección natural. Aquí veremos que, en muchas sociedades civilizadas de la antigüedad, se seguían de forma automática las leyes de la Naturaleza. Sus líderes intervenían consciente y voluntariamente para poner coto a la reproducción humana y permitir la reproducción sólo a los mejores, a fin de que la especie no degenerase. Y es que "Donde el entorno es demasiado blando y lujoso y no se requiere luchar para sobrevivir, no sólo a las variedades y los individuos débiles se les permite vivir y se les anima a reproducirse, sino que los tipos fuertes también engordan mental y físicamente". (Madison Grant, "The passing of the great race").

Los ejemplos más ilustrativos de esta época son hindúes, griegos (y de éstos, los espartanos) y romanos. El ideal helénico de la kalokagathía, es decir, una asociación de bondad-belleza, lograda manteniendo la pureza de sangre en el marco de un proceso de selección de los mejores, sentó las bases de todo lo que en Occidente se ha considerado "clásico" y "hermoso" desde entonces hasta hace bien poco.

En otro artículo hemos visto que deberíamos considerar que el arte que nos ha llegado de la antigüedad europea es quizás sólo el 2% de lo que realmente había y, para colmo, probablemente lo menos interesante y sublime: los cristianos primitivos tuvieron a bien el destrozar todo legado "pagano". Ya nadie puede saber cuántos filósofos y autores sufrieron una destrucción total de sus obras, sin que nadie volviese a saber quiénes fueron ni qué pensaron, y otros muchos escritos clásicos fueron censurados, adulterados, corregidos o mutilados. Valgan, al menos, los vestigios de esa época pre-cristiana como ejemplo.

Aunque el 98% del arte clásico fue destruido por el fanatismo de los primeros cristianos, el que sobrevivió habla por sí mismo como un tributo a la selección, el equilibrio, la salud y la excelencia de todas las cualidades humanas.


• LOS HINDÚES. Los invasores indoeuropeos llegaron a India entorno a 1400 AEC e inmediatamente pusieron en marcha medidas para favorecer la alta natalidad en los mejores elementos de la población (identificados con los invasores arios) y la baja en los peores (identificado con el estrato negroide-dravídico). Todo el sistema de castas fue realmente un gran proceso eugenésico en el que el chandala (termino también utilizado por Nietzsche para definir la moral de judíos y cristianos), el dalit, el paria, el intocable, el sin-casta, el considerado inferior, era sometido a un horrendo estilo de vida (utilizar sólo las ropas de los cadáveres, beber sólo agua procedente de zonas estancadas o huellas de animales, no permitir a sus mujeres que se asistieran en el parto, prohibición de lavarse, trabajar de verdugos, enterradores y limpiadores de letrinas, y un desagradable etc.) que favorecía que las enfermedades fuesen endémicas entre los suyos, que cayesen como moscas y que sus números así jamás se desbocasen constituyendo un peligro para los mejores. Estamos, pues, ante un ejemplo de eugenesia negativa, es decir, limitar la procreación de los peores. Estas medidas se recogen en el Código de Manú (el legendario legislador indo-ario que sentó las bases de la jerarquización por castas). Según el científico Theodosius Dobzhansky, genetista ucranianode renombre, al que citaré después, "El sistema de castas de la India ha sido el mayor experimento genético jamás realizado por el hombre" ("Diversidad genética e igualdad humana").

Una mujer da siempre al mundo un hijo dotado de las mismas cualidades que el que lo ha engendrado… Un hombre de nacimiento abyecto toma el mal natural de su padre o de su madre, o de los dos a la vez, y nunca podrá ocultar su origen.

(Código de Manú, Manara Dharma Shastra, Libro X).


 LICURGO (Siglo VIII AEC), regente de Esparta, viajó por España, Egipto e India acumulando sabiduría y, posteriormente, llevando al cabo una revolución en Esparta, tras lo cual la polis se militarizaría e instauraría un sistema social basado en la eugenesia, entre cuyas medidas destacan los infanticidios de los recién nacidos deformes, feos o imbéciles. A grandes rasgos, la política de Licurgo se basaba en entrenar seres humanos perfectos que diesen a luz a seres humanos perfectos, y en ese plan no tenían cabida los engendros genéticos. Por otro lado, la krypteia llevada al cabo por las autoridades espartanas sobre los hilotas, es decir, la plebe sometida, puede perfectamente ser considerada como un ejemplo, muy brutal y primitivo, de eugenesia negativa. En cuanto a las políticas espartanas de eugenesia positiva (favorecer la multiplicación de los mejores) se encontraban rituales populares como la coronación de un campeón y campeona en un concurso deportivo, o un rey y reina en un certamen de belleza, o la exención de impuestos a los ciudadanos que dejaban 4 hijos. Se esperaba que los mejores se casasen con las mejores, los solteros de más de 25 años estaban extremadamente mal vistos y se les castigaba con multas y actos humillantes.

Si los padres son fuertes, los hijos serán fuertes.

Licurgo.


 HERÁCLITO (535-484 AEC), filósofo griego presocrático conocido por sus aforismos al estilo del Oráculo de Delfos. Estableció que la sabiduría era mucho más que la mera acumulación de conocimientos e inteligencia, valorando igualmente la intuición, el instinto y la voluntad.

Pido a todos los mortales que engendren niños bien nacidos de padre nobles.

(7).


 LEÓNIDAS (muere en 480 AEC), Rey de Esparta y comandante supremo de las tropas griegas en la Batalla de las Termópilas. Luchó en inferioridad numérica contra los persas hasta el final, dando tiempo a la evacuación de las ciudades griegas, concediendo margen para una victoria ateniense en la batalla de Salamina y sentando las bases de la definitiva derrota persa en Platea. Leónidas y sus espartanos son ejemplo de heroísmo, entrega a su Pueblo, espíritu de sacrificio, adiestramiento y honor para todos los ejércitos occidentales de todos los tiempos.

¡Casaos con capaces y dad a luz a capaces!

(Exhortación al pueblo espartano antes de partir a las Termópilas, según Plutarco, "Del encono de Heródoto", 32).

Monumento a Leónidas.


 TEOGNIS DE MÉGARA (Siglo VI AEC) fue uno de los grandes poetas griegos, que nos ha legado en su "Teognidea" una serie de interesantes reflexiones y consejos a su discípulo Kyrnos o Cirno. Entre otras cosas, Teognis divide a la población en "buenos" (la nobleza, identificada con los invasores helenos) y "malos" (la población plebeya autóctona de Grecia, que progresivamente iba acumulando dinero y derechos).

Carnero, asno y caballo, querido Kyrnos, revisamos
cuidadosamente, y los buenos buscamos para el apareamiento
y ni los mejores hombres se oponen a ello
Pero en cambio se casan, por dinero, con las cortas de talla, de ascendencia
                                                                                                  [inferior
Y también una mujer degradará su estirpe
y despreciará al mejor hombre por el compañero más rico
El dinero manda: lo bueno se casa con lo malo
y lo malo con lo bueno, hasta que todo el mundo sea mestizo
No es de extrañar que la raza del país degenere
—pues el metal mezclado, Kyrnos, sólo débilmente brilla

("Adrados").


 CRITIAS (460-403 AEC). Filósofo ateniense, orador, maestro, poeta y tío de Platón. Es conocido por haber formado parte del gobierno espartano de ocupación conocido como los "Treina Tiranos", y aquí apreciaremos la importancia que este hombre concedía, no sólo a la herencia, sino al entrenamiento deportivo, sin el cual un ser humano no será jamás completo.

Comienzo con el nacimiento de un hombre, demostrando cómo puede ser el mejor y el más fuerte en cuerpo si su padre entrena y soporta durezas, y si su futura madre es fuerte y también entrena.


• PLATÓN (428-347 AEC). Probablemente el filósofo más famoso de todos los tiempos, este hombre se inspiró en Esparta para proponer las medidas de regeneración griega en su obra "La República", plagada de valores de eugenesia tanto positiva (promover a los mejores) como negativa (limitar a los peores), especialmente en lo tocante a la casta de los "guardianes". Platón, como la mayoría de los filósofos griegos, era partidario de la exposición de los niños defectuosos a la intemperie para que muriesen.

Platón.

Es preciso, según nuestros principios, que las relaciones de los individuos más sobresalientes de uno u otro sexo sean muy frecuentes, y las de los individuos inferiores muy raras. Además, es preciso criar los hijos de los primeros y no de los segundos, si se quiere que el rebaño no degenere.

("La República").

* * * * * * * *

En base a lo convenido, es necesario que los mejores hombres se unan a las mejores mujeres lo más frecuentemente que se pueda, y al contrario, los peores con las peores; y se debe elevar la prole de los mejores y no la de los peores, así nuestra grey llegará a ser excelente.

("El Estado", 459).

* * * * * * * *

El criador de bueyes y el seleccionador de caballos e incluso cualquiera que actúe sobre un grupo de animales similares, de ningún modo empezará a cuidarlo sin haberlo depurado con el método de purificación conveniente a cada grupo y sin haber separado a los sanos de los enfermos y a los puros de los bastardos. Y a estos enfermos y bastardos los enviará a cualquier otro grupo, a los otros los mandará a su cuidado, pensando acertadamente que sería vana  inútil la fatiga de cuidar los cuerpos y de educar a los animales que, corruptos por naturaleza y de mala cría, arruinan en cualquier grupo el conjunto de los que están dotados de pureza en las costumbres y en los cuerpos, si nadie se preocupa de poner orden mediante la selección.

("Las Leyes", 735).

* * * * * * * *

Que nazcan de hombres de élite niños aun mejores, y de hombres útiles al país, niños más útiles aun.

("El Estado", 461).


 JENOFONTE (430-354), soldado, jinete consumado durante la guerra del Peloponeso, mercenario en el corazón de Persia durante la expedición de los diez mil, en la que participó en una guerra civil persa teniendo luego que abrirse camino con sus camaradas hacia Grecia a través de 1500 km de terreno hostil. Filósofo, pro-espartano e historiador. Notorio anti-demócrata y aborrecedor del gobierno ateniense, anhelaba formas de gobierno más justas, como las que conoció en Persia y en Esparta, a donde mandó a sus hijos para ser educados. Junto con Plutarco, Jenofonte es la mayor fuente de información sobre Esparta, admirando las prácticas eugenésicas instauradas por Licurgo.

Jenofonte. 

[Licurgo] consideraba que la producción de hijos era el deber más noble de los ciudadanos libres.

("Constitución de los lacedemonios").

* * * * * * * *

Un hombre viejo debía presentarle a su mujer a un joven en la flor de la vida a quien admirase por sus cualidades, para que tuviese hijos con él.

("Constitución de los lacedemonios").


 ISÓCRATES (436-338 AEC), político, filósofo y maestro griego, fue uno de los famosos diez oradores áticos y probablemente el retórico más influyente de su época. Fundó una escuela de oratoria que se hizo famosa por su eficacia y criticó la política de muchas ciudades griegas, que en vez de estimular su natalidad inflaban artificialmente sus números mediante la inmigración masiva de esclavos, que él consideraba de calidad inferior a la población helénica. En esta cita, se comprueba hasta qué punto Isócrates valora la calidad frente a lacantidad.

No debe ser reputada como feliz aquella ciudad que desde todos los extremos acumula al azar muchos ciudadanos, sino aquella que mejor preserva la raza de los afincados desde los comienzos.


 EURÍPIDES (480-406 AEC), dramaturgo, amigo de Sócrates y sin duda uno de los más grandes poetas de toda la Antigüedad —su mancha es un excesivo machismo que le llevó a criticar la mayor libertad que disfrutaban las mujeres en Esparta. Decepcionado y asqueado por las políticas de una Grecia decadente, se retiró a Macedonia, un lugar donde las tradiciones helénicas aun eran puras, y donde finalmente murió.


No hay tesoro más preciado para los hijos que nacer de un padre noble y virtuoso y de casarse entre familias nobles. Maldición al imprudente que, vencido por la pasión, se une a indignos y deja a sus hijos el deshonor en contrapartida a los placeres culpables.

("Las heráclidas").

Eurípides.


• ARISTÓTELES (384-322 AEC), famoso filósofo que educó al mismísimo Alejandro Magno y que sentó las bases, en Occidente, del Helenismo, de la lógica y de ciencias como la biología, la taxonomía y la zoología. Aristóteles se extiende ampliamente en su obra "Politeia" sobre los problemas que plantea la eugenesia, el control de la natalidad, la alimentación de la infancia y su educación (libros VII y VIII). Por lo general, admiró el antiguo sistema espartano, aunque con algunas reservas (en mi opinión, infundamentadas, al menos cuando Esparta no era decadente) en cuanto a que la institución del eforado era tiránica.

Aristóteles.


 LOS PATRICIOS eran los líderes romanos en los primeros tiempos, cuando Roma era una República. Estos hombres eran los patriarcas o jefes de clan de cada una de las 30 familias nobles descendientes de invasores itálicos, y dirigían todas las instituciones romanas, incluyendo las legiones, los juicios y el Senado. Sobrios, puros, ascéticos y duros, su gente les tenía en gran estima como depositarios de altísima sabiduría, y la posteridad romana los honró como dioses. Sus descendientes formaron el Patriciado, es decir, la posterior aristocracia romana, que fue decayendo paulatinamente a lo largo del Imperio hasta disolverse casi totalmente, convirtiendo Roma en un repugnante monstruo decadente que merecía ser arrasado. Después de las guerras púnicas y de Julio César, Roma perdió en gran medida su espíritu indoeuropeo.

En la IV de las XII tablas de la ley, se establecía que los niños nacidos deformes deben ser muertos al nacer. También se dejaba al arbitrio de los patriarcas de los clanes patricios el decidir cuáles eran los niños no-aptos. Generalmente se les ahogaba en las aguas del río Tíber, y otras veces se les abandonaba en la Naturaleza, exponiéndolos a las fieras y a los elementos, en un proceso denominado expositio. Por lo visto, a los romanos no les fue tan mal con esta táctica purificadora (al menos mientras la llevaban al cabo), según vemos en su Historia arrolladora. 


Distorium vultum sequitur distortio morum. ("A un rostro torcido sigue una moral torcida").

(Proverbio romano).

Busto patricio.


• MELEAGRO DE GADARA (Siglo I AEC), compilador griego de epigramas que se encuadra dentro de la etapa helenística.

Si uno mezclase bueno con malo, no nacería una buena progenie, pero si ambos padres son buenos, engendrarán nobles hijos.

(Fr. 9).


 HORACIO (65 AEC-8 EC).

La virtud de los padres es una gran dote.

* * * * * * * *

De los buenos y de los valientes descienden los buenos y los valientes.

("Odas", IV, 4, 29).


 SÉNECA (4 AEC- 65 EC), filósofo romano de la escuela estoica (la misma a la que pertenecerían hombres como Marco Aurelio o Juliano el Apóstata), de origen hispano-celta y maestro del emperador Nerón.

Exterminamos a los perros hidrófobos; matamos a los toros indomables; degollamos las ovejas enfermas por temor a que infesten al rebaño; asfixiamos los fetos monstruosos y hasta ahogamos los niños si son débiles y deformes. No es pasión, sino razón, el separar las partes sanas de las que pueden corromperlas.

("De la ira", XV).

Séneca.


 PLUTARCO (45-120 EC). Filósofo, matemático, historiador, orador y sacerdote de Apolo en el Oráculo de Delfos. Es también una de las importantes fuentes de información sobre Esparta, en sus libros "Antiguas costumbres de los lacedemonios" y "Vida de Licurgo".

Plutarco.

Dejar con vida a un ser que no sea sano y fuerte desde el principio no resulta beneficioso ni para el Estado ni para el individuo mismo.

(Hablando sobre las costumbres espartanas, en "Antiguas costumbres de los lacedemonios").

* * * * * * * *

Cuando nacía un bebé, se le llevaba a un consejo de ancianos para ser examinado. Si el bebé era defectuoso de cualquier modo, los ancianos lo arrojaban por un barranco. A tal bebé, en la opinión de los espartanos, no se le debía permitir vivir.

(Hablando sobre las costumbres espartanas, en "Vida de Licurgo").



DOMINACIÓN CRISTIANA

Durante la Edad Media, a través de persecuciones que resultaban en muertes, encarcelamientos de por vida y destierros, los elementos librepensadores, progresistas e intelectuales fueron persistentemente eliminados en grandes zonas, dejando la perpetuación de la Raza en manos de los brutos, los serviles y los estúpidos. Ahora es imposible decir hasta qué punto la Iglesia Romana ha dañado la capacidad cerebral de Europa con estos métodos.
(Madison Grant, "The passing of the great race").

La llegada del cristianismo sumió a la filosofía clásica en siglos de olvido, y chocó con la establecida y antigua creencia europea en la desigualdad de los hombres. Extendiéndose primero entre los esclavos y las clases más bajas del Imperio Romano, el cristianismo vino a enseñar que todos los hombres eran iguales ante los ojos de un Dios creador universal, una idea que era totalmente alógena al antiguo pensamiento europeo, que había reconocido una jerarquía de competencia entre los hombres —e incluso entre los dioses. Oponiéndose a las tradiciones de la filosofía clásica y de la indagación científica, el cristianismo introdujo el concepto de un "Dios de la historia" único y omnipotente, el cual controlaba todos los fenómenos del universo —siendo los hombres y las mujeres creaciones de tal dios. Ya que todos los hombres y mujeres eran "hijos de Dios", ¡todos eran iguales ante su Divino Creador! La fe en las interpretaciones de revelaciones supuestamente proféticas por parte de la Iglesia llegaron a ser más importantes que la investigación científica o filosófica; y cuestionar la visión de la realidad que tenía la Iglesia llegó a ser percibido como pecaminoso.
(Roger Pearson, "The concept of heredity", Parte 1).


El cristianismo primitivo supuso un trauma atroz en Occidente y en el inconsciente colectivo europeo. Barrió con las enseñanzas de los clásicos y sólo muy lentamente pudo Europa recuperarse poco a poco, reconquistando y juntando los trozos dispersos de la sabiduría que había sido suya y que sufrió la destrucción a manos de unos parásitos fanáticos, envenenados por el virus del dogma desértico. Las poblaciones europeas, especialmente celtas, germanos, baltos y eslavos —que siempre se habían regido instintivamente por principios eugenésicos— se vieron de repente sumidas en un humanismo mal entendido, que había fermentado en las abarrotadas y sucias ciudades del Mediterráneo Oriental. El cristianismo frustró cualquier posibilidad eugenésica, biológica y pro-natural durante siglos y siglos, por lo cual no nos sorprende la escasez de testimonios eugenésicos de esta época.

La Iglesia tenía un concepto extranjero y anti-europeo de Dios, sacado directamente de la Biblia. Cuando los primeros judeocristianos enseñaron que Dios se había encarnado en un judío que murió a manos de los fuertes (los romanos) por la "salvación" de los débiles y pecadores (los esclavos, los enfermos, los criminales, las prostitutas, la hez de las calles romanas y de todo el Imperio), estaban sentando las bases de un trauma atroz, del cual el hombre europeo nunca se ha recuperado. De hecho, bajo formas más modernas ("solidaridad", "humanitarismo", "igualdad", cobardía, sedentarismo, mentalidad rebañil, servilismo, pacifismo, conformismo), casi todos los occidentales modernos arrastran variaciones del lastre cristiano, que ha ido haciendo importantes avances hasta ahora. En la imagen, el Cristo de Velázquez, obra de un gran pintor español cuyo talento fue malgastado aquí dibujando un extraño ídolo judío anoréxico, paliducho, pasivo y masoquista, en lugar de algún dios pagano triunfante.

De esta etapa pueden destacarse, en el "bando" europeo, grupos heréticos como los cátaros, los templarios, los alquimistas, los antiguos masones, los rosacruces, ciertas órdenes religiosas (hasta cierto punto algunas órdenes que acumularon sabiduría y conocimiento, como franciscanos, benedictinos, cistercienses, etc.) y, por supuesto, el Renacimiento, que hubiera podido suponer un gran cambio para Europa y una vuelta de tortilla para la Iglesia de no haber sido frustrado por el protestantismo, la reforma, la contrarreforma y la Guerra de los 30 Años (1618-1638), que supuso el fin de la alternativa paganizante, la caída del Sacro Imperio y la muerte de un tercio de la población total alemana, inaugurando un repulsivo periodo de pestes, hambrunas, histeria religiosa, guerras intestinas y cazas de brujas que devastaron las capas europeas germánicas de mejor calidad biológica (hugonotes, cuáqueros), hasta que la autoridad cristiana fue perdiendo fuerza y credibilidad en favor de dogmas aun más peligrosos: los dogmas "ilustrados".

Por tanto, si hay algo rescatable de la Edad Media, eso es sin duda la "otra" Edad Media de castillos, caballeros, trovadores, cruzados y princesas. Tres instituciones merecen mención: la caballería, la nobleza y el Sacro Imperio. Cuando se leen las descripciones de los grandes personajes de la época o alguien examina el esqueleto de algún rey prominente, no queda sino maravillarse: el emperador Carlomagno (742-814) medía entre 1,92 y 2,40 metros; Roldán, su paladín, era descrito asimismo como un gigante; el rey noruego Harald Hardrada (1015-1066) medía siete pies, es decir, 2,10 aproximadamente; el pelirrojo Sancho VII el Fuerte (1194-1234), rey de Navarra, medía 2,20 metros; Jaime I el Conquistador (1208-1276), rey de Aragón, era descrito como un gigante; lo mismo reza para los primeros reyes cruzados de Jerusalem. Todos estos hombres eran, además de héroes de su tiempo, gigantes de la genética, pertenecientes a un linaje prácticamente extinguido —pero susceptible de ser resucitado mediante una biopolítica selectiva adecuada. Y es que 

La Nobleza, guste o no, tiene causas naturales, ha nacido de la desigualdad primitiva de los talentos y caracteres; ha quedado como una selección buscada y consciente, fijada por una institución. El indoeuropeo había aceptado naturalmente y sin coacción la superioridad de la Nobleza sabiéndola salida de familias que tanto en lo físico como en lo moral, representaban el sumum de la selección. (E. Aynat, "La eugenesia: breves notas históricas").


 ROGER BACON (1214-1294) fue un fraile franciscano inglés enormemente adelantado a su tiempo. Estudioso aplicado y casi compulsivo, en su obra escribió tratados sobre Gramática, Física, Óptica, Matemáticas, Filosofía e incluso alquimia. Además, trató incluso la astrología y su efecto sobre los hombres, la fabricación de la pólvora, y la situación y el tamaño de los cuerpos celestes. Mucho antes de Leonardo Da Vinci, Galileo y el Renacimiento, previó la invención de aparatos voladores y barcos a vapor, y en sus detallados estudios de óptica anticipó la posibilidad de diseñar artefactos como microscopios, telescopios y gafas. Junto con sus experiencias alquímicas, realmente revolucionarias, todo esto era considerado sospechoso de herejía en su tiempo, y llegó a ser encarcelado. La misma frase que he decidido poner, aunque parece de lo más inocua, es inconcebiblemente herética para los ambientes académicos de la época, y deja entrever que, efectivamente, el hombre está subordinado a la Naturaleza y se le pueden aplicar los mismos principios que a los animales. Roger Bacon murió olvidado y caído en desgracia, y su memoria sólo muchos siglos más tarde sería rescatada e incorporada al historial de la universidad de Oxford, donde había trabajado.

Naturam non vinces nisi parendo. ("No conquistarás a la Naturaleza si no la obedeces", latín).


Monumento a Roger Bacon.


• SIR THOMAS MORE (conocido en el mundo hispano como Tomás Moro, 1478-1535) fue un abogado, estadista, amigo de Erasmus de Rotterdam y escritor inglés renacentista, conocido por su obra "Utopia", donde, como en "La República" platónica, disfrazó sus ideas de dirección estatal bajo el manto de una suerte de "ciencia-ficción". Entre otras cosas, en "Utopia" se lleva al cabo una política eugenésica muy afín a la espartana, donde la pareja debía, antes que nada, verse desnuda para saber con qué clase de persona contraían matrimonio en lo que a cualidades genéticas se refiere. Moro se manifiesta en contra de la idea para escapar a la posible represión religiosa, pero lo que realmente hace es exponerla tal cual es. More sería decapitado por negarse a reconocer al rey Henry VIII como jefe de la Iglesia en Inglaterra, y por ese motivo, la Iglesia Católica lo canonizó.

En el elegir mujer tienen los Utopianos un modo, a mi parecer, ridículo, pero que ellos reputan prudentísimo: una honrada matrona muestra a la doncella o viuda, desnuda al esposo; e igualmente un varón grave manifiesta a la dama, también desnudo, al contrayente. Y reprobando yo esta costumbre como inadecuada, responden que se maravillan de la locura de las gentes, pues al comprar un caballo, cuestión de poco dinero, van con tanto recato que le quieren ver sin silla, por si debajo de ella se encubre alguna matadura, y en el elegir mujer, que puede dar solaz o desplacer mientras dura la vida son tan negligentes que se contentan con verla toda cubierta y envuelta, sin reconocer más que el rostro, y esto se debe prevenir por las leyes, para que no suceda el engaño.

("Utopia", 1516).


• PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA (1600-1681), soldado veterano de Italia y Flandes, escritor, poeta y dramaturgo español. La frase que incluyo da a entender, de la forma más sencilla, hasta qué punto la calidad individual biológica es la que distingue a los hombres al margen de las meras "modificaciones" exteriores.

Aquí, a lo que sospecho, no adorna el vestido al pecho, que el pecho adorna al vestido.

("El soldado español de los Tercios").


 WILLIAM PENN (1644-1718). Miembro de la sociedad religiosa puritana de los cuáqueros, emigró a América por la persecución religiosa en Gran Bretaña y fundó la provincia, ahora Estado, de Pensilvania. Muchos de los principios políticos que adoptó allí sentaron las bases para la posterior Constitución americana. Penn representa la vieja estirpe inglesa puritana, considerada como la fundadora de los Estados Unidos y tenida en muy alta estima por los posteriores eugenistas americanos que veremos después:

Los hombres son generalmente más cuidadosos de la clase de sus caballos y perros que de sus propios hijos.

("Reflections and maxims relating to the conduct of human life", Some fruits of solitude, 1693).

William Penn.


 THOMAS R. MALTHUS (1766-1834), economista y demógrafo inglés, fue el primero en señalar que la población mundial crecía más deprisa de lo que crecían los recursos, que la superpoblación era un peligro, que los recursos naturales eran limitados y que el hombre estaba abocado al hambre, al conflicto y a las epidemias (de ahí la expresión "catástrofe maltusiana") si no era responsable en cuando a su propia multiplicación.

Thomas Malthus.

No parece imposible que pueda ocurrir entre los hombres cierto grado de mejora, similar a la de los animales, si se presta atención a la reproducción. Es dudoso que el intelecto se pueda transmitir [poco después se supo que sí]pero el tamaño, la fuerza, la belleza, la tez, y quizás aún la longevidad son transmisibles en algún grado. (…) La raza humana no podría ser mejorada de este modo sin condenar a todos los malos especímenes al celibato. ("An essay on population", 1798).


 FEDERICO II EL GRANDE (1712-1786), Rey de Prusia, ejemplo de genio estratégico-táctico, político de primera y uno de los más brillantes comandantes militares de todos los tiempos, guerreó contra Austria y la Mancomunidad Polaco-Lituana obteniendo grandes territorios, colonizó el Este con campesinos alemanes, impulsó a Prusia a la categoría de superpotencia europea, comenzó a unificar trozos de los dispersos Estados del antiguo Sacro-Imperio, y a su muerte había dejado sentadas las bases de lo que en el Siglo XIX sería el II Reich o Imperio Alemán.

Es desagradable ver el trabajo que se toman bajo nuestro rudo clima para hacer crecer piñas, plátanos y otros frutos exóticos, mientras que se ocupan poco de la prosperidad humana. Pero digan lo que quieran, el hombre es más importante que todas las bananas juntas. Es él la planta a cultivar, la que merece todas nuestras atenciones y nuestros desvelos, pues representa el orgullo y gloria de nuestra Patria.

Federico el Grande. 


 ARTHUR SCHOPENHAUER (1788-1860), filósofo alemán que recibió influencia de Platón, el Hinduismo, el Budismo y Goethe y que influyó, a su vez, a Wagner, a Nietzsche y al mismo Hitler. Schopenhauer se opuso a la filosofía de Hegel, le concedió gran importancia a la voluntad como fuerza universal, le devolvió la dignidad a la Naturaleza, habló sobre la importancia de la Especie, negó la validez del Cristianismo y realizó importantes críticas a los resortes defectuosos de la civilización occidental, críticas que lo llevaron, entre otras cosas, a defender la poligamia y las políticas pseudo-eugenésicas.


Con nuestro conocimiento de la completa inalterabilidad tanto de carácter como de facultades mentales, se nos lleva a la opinión de que un mejoramiento verdadero y esmerado de la raza humana puede ser alcanzado, no tanto desde fuera como desde dentro, no tanto mediante teoría e instrucción como por el camino de la generación. Platón tenía algo similar en mente cuando, en el quinto libro de su "República", explicó su plan para incrementar y mejorar su casta guerrera. Si pudiésemos castrar a todos los canallas y meter a todas las gansas estúpidas en conventos, y dar a hombres de un temple noble un  harén entero, y procurar hombres, y por supuesto hombres íntegros, a todas las muchachas inteligentes y de buen espíritu, entonces surgiría en breve una generación capaz de producir una era mejor que la de Pericles.

("El Mundo como voluntad y representación", Volumen II).

Arthur Schopenhauer.


 LA ARISTOCRACIA IMPERIAL INGLESA: La clase dirigente británica que llevó a Inglaterra a altísimas cotas de gloria durante los Siglos XVIII, XIX y XX se considera de herencia germánica, debiendo su sangre principalmente a anglosajones y normandos. Su sistema de crianza y selección, como su orientación militarista, fue admirado hasta por nazis como Günther, Darré, Hitler, Rosenberg o Savitri Devi, quienes veían en la campiña anglosajona la repetición de ideas  germánicas que luego continuaron vivas en Norteamérica y Australia. Su mentalidad la resumiré en una frase.


To breed, to bleed, to lead. ("Procrear, sangrar, dirigir", divisa de la nobleza militar). 

Ejemplos de la nación que dio a luz a la eugenesia. Dos miembros de la clase dirigente británica, tan reminiscente de los patricios romanos. Izquierda, el General Charles G. Gordon "Bajá" (1833-1885), famoso por victoriosas campañas en China y Egipto, y por caer muerto como gobernador del Sudán durante la rebelión del Mahdi. Derecha, el General Reginald E. H. Dyer (1864-1927), veterano de interminables campañas en India, Pakistán, Birmania y Afganistán, en su tiempo criticado por unos (" loco sanguinario que asesinó a cientos de inocentes") y alabado por otros ("evitó la matanza de blancos en toda India").



NACE LA EUGENESIA

Varios procesos marcaron el final de la hegemonía cristiana, nominalmente la Ilustración, la Revolución Americana, la Revolución Francesa [3], Napoleón, la Revolución Industrial y el ascenso de Alemania, Gran Bretaña y Estados Unidos como grandes potencias, con Rusia esperando a un lado. Esto no implica en modo alguna una mejora de la raza europea (al contrario, la raza seguía degenerando por culpa de la guerra y las atenciones a los inútiles), sino que sencillamente ahora esta raza tenía menos tabúes a la hora de expresarse. Sobre todo, son los avances científicos y la recuperación del legado greco-romano (así como la traducción de ciertos textos sagrados orientales de origen indoeuropeo) que tienen lugar durante estos años, los que iniciaron una época más libre de prejuicios y más científica.

La eugenesia, fundada en Inglaterra, llegó a ser realmente un asunto mainstream de común acepción, plenamente respaldada por la mayor parte de la comunidad científica (que por aquel entonces no estaba coaccionada por intereses políticamente correctos) y por personajes (además de los mencionados aquí) tan variopintos y notables como el profesor de Harvard y célebre científico Louis Agassiz, el filósofo inglés Herbert Spencer [4], el francés F. A. Gobineau, el presidente americano Woodrow Wilson, el economista británico J. M. Keynes, el escritor francés Émile Zola, el magnate americano W. K. Kellogg, el antropólogo y anatomista escocés Sir Arthur Keith, el Primer Ministro británico Arthur J. Balfour, el famoso aviador americano Charles Lindberg, el compositor sueco Hugo Alfven y el político británico Sidney J. Webb. Todos o casi todos los hombres que se mencionarán en este apartado —la mayoría ingleses y americanos— eran considerados genios, sentaron las bases de muchas disciplinas científicas modernas y eran altamente respetados por la sociedad del Siglo XIX y principios del XX. Por otro lado, la eugenesia realmente se puso en práctica en países considerados "avanzados" y "progresistas" en el sentido industrial, cultural, económico, tecnológico, militar, etc., como varios Estados de los EEUU, Canadá, Alemania, Austria, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Islandia, Estonia, Letonia, Lituania, Hungría, Suiza y Japón.

No debemos sentir excesiva simpatía por el sistema social de esta época, dominada por un voraz y desalmado capitalismo. La Revolución Industrial, que comenzó en Inglaterra extendiéndose a Bélgica, el norte de Alemania, Francia, Estados Unidos y todo Occidente, desarraigó del sano y tranquilo campo a millones de campesinos de buena raza, que fueron hacinados en inmundos barrios obreros, donde gradualmente degeneraron y se transformaron en proletariosquemados, resentidos y sin identidad. Encima, la clase dirigente que se beneficiaba de la miseria de estos individuos (que eran quienes realmente les daban de comer), se permitía el lujo de considerarles inferiores, mientras tomaban el té con especuladores y usureros. Hasta cierto punto hay que comprender que éste era el caldo de cultivo perfecto para la aparición del bolchevismo, y que las clases dirigentes de la época no supieron preverlo como era debido. Realmente, sólo los nazis alemanes, de los que me ocuparé en el siguiente apartado, tuvieron finalmente la agudeza de advertir este proceso —y revertirlo de una forma verdaderamente socialista, en su doctrina de Blut und BodenOtra razón por la que en parte me alegra que los eugenistas no aplicasen 100% su política, es que los individuos aquí mencionados basaban a menudo su "selección" en un criterio económico, social, cultural y productivo. Así, no hubiesen vacilado en esterilizar a un vagabundo, quizás incluso si tal vagabundo no era un "indigente genético", sino un trabajador que tuvo mala suerte y acabó en la calle. En suma, no intentaban aplicar un criterio biológico para la creación de un hombre superior, sino un criterio social para la creación de un ciudadano productivo. Y la producción en masa de borregos ejemplares o simples empollones sin sangre es algo que, de nuevo, no me inspira simpatía, porque el objetivo de una verdadera biopolítica debería ser la producción de especímenes humanos libres y perfectos física, mental y espiritualmente. Aun teniendo en cuenta estos asuntos desagradables, es indudable que gracias a las lujosas condiciones de las que disfrutaban las clases acomodadas, a un gusto por la literatura clásica y a la ausencia de trabas políticamente correctas, la ciencia y la filosofía avanzaron, de la mano de individuos muy preparados y creativos, que tenían todo el tiempo del mundo para ocuparse de sus investigaciones.

El factor más alarmante que encontraron los primeros eugenistas es que, en el mundo moderno, inteligencia y fertilidad son inversamente proporcionales el uno al otro. Es decir, que las personas inteligentes tienen pocos hijos, no tienen o directamente ni se emparejan, lo cual es una calamidad —y que, por el contrario, los estúpidos y los débiles mentales tienden a procrear prolíficamente, lo cual duplica la calamidad. Esta tendencia, ya observable en el Siglo XIX, sigue hasta nuestros días, magnificada como nunca.

Año 1914, justo antes de desencadenarse la catástrofe de la I Guerra Mundial. El Imperio Británico es la potencia mundial indiscutida, seguida por Estados Unidos y Alemania. Click para agrandar.


• Sir CHARLES R. DARWIN (1809-1882), naturalista inglés, explorador, científico riguroso y minucioso, y además buen escritor y hombre de familia, famoso por postular la teoría de la evolución y de la selección natural. Me hace mucha gracia el "caso Darwin". Hoy en día, mucha gente lo cita y lo menciona como si el único objetivo de Darwin hubiese sido hacer tambalear a la Iglesia, intentando convertirlo así en "progresista", cuando Darwin el único arquetipo que encarna es el del científico sin prejuicios. Los progresistas que ensucian el nombre de Darwin deberían saber que tanto Darwin como la selección natural son anti-ellos. Darwin, como la Naturaleza, es anti-progresista, y preconiza la selección y la supervivencia de los más dotados ("la belleza es el resultado de una selección sexual" es una frase que en gran medida nos ofrece la quintaesencia de su mentalidad). Su libro "El origen de las especies" tiene un revelador subtítulo, muy políticamente incorrecto y muy poco conocido: "La preservación de las razas más aptas en la lucha por la vida". A Darwin, como a todo buen científico, se la traían al pairo los dilemas morales entorno a tabúes políticamente correctos y entorno al "arte de quedar bien". Darwin aplaudió las ideas "fascistas", "nazis", "antisemitas" y "racistas" de su primo Galton en cuanto las leyó, mientras que Galton también fue influido decisivamente por Darwin. Podemos concluir, por tanto, que los actuales progresistas-socio-demócratas políticamente correctos que intentan meter a Darwin en su mismo saco, realmente no se han enterado de nada y, lo que es más ridículo, no han leído a Darwin en su vida.


Entre los salvajes, los cuerpos o las mentes enfermas son rápidamente eliminados, los hombres civilizados, en cambio, construyen asilos para los imbéciles, los discapacitados y los enfermos y nuestros médicos ponen lo mejor de su talento en conservar la vida de todos y cada uno hasta último momento, permitiendo así que se propague la estirpe de los miembros más débiles de nuestras sociedades civilizadas. Nadie que haya trabajado en la reproducción de animales domésticos, dudará de que esto es sumamente perjudicial para la raza humana. Es sorprendente lo pronto que una necesidad de cuidados, o de cuidados mal dirigidos, lleva a la degeneración de una raza doméstica; pero exceptuando el caso del mismo ser humano, nadie es tan ignorante como para permitir que sus peores animales se reproduzcan. 

La ayuda que nos sentimos compelidos a brindar a los necesitados es principalmente un resultado incidental del instinto de la simpatía [5], que fue adquirido originariamente como parte de los instintos sociales, pero subsiguientemente vuelto, de la manera previamente indicada, más tierno y más ampliamente difundido. 

Sir Charles Darwin.


 F. W. NIETZSCHE (1844-1900) apenas necesita introducción. Uno de los filósofos más leídos de todos los tiempos, y demostrador de "cómo se filosofa a martillazos", son muchos los imbéciles nihilistas, izquierdistas o individualistas que se lo han intentado apropiar, cuando una lectura de Nietzsche revela, sin ningún tipo de duda, una mentalidad pre-nazi, racista, antisemita, anti-demócrata, anti-anarquista y anti-comunista.

Friedrich W. Nietzsche.

Un hombre que llevaba en brazos a un niño recién nacido se acercó a un santo y le dijo: "¿Qué haré con este niño? Es raquítico, nació antes de tiempo y no tiene fuerza ni para morirse." ― "Mátale" dijo el santo con voz terrible,"mátale y tenlo en brazos tres días y tres noches para que te acuerdes; así no volverás a engendrar un hijo hasta que no llegue para ti el instante de engendrar". Al oír esto el hombre se marchó disgustado, y muchos censuraron al santo por haber aconsejado una crueldad, puesto que había aconsejado matar al niño. "¿No es más cruel dejarle vivir?" contestó el santo.

("La Gaya Ciencia", Libro Primero, 73, Santa crueldad).

* * * * * * * *

Que los enfermos no pongan enfermos a los sanos —y esto es lo que significaría tal reblandecimiento— debería ser el supremo punto de vista en la Tierra: —mas para ello se necesita, antes que nada, que los sanos permanezcan separados de los enfermos, para que no se confundan con éstos.

("La genealogía de la moral", Tratado Tercero, 14).

* * * * * * * *

El primer principio de nuestro amor a los hombres es que los débiles y los fracasados han de perecer, y que además se les ha de ayudar a que perezcan.

¿Qué es lo que hace más daño que cualquier tipo de vicio? La compasión traducida en actos hacia los fracasados y los débiles: es decir, el cristianismo. 

("El Anticristo", 2).

* * * * * * * *

Moral para médicosEl enfermo es un parásito de la sociedad. Es indecoroso seguir viviendo cuando se llega a cierto estado. Seguir vegetando, dependiendo cobardemente de médicos y medicinas, una vez perdido el sentido de la vida, el derecho a vivir, debiera ser algo que produjese un hondo desprecio a la sociedad. Los médicos, a su vez, deberían ser los intermediarios de ese desprecio: dejar a un lado las recetas y experimentar cada día una nueva dosis de asco ante sus pacientes… Hay que crear en el médico una nueva responsabilidad ante todos aquellos en que el interés supremo de la vida ascendente exija que se aplaste, y que se elimine sin contemplaciones la vida degenerante; por ejemplo, en lo relativo al derecho a engendrar, a nacer, a vivir Hay que morir con orgullo cuando ya no es posible vivir con orgullo.

("El ocaso de los ídolos", 7, 36).


• Sir FRANCIS GALTON (1822-1911), primo de Darwin, antropólogo, geógrafo, explorador, inventor, meteorólogo, estadístico y psicólogo inglés. Galton, impresionado por las teorías de selección natural y supervivencia de los más aptos observadas por su primo, fue quien acuñó la palabra "Eugenesia" ("buen nacimiento", o "nacimiento de los buenos") entorno al año 1884. Galton preconizaba impedir la reproducción de tarados, débiles mentales y dementes —llamando a estas medidas "eugenesia negativa", limitar el crecimiento de los peores—, y conceder certificados y fondos económicos a hombres y mujeres jóvenes que fueran "idóneos para la civilización" para que pudiesen casarse jóvenes y procrear una descendencia abundante —"eugenesia positiva", favorecer a los mejores. Galton, representante de una clase anglosajona dirigente que se mantendría sana hasta 1939, escribió que los negros eran inferiores a los blancos e incapaces de civilización alguna, mientras que los judíos sólo podían aspirar al "parasitismo" sobre otras naciones más dotadas y más capaces que ellos. Tenía la intención de que la eugenesia ("ser bien nacido") se convirtiese en una religión, que acabase sustituyendo al cristianismo —al cual acusaba por la caída del Imperio Romano, por haber dañado gravemente a la Civilización Occidental predicando la compasión y la caridad para con los inútiles, y que "los débiles heredarán la Tierra". Llevó al cabo un exhaustivo, riguroso y científico estudio de genealogías enteras de personajes ilustres, elaborando minuciosas estadísticas y encontrando —sin sorpresa— que, generalmente, el genio está en los genes y, por tanto, viene de familia. Bajo su patronazgo, se fundó en 1908 la British Eugenics Society, que no tardaría en estrechar lazos con grupos similares en Estados Unidos.

Sir Francis Galton.

Me propongo mostrar en este libro que las habilidades naturales del hombre se derivan de la herencia, bajo exactamente las mismas limitaciones en que lo son las características físicas de todo el mundo orgánico. Consecuentemente, como es fácil a pesar de estas limitaciones lograr mediante la cuidadosa selección una raza permanente de perros o caballos dotada de especiales facultades para correr o hacer cualquier otra cosa, de la misma forma sería bastante factible producir una raza de hombres altamente dotada mediante matrimonios sensatos durante varias generaciones consecutivas.

("Hereditary genius", 1).

* * * * * * * *

Lo que hace la Naturaleza ciega, lenta y despiadadamente, el hombre lo puede hacer prudente, rápida y amablemente. Puesto que tiene el poder de hacerlo, trabajar en esa dirección se convierte en su deber.

(1905).

* * * * * * * *

El ideal de mejorar la especie humana es una aspiración tan noble que muy bien pudiera ser elevada a la categoría de obligación religiosa.

* * * * * * * *

Por herencia se transmiten tanto la longevidad como las muertes prematuras. Si consideramos una clase de peculiaridades más recóndita en su origen, encontraremos que la ley de la herencia sigue siendo válida. Una susceptibilidad morbosa a las enfermedades contagiosas o a los venenosos efectos del opio o del calomel, y la aversión al sabor de la carne, todo ello vemos que es heredado. Y lo mismo sucede con el ansia por la bebida o por el juego, la pasión sexual desmedida y la proclividad a la indigencia, a los crímenes violentos y a los fraudes. Hay ciertos tipos marcados de carácter asociados a marcados tipos de rasgos y de temperamento. Sostenemos axiomáticamente que estos últimos son heredados, siendo demasiado notorio el caso y demasiado consistente con las analogías que nos aportan los animales como para hacer necesarios más argumentos.

("Hereditary Talent and Character").

* * * * * * * *

Me tomo la eugenesia muy en serio, pensando que sus principios deberían de convertirse en uno de los motivos dominantes de una nación civilizada, tal y como si fuesen uno de sus dogmas religiosos.

("Memoirs").

* * * * * * * *

[La eugenesia] tiene realmente fuertes aspiraciones a convertirse en un principio religioso ortodoxo del futuro, pues la eugenesia coopera con los trabajos de la Naturaleza asegurando que la Humanidad estará representada por las razas más aptas.

("Eugenics, its definition, scopes and aims").


• JACK LONDON (1876-1903), famoso escritor americano ("Colmillo Blanco" y otras docenas de libros) de tendencia socialista, pero sumamente racista, patriota, apologista de la civilización anglosajona y nietzscheano. Durante un tiempo, operó una granja de ganado, donde se convenció de que los ganaderos llevaban realmente practicando la eugenesia desde tiempos memoriales.


Yo creo que el mundo humano futuro pertenece a la eugenesia.

(Cartas, 376).

Jack London. 


 H. G. WELLS (1866-1946) fue un escritor y filósofo inglés, particularmente notable por sus prolíficas novelas de ciencia ficción. Miembro de la Sociedad Fabiana, seguía una línea pseudo-izquierdista.

H. G. Wells.

El sistema ético de estos hombres de la Nueva República, el sistema ético que dominará al Estado mundial, se formará primariamente para favorecer la procreación de cuanto sea bueno, eficiente y bello en la Humanidad —cuerpos hermosos y fuertes, mentes claras y poderosas, y un creciente depósito de conocimiento— y limitar la procreación de tipos básicos y serviles, de almas cobardes y poseídas por el miedo, de todo lo que es mezquino y feo y bestial en las almas, los cuerpos o los hábitos de los hombres.

(1902, "Anticipations of the reaction of mechanical and scientific progress upon human life and thought", Capítulo Final).

* * * * * * * *

Yo creo que si se agrupase a todo el mundo civilizado para votar sobre este asunto, la proposición de que es deseable que el mejor tipo de personas deberían casarse entre ellos y tener muchos hijos, y que las personas de tipo inferior deberían abstenerse de la multiplicación, sería aprobada por una mayoría abrumadora. Tal vez estén en desacuerdo con los métodos de Platón, pero sin duda estarían de acuerdo con sus principios… El señor Galton ha sugerido que las "familias nobles" deberían recolectar los "buenos especímenes de la Humanidad" entorno a ellos, empleando estos buenos especímenes en ocupaciones ínfimas de una naturaleza ligera y cómoda, que les dejará libre una suficiente porción de su energía para la multiplicación de su tipo superior.

(1903, "Mankind in the making", Capítulo II).


• LUTHER BURBANK (1849-1926) botánico, horticultor y agricultor americano que patentó cientos de variedades de plantas alimenticias como la patata, el melocotón, la ciruela, la nectarina, la nuez, las fresas y un largo etc., y que por su conocimiento de las técnicas de producción de variedades, también apoyó la eugenesia, no sólo en el ámbito botánico, sino también en el humano, para "impedir que los criminales y los débiles se reproduzcan".

Sería, al ser posible, absolutamente mejor, prohibir en cada Estado de la Unión el matrimonio de los física, mental y moralmente inaptos… ¿Qué diremos de dos personas de declarada discapacidad física a los que se les permitiese contraer matrimonio y criar hijos? Es un crimen contra el Estado y contra cada individuo del Estado.

("Training the human plant", 1907).

Luther Burbank. 


 GEORGE BERNARD SHAW (1856-1950), escritor irlandés, Premio Nóbel de literatura en 1925, partidario de ese "otro socialismo", más fascista y más nazi, que le llevó a defender el concepto nietzscheano del superhombre en su obra "Man and Superman". Bernard Shaw apeló literalmente a los químicos para que inventasen un gas que matase de forma rápida y sin dolor, para disponer de los deshechos de la sociedad occidental. Estaba convencido de que lo único que podía salvar a la civilización era una religión eugenésica y un sistema político socialista.

George Bernard Shaw.

Una parte de la política eugenésica nos aterrizaría finalmente en el uso extensivo de la cámara letal. Muchas personas deberían ver puesto un final a su existencia simplemente porque el cuidarlos gasta el tiempo de otras personas.

(Discurso a la Eugenics Education Society, citado en el "Daily Telegraph", 4 de Marzo de 1910).

* * * * * * * *

Siendo cobardes, vencemos a la selección natural bajo el disfraz de la filantropía.

("Man and Superman", edición de 1965, p. 159).


• DAVID S. JORDAN (1851-1931), naturalista, educador, taxónomo, zoólogo e ictiólogo americano, presidente de las universidades de Indiana y de Stanford y de la London Zoological Society, profesor de Zoología y notorio pacifista que intentó evitar el desencadenamiento de la I Guerra Mundial y que definió la Eugenesia como "el arte y la ciencia de ser bien nacido". Fue este hombre el que, precisamente durante la I Guerra Mundial, inventó la palabra "disgenésico", refiriéndose al "efecto disgenésico" de la guerra, donde moría la flor y nata del país, los mejores hombres jóvenes, sin dejar descendencia.

Sin duda la pobreza y el crimen son malas bazas en el entorno temprano de uno. Sin duda estos elementos causan la ruina de miles que, por herencia, eran buen material de civilización. Pero de nuevo, la pobreza, la suciedad y el crimen son los productos, en general, de aquellos que no son buen material. No es la fuerza de los fuertes, sino la debilidad de los débiles, la que engendra explotación y tiranía. Las chabolas son, a la vez, síntoma, efecto y causa de mal. Cualquier vicio se encuadra también en esta relación tripartita.

("The heredity of Richard Roe: A discussion of the principles of eugenics", Boston, American Unitarian Association, 1911, p. 35).


• LEONARD DARWIN (1850-1943), el hijo menor de Charles Darwin, además de militar, político, economista y eugenista. Fue presidente de la Royal Geographical Society y dirigió la British Eugenics Society.

Leonard Darwin.

Como agencia buscando progreso, la selección consciente debe sustituir las fuerzas ciegas de la selección natural; y los hombres deben utilizar todo el conocimiento adquirido estudiando el proceso de la evolución en el pasado para promocionar el progreso moral y físico en el futuro. La primera nación en tomar este cabo este trabajo en sus manos, seguramente no sólo ganará en todos los asuntos de competición internacional, sino que se le dará un lugar de honor en la Historia del mundo.

(Discurso presidencial, Primer Congreso Eugenésico, 1912).

* * * * * * * *

Los efectos de la reforma eugenésica, de tener éxito ésta, bajarían los impuestos, subirían los sueldos, facilitarían la competición comercial e incrementarían la seguridad del país en tiempos de guerra. En las cosas inmateriales, se sentirían además grandes beneficios; pues una disminución en el número de locos, débiles mentales, criminales y los gandules anualmente traídos al mundo, significaría la eliminación de un terrible lastre de miseria inmerecida; mientras que un aumento en la creación de hombres y mujeres de carácter y habilidad no sólo añadiría más a la reputación de nuestro país, sino que también añadirían más a su felicidad en muchos sentidos.


 CHARLES B. DAVENPORT. Biólogo americano, genetista y profesor en la Universidad de Harvard y luego de Chicago. Anti-comunista. En 1902 se encontró con Galton y Pearson con la intención de establecer un laboratorio de investigación eugenésica en EEUU. En 1904 logró persuadir al Carnegie Institute para que donase 10 millones de dólares para establecer una "estación de evolución experimental" en Cold Spring Harbor, Long Island, Nueva York. En 1918 fundó, junto con Grant, la Galton Society. Davenport estaba preocupado sobre el influjo, a América, de elementos del Sur y Este de Europa, a los que consideraba inferiores a los del Norte y, especialmente, a los primeros colonos ingleses, padres fundadores y revolucionarios, que en el mundo de la eugenesia americana eran considerados la mejor estirpe de que disponía el país. Por haber tratado de forma estadística y rigurosa la degeneración producida por la mezcla de razas (por ejemplo, en su libro "Race mixing in Jamaica", 1929), se le considera hoy en día simplemente un representante del "racismo científico", como si este hombre no hubiese sido, ante nada, un científico, y además muy respetado en su época. En palabras de James Watson el genio de la genética moderna y polémico Premio Nóbel, Davenport "quería evitar que las familias aptas tuviesen hijos no-aptos".


El programa general del eugenista está claro —es mejorar la raza induciendo a los jóvenes a seleccionar más razonablemente a sus parejas matrimoniales; enamorarse inteligentemente. También incluye el control, por parte del Estado, de la propagación de los mentalmente incompetentes. No implica la destrucción de los inaptos ni antes ni después del nacimiento.

("Heredity in relation to Eugenics", 1911).


Charles Davenport.


 ALEXANDER GRAHAM BELL (1827-1922) famoso inventor, logopeda y científico escocés, célebre y aclamado padre del teléfono, pionero de las tecnologías de telecomunicación, co-fundador de la National Geographic Association y responsable también de importantes avances en la Aeronáutica. Entusiasta de la eugenesia, estuvo en el comité del primer Congreso Internacional Eugenésico en 1911, y sería presidente del segundo en 1921.

Es preciso instaurar la esterilización obligatoria para las personas que son una variedad defectuosa de la raza humana.

Alexander Graham Bell. 


 WINSTON CHURCHILL. Siendo ministro de gabinete, hizo circular un panfleto eugenésico titulado "Los débiles mentales. Un peligro social". En 1910, escribió al Primer Ministro Herbert Asquith para defender una moción sobre la esterilización  de los inferiores genéticamente. En 1912 aceptó ser vice-presidente del Primer Congreso Internacional Eugenésico en Londres. Posteriormente, la cagó estrepitosamente en la I Guerra Mundial, elogió tanto a Hitler como a Mussolini y luego, colocándose bajo el paraguas masónico, convirtió al Reino Unido en un bastión anti-europeo. Su vida posterior, empapada en ginebra, dista mucho de tener el esplendor que algunos pretenden atribuirle.

Winston Churchill.

El crecimiento antinatural y progresivamente rápido de las clases de débiles mentales y enfermizos, combinado como está con una restricción de todas las estirpes prósperas, enérgicas y superiores, constituye un peligro nacional y de raza que no puede ser exagerado… Creo que la fuente de la que se alimentan todos los arrollos de la locura, debería ser cortada y sellada antes de que pase un año. Esta simple operación quirúrgica [la esterilización] permitirá a estos individuos vivir en el mundo sin causar demasiada inconveniencia a otros.

("The feeble-minded: A social danger", folleto pro-Eugenesia que hizo circular en 1912, siendo ministro de gabinete).


• KARL PEARSON (1857-1936), matemático, historiador y filósofo inglés, además de discípulo de Galton. Conocido por fundar la bioestadística.

Karl Pearson.

La estirpe mentalmente mejor de la nación no está reproduciéndose al mismo ritmo que antiguamente —los menos capaces y los menos enérgicos son los más fértiles… Los caracteres psíquicos que son la columna vertebral de un Estado el la moderna lucha de las naciones, no son tanto manufacturados por el hogar, la escuela y la universidad; se reproducen en el hueso, y durante los últimos cuarenta años las clases intelectuales de la nación, enervadas por la riqueza o por el amor al placer, o siguiendo un estándar de vida erróneo, han dejado de dar en su debida proporción los hombres necesitados para continuar el creciente trabajo del Imperio.

* * * * * * * *

El derecho a la vida no conlleva el derecho de que cada hombre reproduzca su especie… Mientras aflojamos el rigor de la selección natural, y más y más débiles e inaptos sobreviven, debemos ir incrementando los requisitos mentales y físicos de la paternidad.

("Darwinism. Medical progress and parentage", 1912).

* * * * * * * *

El jardín de la Humanidad está muy lleno de malas hierbas, y el cuidado [nurture] nunca las transformará en flores; el eugenista hace un llamado a los soberanos de la Humanidad para velar porque haya espacio en el jardín, libre de malas hierbas, para individuos y razas de un mejor crecimiento para desarrollar con el máximo florecimiento de su especie.

("Life and letters of Francis Galton", Volumen III).


 THEODORE ROOSEVELT (1858-1919), vigésimo Presidente de los Estados Unidos, descendiente de la aristocracia holandesa, vaquero, hombre de una vitalidad extraordinaria, padre de seis hijos, prohibió la inmigración procedente de China, Japón y Filipinas por considerarla de calidad inferior a la del norte de Europa y recibió el Premio Nóbel de la Paz en 1906 por su mediación en la Guerra Ruso-Japonesa. Durante la Guerra Hispano-Americana (1898), en la que España perdió Cuba y Filipinas, Roosevelt llegó a lamentarse de que los individuos "anti-militaristas y amantes de la paz a cualquier precio" dejasen descendencia, mientras que los jóvenes soldados, espléndidos especímenes genéticos, a menudo caían en combate sin haber dejado ni un hijo. Durante esa guerra, se enroló en una famosa unidad de caballería, los Rough Riders. Tiempo después de ser Presidente, fue víctima de un atentado en el cual recibió un disparo que le rompió una costilla y le dejó una bala alojada en el pecho. Herido, insistió en terminar su discurso de una hora antes de recibir atención médica.

Theodore Roosevelt como coronel de caballería.

No es asunto de la sociedad el permitir a los degenerados reproducir su clase… Cualquier grupo de agricultores que permitieran que sus mejores reservas no se reprodujeran, y dejaran que todo el aumento viniera de la peor reserva, serían tratados como merecedores de internarlos en un asilo… Algún día comprenderemos que el deber principal, el deber ineludible de los buenos ciudadanos del tipo correcto es el de dejar su sangre detrás de él en el mundo; y no es asunto nuestro el permitir la perpetuación de los ciudadanos del tipo defectuoso. El gran problema de la civilización es asegurar un aumento relativo de los valiosos comparado con los elementos menos valiosos o nocivos de la población... El problema no se puede resolver si no damos una consideración total a la inmensa influencia de la herencia.

(Hablando con Charles B. Davenport, 3 de Enero de 1913, Charles B. Davenport Papers, Department of Genetics, Cold Spring Harbor, New York).

* * * * * * * *

Me gustaría muchísimo que se impidiera por completo reproducirse a la gente defectuosa; y cuando la mala naturaleza de esta gente es lo bastante flagrante, se debería hacer eso. Los criminales deberían ser esterilizados y a los débiles mentales se les debería prohibir dejar descendientes detrás de ellos… El énfasis se debería poner en conseguir gente deseable para reproducirse.

("Twisted Eugenics" en "The Works of Theodore Roosevelt", National Edition, XII, p. 201).


 WILLIAM D. MCKIM (1855-1935), médico, cirujano y organista americano, fue probablemente uno de los eugenistas que fue más lejos, proponiendo ("Heredity and human progress") que "la herencia es la causa de la ruina humana" y no sólo esterilizar a los inaptos, sino también matar a los defectuosos hereditarios que estuviesen institucionalizados (internados) como retrasados, epilépticos, alcohólicos incurables, criminales incorregibles, y en general "los muy débiles y muy viciosos". Su proposición era conocida como "asesinato eugenésico", algo así como una eutanasia, una "muerte suave e indolora" para defectuosos, en sus propias palabras.


• JOHN H. KELLOGG (1852-1943), médico americano y hermano del magnate y criador de caballos árabes William K. Kellogg, quien también apoyó la eugenesia.

Nosotros [los seres humanos modernos y civilizados] promocionamos la degeneración racial por nuestra negligencia, a través de la creación de una nueve especie humana horriblemente degradada, monstruos físicos y morales que están corrompiendo la sangre de la raza y amenazando con su misma extinción.

(Official Proceedings of the First National Conference on Race Betterment, San Francisco, 1914, p.245).

John Harvey Kellogg.


 GEORGE S. HALL (1844-1924), psicólogo y pedagogo americano, especializado en la infancia, la adolescencia y la juventud. Influenciado por las teorías darwinistas que llegaban desde Inglaterra, G. S. Hall profundizó en las diferencias biológicas y psicológicas entre hombres y mujeres, así como en el tema de la eugenesia racial. Fue el primer presidente de la American Psychological Association, así como de la Clark University. Denunció los esfuerzos de las sociedades modernas por "salvar a enfermos moribundos, defectuosos y criminales, puesto que ayudarles a sobrevivir interfiere en el proceso de la selección natural".

G. S. Hall


• VIRGINIA WOOLF (1882-1941), escritora y editora inglesa, famosa por sus novelas. No me parece ningún ejemplo a seguir, siendo una verdadera loca, una feministoide histérica, habiéndose casado con un judío y finalmente suicidado, y viéndose ya en la foto que tiene pinta de estar mal de la olla; pero es notable el fragmento que rescato de su diario, porque es probablemente el fragmento más radical que veremos aquí.

En el camino de sirga nos encontramos & tuvimos que pasar una larga línea de imbéciles. El primero era un joven muy alto, sólo lo bastante raro como para mirarlo dos veces, pero no más; el segundo se revolvió y miró para un lado; & entonces uno se daba cuenta de que cada miembro de esa larga línea era una inefectiva y miserable criatura inquieta, sin frente, o sin barbilla, & con una sonrisa imbécil, o con una salvaje mirada sospechosa. Era perfectamente horrible. Ciertamente se les debería matar a todos.

("Diary", Sábado, 9 de Enero de 1915).

Virginia Woolf. 


 MADISON GRANT (1965-1967), abogado, eugenista y conservacionista americano. Anti-comunista furibundo, además de conocido nordicista, Grant jugó un importante papel en las famosas políticas americanas de principios del Siglo XX, que buscaban impedir el mestizaje racial, así como la inmigración, a Estados Unidos, de personas genéticamente defectuosas, dando prioridad a la inmigración procedente de Inglaterra, Escocia, los países escandinavos, Holanda y el Norte de Alemania, considerada una inmigración más "beneficiosa". Grant advirtió muy seriamente sobre el peligro que supondría un mestizaje de la Raza Blanca, ya que ello supondría inevitablemente una "tercermundización" de los Estados Unidos (tal y como se está empezando a ver hoy en día en ciertos barrios, o en el Sur, más expuesto a la perniciosa y destructiva inmigración mejicana). En 1906, como secretario de la New York Zoological Society, influyó para exhibir a Ota Benga —un pigmeo del Congo— junto a los monos en el Zoo del Bronx. Grant, que intentaba hacer de Estados Unidos una sociedad nórdica, escribió "The passing of the great race", libro que fue reeditado en Alemania durante el III Reich y del que se supone Hitler dijo, en una carta a Grant, "el libro es mi Biblia". Grant luchó ideológicamente contra el antropólogo judío Franz Boas (a quien se negó a estrechar la mano), quien era partidario de la teoría de la "antropología cultural" (los rasgos se adquieren mediante la educación y el entorno), mientras que Grant lo era de la "antropología hereditaria" (los rasgos son heredados y responden a la genética, no a la educación ni al entorno). En respuesta a esta perniciosa corriente, progresivamente bolchevizada, Grant fundó en 1918, junto con Davenport, la Galton Society.


Un sistema rígido de selección para eliminar a los débiles o inaptos —es decir, a los fracasados sociales— permitiría solucionar toda la cuestión en cien años y nos permitiría además librarnos de los indeseables que atestan nuestras cárceles, hospitales y manicomios. El individuo mismo puede ser nutrido, educado y protegido por la comunidad durante toda su vida, pero el Estado, mediante la esterilización, debe cuidar de que su línea termine con él, o de lo contrario caerá sobre las generaciones futuras la maldición de una carga cada vez mayor de equivocado sentimentalismo. Es ésta una solución práctica, compasiva e inevitable para el problema en su conjunto, que se puede aplicar a un círculo cada vez mayor de descartes sociales, comenzando siempre con el criminal, el enfermo y el loco, y extendiéndose gradualmente a tipos que podemos llamar débiles más que defectuosos y quizás en última instancia, a los tipos raciales sin valor.

("The passing of the great race", 1916).

Busto de bronce de Madison Grant.


• ARTURO REDONDO Y CARRANCEJA (1855-1923), catedrático español de Medicina en universidades como Granada, Zaragoza, Valladolid y Madrid. En 1918, pronunció ante su Facultad un discurso titulado "De la degeneración y de la regeneración de nuestra raza". Calculaba que los degenerados formaban aproximadamente el 60% de la población, y que era necesario atajar la multiplicación de tipos inferiores a fin de "reconstituir la raza sin tener que pasar por los mortíferos procedimientos de que se vale la selección natural".

Cuanto he manifestado sobre herencia, que no me cansaré de repetir es la verdadera causa de la espantosa pérdida de niños, me dispensa de entrar en más pormenores y más consideraciones sobre mortalidad infantil. Búsquense como se quiera sus orígenes, en su fondo se ocultan dos solos, verdaderos; el de las condiciones de los progenitores y del momento de la concepción, y el de las en que se desenvuelve la gestación hasta su término. La mortalidad infantil no es más que el hecho inexorable de la selección natural, que niega la vida al degenerado, porque sólo vive el viable. A mala semilla, mala cosecha, sean cuales fueren los exquisitos cuidados del cultivo.

("Redondo y Carranceja", p. 70).


• CHARLES RICHET (1850-1935), fisiólogo francés, premio Nobel de Medicina de 1913. En su obra cumbre, "La sélection humaine" (1919), dedica un capítulo ni más ni menos que a la eliminación de los anormales.

Lo que hace al hombre es la inteligencia. Una masa de carne humana sin inteligencia humana no es nada. Hay mala materia viva que no es digna de ningún respeto ni de ninguna compasión. Suprimirlos resueltamente sería prestarles un servicio, pues jamás podrán otra cosa que sobrellevar una existencia miserable.



• MARIE STOPES (1880-1958), paleobotánica escocesa, conocida junto con Margaret Sanger por su papel en algunos ámbitos de "liberación femenina" y control de natalidad con el objetivo de tratar lo que llamaba "malas hierbas invadiendo el jardín humano". Como en tantas otras figuras de este periodo, veo su defecto en una consideración clasista y no genética —es decir, muchos de estos hombres y mujeres a menudo eran incapaces de asumir que un obrero o un campesino podía tener mejor genética que un capitalista. Tras su muerte, gran parte de su fortuna fue para la Eugenics Society.

[Es necesaria una] esterilización de aquellos totalmente inaptos para desempeñar el papel de la paternidad se convierta en una posibilidad inmediata, y desde luego obligatoria.

("Radiant motherhood", 1920).

Marie Stopes.


• PÍO BAROJA (1872-1956), escritor español de la Generación del 98.

Unos días más tarde Andrés se presentaba en casa de su tío. Gradualmente llevó la conversación a tratar de cuestiones matrimoniales, y después dijo:
 —Tengo un caso de conciencia.
—¡Hombre!
—Sí. Figúrese usted que un señor a quien visito, todavía joven, pero hombre artrítico, nervioso, tiene una novia, antigua amiga suya, débil y algo histérica. Y este señor me pregunta: ¿Usted cree que me puedo casar? Y yo no sé qué contestarle.
—Yo le diría que no —contestó Iturrioz—. Ahora, que él hiciera después lo que quisiera.
—Pero hay que darle una razón.
—¡Qué más razón! Él es casi un enfermo, ella también, él vacila..., basta; que no se case.
—No, eso no basta.
—Para mí sí; yo pienso en el hijo; yo no creo como Calderón, que el delito mayor del hombre sea el haber nacido. Esto me parece una tontería poética. El delito mayor del hombre es hacer nacer.
—¿Siempre? ¿Sin excepción?
—No. Para mí el criterio es éste: Se tienen hijos sanos a quienes se les da un hogar, protección, educación, cuidados... podemos otorgar la absolución a los padres; se tienen hijos enfermos, tuberculosos, sifilíticos, neurasténicos, consideremos criminales a los padres.
—¿Pero eso se puede saber con anterioridad?
—Sí, yo creo que sí.
—No lo veo tan fácil.
—Fácil no es; pero sólo el peligro, sólo la posibilidad de engendrar una prole enfermiza, debía bastar al hombre para no tenerla. El perpetuar el dolor en el mundo me parece un crimen.
—¿Pero puede saber nadie cómo será su descendencia? Ahí tengo yo un amigo enfermo, estropeado, que ha tenido hace poco una niña sana, fortísima.
—Eso es muy posible. Es frecuente que un hombre robusto tenga hijos raquíticos y al contrario; pero no importa. La única garantía de la prole es la robustez de los padres.
—Me choca en un antiintelectualista como usted esa actitud tan de intelectual —dijo Andrés.
—A mí también me choca en un intelectual como tú esa actitud de hombre de mundo. Yo te confieso, para mí nada tan repugnante como esa bestia prolífica, que entre
vapores de alcohol va engendrando hijos que hay que llevar al cementerio o que si no van a engrosar los ejércitos del presidio y de la prostitución. Yo tengo verdadero odio a esa gente sin conciencia, que llena de carne enferma y podrida la tierra. Recuerdo una criada de mi casa; se casó con un idiota borracho, que no podía sostenerse a sí mismo porque no sabía trabajar. Ella y él eran cómplices de chiquillos enfermizos y tristes, que vivían entre harapos, y aquel idiota venía a pedirme dinero creyendo que era un mérito ser padre de su abundante y repulsiva prole. La mujer, sin dientes, con el vientre constantemente abultado, tenía una indiferencia animal para los embarazos, los partos y las muertes de los niños. ¿Se ha muerto uno? Pues se hace otro, decía cínicamente. No, no debe ser lícito engendrar seres que vivan en el dolor.
—Yo creo lo mismo.
—La fecundidad no puede ser un ideal social. No se necesita cantidad, sino calidad. Que los patriotas y los revolucionarios canten al bruto prolífico, para mí siempre será un animal odioso.
—Todo eso está bien —murmuró Andrés—; pero no resuelve mi problema. ¿Qué le digo yo a ese hombre? —Yo le diría: Cásese usted si quiere, pero no tenga usted hijos. Esterilice usted su matrimonio.
—Es decir, que nuestra moral acaba por ser inmoral. Si Tolstoi le oyera, le diría: Es usted un canalla de la facultad.
—¡Bah! Tolstoi es un apóstol y los apóstoles dicen las verdades suyas, que generalmente son tonterías para los demás. Yo a ese amigo tuyo le hablaría claramente; le diría: ¿Es usted un hombre egoísta, un poco cruel, fuerte, sano, resistente para el dolor propio e incomprensivo para los padecimientos ajenos? ¿Sí? Pues cásese usted, tenga usted hijos, será usted un buen padre de familia... Pero si es usted un hombre impresionable, nervioso, que siente demasiado el dolor, entonces no se case usted, y si se casa no tenga hijos.
Andrés salió de la azotea aturdido. Por la tarde escribió a Iturrioz una carta diciéndole que el artrítico que se casaba era él.

("El árbol de la ciencia", capítulo I, El derecho a la prole).

Pío Baroja.


• JOSÉ ORTEGA Y GASSET (1883-1955), filósofo y escritor español.

Si España quiere resucitar, es preciso que se apodere de ella un formidable apetito de todas las perfecciones. La gran desdicha de la historia española ha sido la carencia de miorías egregias y el imperio imperturbado de las masas. Por lo mismo, de hoy en adelante, un imperativo debiera gobernar los espíritus y orientar las voluntades: el imperativo de selección.

Porque no existe otro medio de purificación y mejoramiento étnicos que ese eterno instrumento de una voluntad operando selectivamente. Usando de ella como de un cincel, hay que ponerse a forjar un nuevo tipo de hombre español. 

No basta con mejoras políticas: es preciso una labor mucho más profunda que produzca el afinamiento de la raza

("España invertebrada").

 Ortega y Gasset.


• JOHN C. ELDRIDGE (1873-1954), militar y político australiano. Le debemos al niño, al ser posible, que tenga buenos padres.

Pienso que en el futuro, se prestará mucha más atención a la ciencia de la eugenesia que en los tiempos presentes. Buscaremos impedir que las personas que están sufriendo de alguna enfermedad susceptible de ser transmitida a su progenie propaguen su especie.

(A ESS, 14 de Noviembre de 1921. NSWPP, Segunda Serie, 84, Sesión 1921, 1713).


• EDWIN G. CONKLIN (1863-1952), biólogo, zoólogo y profesor americano, jefe del Departamento de Biología de la Universidad de Princeton. La cita que he sacado tiene mucho que aportar en la lucha contra el pernicioso individualismo que asola nuestro tiempo, y que subyace, junto con el egocentrismo, en el fondo de la mayor parte de personas que se oponen a la eugenesia y a los regímenes políticos fuertes y autoritarios.

La libertad del individuo es a la sociedad lo que la libertad de la célula es al ser humano. Es esta gran libertad de la sociedad, antes que la libertad del individuo, la que la democracia ofrece al mundo: sociedades libres, Estados libres, naciones libres, antes que individuos absolutamente libres. En todos los organismos y en todas las organizaciones sociales, la libertad de las unidades menores ha de ser limitada para que la unidad mayor pueda lograr una nueva y mayor libertad, y en la evolución social, la libertad de los individuos debe irse fundiendo con la mayor libertad de la sociedad.

("The direction of human evolution", 1921).

Edwin G. Conklin en la portada del "Time Magazine", 3 de Julio de 1939. 


 MARGARET SANGER (1879-1966), enfermera americana y precursora de algunas corrientes feministoides que no me hacen mucha gracia. Famosa por abogar por el "control de natalidad" y por la polémica que se desató hasta nuestros días, por abrir una de sus clínicas en Brooklyn, una zona de Nueva York habitada por judíos, negros e italianos, con la intención de cortar su natalidad. Por ello, la Policía le cerró la clínica, y Sanger fue encarcelada por 30 días. Amiga de Stoddard, fue también novia de Havelock Ellis y H. G. Wells, ambos pro-eugenistas. Sanger señaló que una de las razones de la alta natalidad de los peores elementos humanos era que el "control sexual" disminuye cuanto más se desciende en la escala evolutiva, poniendo el ejemplo de los aborígenes australianos que, según ella, eran la raza humana más baja, estaban a un paso del chimpancé y la única razón por la que no "obtenían satisfacción sexual en las calles" era por la represión policial. En mi opinión, el problema de Sanger era que veía mal la alta natalidad en general y las familias numerosas, cuando precisamente lo que necesita el mundo civilizado es una natalidad desbordante, mientras que el Tercer Mundo debe rebajar su natalidad enormemente, con el objetivo de favorecer una colonización espontánea y constructiva de zonas que hoy son tercermundistas exclusivamente porque están habitadas por razas ineptas.

Margaret Sanger y sus dos hijos.

El desequilibrio entre el índice de natalidad del "no apto" y el "apto", reconocidamente la mayor amenaza presente para la civilización, nunca se puede rectificar inaugurando una competición de cunas entre estas dos clases. En este tema, el ejemplo de las clases inferiores, la fertilidad de los débiles mentales, de los deficientes mentales, de las clases necesitadas, no se debería sostener para la emulación… Al contrario, el problema más urgente hoy es cómo limitar y desalentar la sobrefertilidad de los mental y físicamente defectuosos.

("The Eugenic Value of Birth Control Propaganda", Birth Control Review, Octubre de 1921, p.5).

* * * * * * * *

Nuestro fracaso en segregar a los idiotas que están aumentando y multiplicándose... demuestra nuestro sentimentalismo temerario y extravagante... [Los filántropos] animan a las secciones más sanas y más normales del mundo a llevar sobre los hombros la carga de la fecundidad irreflexiva e indiscriminada de los otros; lo que trae consigo, y pienso que el lector debe estar de acuerdo, un peso muerto de gasto humano. En vez de disminuir e intentar eliminar las elementos que son los más perjudiciales para el futuro de la raza y del mundo, tiende a convertirlos en una cantidad dominante amenazante... Estamos pagando para, e incluso nos rendimos a, los dictados de una clase de seres humanos cada vez mayor, que engendra sin cesar, seres humanos que nunca deberían haber nacido.

("The Pivot of civilization", 1922. Capítulo The Cruelty of Charity, p. 116, 122 y 189. Swarthmore College Library edition).

* * * * * * * *

La degeneración ya ha comenzado. La eugenesia demuestra que dos tercios de nuestra masculinidad en edad militar son demasiado débiles como para cargar con un fusil; que los débiles mentales, los sifilíticos, los irresponsables y los defectuosos se multiplican sin trabas… que el círculo vicioso de los defectos mentales y físicos, delincuencia y mendicidad es alentado, por el ciego e irreflexivo sentimentalismo de nuestra época, a poblar los asilos, los hospitales y las cárceles. El eugenista ve todas estas cosas y las señala con un coraje totalmente admirable.

("The Pivot of Civilization", 1922, p. 175).

* * * * * * * *

El primer paso sería controlar la producción de retrasados, defectuosos mentales, epilépticos… El segundo paso sería hacer un inventario del grupo secundario, como analfabetos, indigentes, inempleables, criminales, prostitutas, drogadictos; clasificarlos en departamentos especiales bajo protección médica del Gobierno, y segregarlos…

(Plan for peace, "Birth control review", Abril de 1932).


 LOTHROP STODDARD (1883-1950), científico político, periodista, historiador y antropólogo americano. Lothrop fue amigo de, al menos, dos presidentes americanos, e influyó mucho junto con su colega Madison Grant a la hora de sentar las bases de la política migratoria y de definir la necesidad de una "white supremacy". Anti-Comunista. Escribió libros racistas clave como "The rising tide of color against white supremacy" ("La creciente marea de color contra la supremacía blanca") o "The revolt against civilization: the menace of the under man" ("La revuelta contra la civilización: la amenaza del infra-hombre"), o "A gallery of Jewish types" ("Una galería de tipos judíos"). Bajo un punto de vista neutral, dio testimonio de una estancia suya de unos meses en el III Reich, en su libro "Into the darkness", en el cual, sin embargo, se nota su admiración por el Pueblo Alemán y las políticas eugenésicas que entonces se llevaban al cabo en Alemania. Hasta el final, sostuvo que el mayor peligro para la civilización no lo constituían ni los "rojos" ni los "alemanes", sino las razas oscuras.

Lothrop Stoddard.

El brillo de la civilización nos ha cegado hasta tal punto en cuanto a la comprensión de verdades interiores de las cosas, que durante mucho tiempo hemos creído que, mientras una civilización progresaba, la calidad de la estirpe humana encargada de construirla progresaba también. En otras palabras, hemos estado imaginando que veíamos una raza que mejoraba, cuando lo que realmente veíamos era una raza expresándose bajo condiciones que mejoraban. ¡Una peligrosa ilusión, ésta!

("The revolt against civilization: the menace of the under-man", Capítulo I, The burden of civilization).

* * * * * * * *

La rapidez con la que las estirpes de débiles mentales se extienden, y el daño que hacen, está vívidamente ilustrada por numerosos estudios científicos que han sido compilados. Tanto en Europa como en América, estos estudios cuentan la misma historia: individuos débiles mentales segregándose en "clanes", extendiéndose como tumores cancerosos, perturbando la vida social e infectando la sangre de comunidades enteras, y prosperando bajo insensatos esfuerzos para "mejorar su condición", por caridad y otras formas de "servicio social".

Un caso típico es el de la "Familia Juke" [significa "Malo" en griego, obviamente un pseudónimo], que fue investigada por primera vez en 1877 y re-investigada en 1915. Citando el estudio original: 

A partir de un vagabundo vago apodado «Juke», nacido en 1720 en una zona rural de Nueva York y cuyos dos hijos se casaron con cinco hermanas degeneradas, se rastrearon seis generaciones de 1.200 individuos que padecían todo grado de desocupación, vicio, lascivia, pobreza, enfermedad, idiotez, locura y delincuencia. Del total de siete generaciones, 300 murieron durante la infancia; 310 eran indigentes profesionales, mantenidos en casas de limosnas por un total de 2.300 años; 440 estaban físicamente deshechos por su propia «enfermiza maldad»; más de la mitad de las mujeres cayeron en la prostitución; 130 eran criminales convictos; 60 eran ladrones; 7 eran asesinos; sólo 20 aprendieron un oficio, 10 de estos en una prisión del Estado, y todas estas cosas juntas tuvieron un coste estatal de más de 250.000 $ [consideremos la época de la que estamos hablando].

Para el año 1915, el clan había alcanzado su novena generación, y habían engrandecido su maligno historial. Para entonces se trataba de 2.820 individuos, de los cuales la mitad estaban vivos. Entorno al año 1880, los Jukes habían dejado su hogar original y se habían dispersado por todo el país, pero el cambio de entorno no logró ningún cambio material en sus naturalezas, pues aun mostraban "la misma debilidad mental, indolencia, licenciosidad y deshonestidad, incluso cuando no estaban obstaculizados por la fama de su mal nombre y a pesar del hecho de estar rodeados por mejores condiciones sociales". El coste estatal ahora había ascendido a 500.000 $. Como observa el investigador, todo este mal hubiese podido ser evitado impidiendo la reproducción de los primeros Jukes.

("The revolt against civilization: the menace of the under-man", 1922, Capítulo III, The nemesis of the inferior).

* * * * * * * *

El problema de la mejora de la raza consiste en dos fases: la multiplicación de los individuos superiores y la eliminación de los inferiores —en otras palabras, lo exactamente opuesto a lo que está teniendo lugar hoy en día. Estas dos fases de mejora de la raza requieren métodos totalmente diferentes. La multiplicación de los superiores es un proceso de construcción racial; la eliminación de los inferiores es un proceso de limpieza racial… La degeneración sólo puede ser eliminada eliminando a los degenerados… La eugenesia es severa para con las estirpes malas, pero hacia el individuo es siempre amable. Cuando la eugenesia dice "los degenerados deben ser eliminados", no se refiere a los degenerados existentes, sino a su potencial progenie.

("The revolt against civilization: the menace of the under-man", 1922, Capítulo VIII, Neo-Aristocracy).


• Sir JULIAN S. HUXLEY (1887-1975), biólogo, escritor y zoólogo inglés, primer director general de la UNESCO y presidente de la London Zoological Society. Era hermano del célebre escritor Aldous Huxley ("Un mundo feliz"), medio hermano de otro biólogo, Andrew Huxley (Premio Nóbel), hijo del escritor Leonard Huxley y nieto de T. H. Huxley, conocido colega de Darwin.

Sir Julian Huxley.

En el presente, el 20% de la población de Gran Bretaña da a luz al 25% de la siguiente generación; y la media de este 20% no es ni físicamente ni mentalmente tan bueno como el otro 80%. Nos enfrentamos así a un proceso de efectos retrógrados —disgenesia en lugar de eugenesia… Tenemos que dejar de fingir que la mediocridad cómoda sea nuestro ideal… Se nos dice que esto infringe los sagrados derechos del individuo y prejuicia la idea de la libertad personal.

(Noviembre de 1926, Conferencia Norman Lockyer en la British Science Guild).

* * * * * * * *

Una vez que se comprendan en su totalidad las implicaciones de la biología evolutiva, la eugenesia llegará inevitablemente a ser parte de la religión del futuro, o de cualquier complejo de sentimientos que en el futuro tomará el lugar de la religión organizada. No sólo es una sana válvula de escape para el altruismo humano, sino que de todas las válvulas de escape para altruismo, es la más comprensible y la de mayor alcance.

(1941, p.22, citado por Roger Pearson en "The concept of heredity").


• LILLIE E. GOODISON (1860-1947), enfermera australiana y co-fundadora, en 1926, del Family Planning, institución que tenía por objetivo prevenir las enfermedades venéreas y aumentar la educación y concienciación sexual.

Un hombre debería elegir a su mujer. Una esposa elegida por el hombre es más probable que sea una mejor mujer racialmente hablando que una que otros le hayan forzado a elegir…

(Goodison, "What women think on the King’s problem", hablando de la polémica del rey Edward VIII, "Telegraph", 8 de Diciembre de 1936, 8).


 ALFRED GROTJAHN (1869-1931), científico, socialdemócrata y eugenista alemán, conocido por sus propuestas de "higiene social".

Necesitamos no sólo eugenesia, sino aristogenesia. [6]


 OLIVER W. HOLMES, Junior (1841-1935), veterano de la Guerra de Secesión y jurista americano que influyó fuertemente en el estilo del derecho americano, además de servir en la Corte Suprema durante 30 años. En su correspondencia provada, Holmes expresaba sus visiones eugenésicas de una manera bastante más brutal y extremista que en sus intervenciones públicas.

Hemos visto más de una vez que el bienestar público puede llamar a los mejores ciudadanos para que entreguen sus vidas. Sería extraño que no pudiese llamar a aquellos que ya drenan la fortaleza del Estado, para llevar al cabo estos sacrificios menores [esterilización]… Es mejor para todo el mundo si en vez de esperar a ejecutar por crímenes a los hijos degenerados, o dejarles morir de hambre por su imbecilidad, la sociedad puede prevenir aquellos que son manifiestamente inaptos de continuar su especie. El principio que sustenta la vacunación obligatoria es lo bastante amplio como para cubrir el corte de las trompas de falopio… Tres generaciones de imbéciles ya bastan [se refiere a una de las involucradas en el caso "Buck vs. Bell", una retrasada cuya abuela ya fue retrasada, y a la que se proponían esterilizar para cortar su linaje retrasado].

("Buck vs. Bell", sentencia de un caso que instituyó la esterilización de los defectuosos en la Corte Suprema de los Estados Unidos, 1927).

Oliver Wendell Holmes. 


• D. H. LAWRENCE (1885-1930), célebre escritor inglés, polémico en su día por dar descripciones eróticas bastante explícitas, y por describir la ardua vida de los mineros del Norte de Inglaterra, gentes duras y fuertes, sometidos a una rígida selección natural, y cuyos hijos jugaban en las calles en Invierno sin bufanda, riéndose de los blandos niños burgueses, que iban abrigados hasta el cuello. En la cita que viene a continuación, se le ve muy extremista en asuntos de eugenesia negativa.

Si por mí fuese, construiría una cámara de gas tan grande como el Crystal Palace, con una banda de música militar tocando suavemente, y un cinematógrafo funcionando brillantemente; entonces iría a los callejones y las calles principales, y los traería a todos, todos los enfermos, los paralíticos y los lisiados; yo les conduciría amablemente, y me sonreirían cansados y agradecidos, y la banda burbujearía suavemente el "Coro de la Aleluya".

(Citado por J. Carey en "The Intellectuals and the Masses: Pride and Prejudice Among the Literary Intelligentsia, 1880-1939", p.12).

D. H. Lawrence. 


• JEAN DEVANNY (1894-1962), novelista neozelandesa y socialista residente en Australia y obviamente influida por las teorías de Margaret Sanger y por el extraño feminismo australiano, que propugnaba el tener muchos hijos y criarlos según una mentalidad eugenésica.

La esterilización es la extensión lógica del control de natalidad, para incluir aquellos linajes cuya debilidad mental o degeneración excluyen el uso de métodos normales. El control de natalidad entre los tipos superiores debe ser compensado con un control de natalidad obligatorio para los descontrolados, los bestiales, los simples.

("Eugenic reform and the unfit").

Jean Devanny.


 EUGENE PITTARD (1867-1962), laureado catedrático de Antropología suizo de la Universidad de Ginebra.

Ante la ola de seres tarados que, poco a poco, pero de manera continua (las estadísticas lo demuestran), invaden las posiciones ocupadas por los seres sanos, cuantos se preocupan por el porvenir de la raza (higienistas, economistas, hombres de ciencia) se preguntan ansiosamente hacia qué abismo corre la humanidad. La degeneración gradual de la raza no deja de ser un hecho… La eugenesia es la aplicación de las leyes biológicas al perfeccionamiento de la especie humana. ¿Es posible que alguien crea que no hay necesidad de tal mejora? (…) 

Por una mala interpretación de lo que debiera ser selección eficiente, la sociedad hace esfuerzos considerables de todo orden para conservar los tipos inferiores. Nunca han sido tan numerosos como hoy los auxilios sentimentales y económicos que se prestan a las enfermedades físicas y sociales. Los propios estados se esfuerzan —aumentando así las cargas contributivas— en hacer vivir y triunfar (gracias a su activa reproducción) a los degenerados físicos y psíquicos de toda especie, los criminales; todos aquellos que una buena selección debe eliminar.

(Prólogo al libro "What is Eugenics?", de Leonard Darwin, edición de 1930).

Eugene Pittard. 


• HARRY H. LAUGHLIN daba diferentes prioridades a la emigración europea. Primero estaban las de los pueblos germánicos: "teutones" (alemanes del Norte), anglosajones, escandinavos y holandeses. En lo más bajo, se encontraban los chinos. Hitler se inspiró en sus leyes eugenésicas para elaborar la "higiene racial" de su Reich. Laughlin preconizaba la necesidad de esterilizar a un 10% de toda la sociedad americana, los considerados de calidad biológica más inferior. Llegó a ser presidente de la Pioneer Fund, un grupo establecido en 1937 para financiar los proyectos de investigación en asuntos de raza, genética y eugenesia.

Harry H. Laughlin.

La suma total de la libertad humana y la felicidad humana serán, a largo plazo, grandemente promocionadas por procesos eugenésicos que llaman a una eliminación de variedades degeneradas e impedidas de los linajes raciales, y el aumento de los números de los ciudadanos altamente dotados por la Naturaleza con espléndidas cualidades mentales, físicas y morales. El Estado, pues, debe ejercer su indudable derecho y deber de controlar la reproducción humana siguiendo las líneas de la mejora de la raza, y haciéndolo se justifica la toma de medidas que hagan alcanzar el fin deseado, dentro de los márgenes de la Carta de Derechos y los principios humanos.

("Eugenical sterilization in the United States", 1922, p. 319).

* * * * * * * *

La eugenesia práctica es la aplicación de las demostradas leyes de la herencia humana, inmigración, selección de pareja y fertilidad diferencial para que el hombre dirija su propia evolución.

("Organized eugenics" American Eugenics Society,, 1934, p. IV).


• ELSWORTH HUNTINGTON (1876-1947), antropogeógrafo americano, discípulo de William M. Davis, profesor en la Universidad de Yale, explorador y miembro de la Galton Society junto con Madison Grant, Lothrop Stoddard, Henry Fairfield Osborn.

La esterilización hace por la Naturaleza lo que la Naturaleza sola haría de un modo cruel. La religión, la filantropía y la medicina modernas no permiten que los tipos débiles de personas mueran de hambre, pestilencia y enfermedad del antiguo modo desalmado. Por tanto, junto con grandes beneficios, estas agencias traen graves peligros, contra los cuales la esterilización parece ser la mejor protección.

(1935).


• MISAEL BAÑUELOS (1887-1954), médico español, ginecólogo que escribió "Psicología de la feminidad", nordicista que llamó la atención sobre cierta influencia asiática y africana en la Península Ibérica, y profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid. Influenciado por los eugenistas y nordicistas americanos y alemanes, así como por los autores que habían escrito sobre el asunto de la Raza (Gobineau, De Lapouge, Chamberlain, Grant, Günther, Rosenberg, etc.), pensaba que la salvación de Occidente era cuidar la Raza, que sólo los gobiernos nacionalistas estaban en condiciones de llevar al cabo esta tarea y que, de entre ellos, el Gobierno de la Alemania nazi "es el único que ha comprendido, en toda su trascendencia, el valor de la sangre y de la raza". En la España de preguerra, Bañuelos fue de los hombres que admiró a Hitler más incondicionalmente.

Misael Bañuelos.

Forzoso es que toda concepción política progresiva tienda a mejorar la suerte y el número del hombre superior, frente a los inferiores y degenerados.

("Temas de crítica diaria", 1935, pp. 115-116).

* * * * * * * *

Al emparentar, la familia debe tener siempre en cuenta el valor de un nuevo pariente perteneciente a un grupo racial de selección superior que sea bello ejemplar de su raza y además bien dotado intelectualmente y moralmente. Eso vale más miles de pesetas de lo que habitualmente conceden las familias cuando de emparentar se trata.

Es preciso que la humanidad europea y americana adquiera un sentido aristocrático de la vida, dando a la aristocracia un valor biológico, que significa valor anatómico-fisiológico de la persona, y valor psicológico, en las dos grandes esferas de la espiritualidad del hombre: la inteligencia y la conducta. Cuando esto se logre en la vieja Europa, nuevos y más felices tiempos habrán venido para ella.

("Antropología de los españoles", pp. 133-134).


• La AMERICAN GENETICS ASSOCIATION nació de la ABA (American Breeders Association, o Asociación Americana de Reproducción), que fue fundada en 1903. Este comité, que fue activo en la investigación eugenésica, en la promulgación de ciertas leyes y en regulación de la inmigración americana responsable de dejar entrar en el país a grandes cantidades de individuos de ascendencia germánica [7], contó entre sus filas a hombres tan prominentes como Charles Davenport, David S. Jordan, Alexander Graham Bell, Edward L. Thorndike, Henry H. Goddard, Walter E. Fernald, y los fundadores de la Immigration Restriction League (Liga de Restricción de la Inmigración) Robert DeCourcy Ward y Prescott F. Hall.

El tiempo está maduro para un fuerte movimiento público para cortar la marea de la amenaza de degeneración racial… América tiene que protegerse a sí misma contra la inmigración indiscriminada, criminales degenerados y… el suicidio racial.

(Carta enviada a ciudadanos prominentes solicitando apoyo y militancia. La carta también advertía sobre la "completa destrucción de la raza blanca" en el caso de que ésta no siguiese una política de preservación).


 JON ALFRED MJØEN (1860-1939), científico noruego y director del Laboratorio Biológico de Vindern (Oslo).

Hay que diferenciar entre el derecho a la vida y el derecho a dar vida.


• Dr. ALEXIS CARREL (1873-1944), cirujano, eugenista y biólogo francés con firmes creencias religiosas, amén de un verdadero superdotado, célebre por haber inventado el "corazón artificial" y nuevos métodos de sutura de vasos sanguíneos, entre otras cosas. Siguiendo el camino trazado por el clasicismo greco-romano, volvió a integrar el espíritu en la materia, predicó la necesidad de establecer "clases biológicas" sobre las cenizas pisoteadas de las modernas "clases socio-económicas", y defendió la idea de biocracia frente a democracia. Según él, la civilización sólo podía defenderse si las naciones occidentales volvían sus esfuerzos a la mejora del hombre y no del mundo, colocándose bajo el poder de una "élite iluminada" intelectual, científica, militar y mística.

El francés Alexis Carrel, médico, cirujano, filósofo, científico laureado con el Premio Nóbel de Medicina, benefactor de la humanidad, gigante del genio humano, hombre de gran cultura, creencias místicas y profundas convicciones religiosas, que cayó en desgracia después de 1945 por haber apoyado al fascismo y al nazismo.

Como nuestros hermanos inferiores, los cetáceos de los mares polares, o los antropoides que vagan en los bosques tropicales, nosotros formamos parte de la Naturaleza. Estamos sometidos a las mismas leyes que el resto del mundo terrestre. Y en tanto que formamos parte de la Naturaleza debemos, como señalaba Epicteto, vivir conforme a sus órdenes.

("La incógnita del hombre", o "El hombre, ese desconocido", 1935).

* * * * * * * *

Primeramente tener hijos, e hijos de buena calidad, gracias a la puesta en práctica de los principios de la eugenesia. A continuación criar estos hijos de manera que sus potencialidades hereditarias se desarrollen de manera óptima. Por último enseñar a nuestros hijos las cualidades morales e intelectuales indispensables para el éxito en la vida social, pues el futuro de la raza, su felicidad o desgracia, depende del valor de la familia y del de la comunidad. 

("La incógnita del hombre").

* * * * * * * *

Es necesario hacer una elección. La inutilidad de nuestros esfuerzos para mejorar los individuos de mala calidad es evidente. Vale más acrecentar aquellos que son de buena calidad. Las masas se aprovechan siempre de las ideas y de las invenciones de la élite y de las instituciones creadas por ésta. Es preciso abandonar la peligrosa idea de restringir a los fuertes, acrecentar a los débiles y hacer populares a los mediocres… La eugenesia voluntaria conducirla no solamente a la producción de individuos más fuertes, sino también a la de familias en las que la resistencia, la inteligencia y el coraje fueran hereditarias. Estas familias constituirían una aristocracia, de donde saldrían probablemente hombres de élite. Y el establecimiento por la eugenesia, de una aristocracia biológica hereditaria sería una etapa importante hacia la solución de los problemas actuales.

* * * * * * * *

La ciencia del hombre engendra necesariamente una "antropotecnia". Y esa antropotecnia hará para el hombre lo que la tecnología ha hecho para los aviones. Puede ser que construya, un día, individuos tan superiores a nosotros mismos como los aparatos modernos lo son al biplano en el cual los hermanos Wright volaron por primera vez.

* * * * * * * *

El Gobierno alemán ha tomado medidas enérgicas contra la propagación de los defectuosos, los enfermos mentales y los criminales. La solución ideal sería la supresión de cada uno de estos individuos tan pronto como se haya demostrado peligroso.

(Introducción a la edición alemana de "La incógnita del hombre").

* * * * * * * *

Los hombres no pueden seguir adelante el curso actual de la civilización moderna. Porque están degenerando. Se han dejado fascinar por la belleza de las ciencias de la materia inerte. No han comprendido que sus cuerpos y su consciencia están sujetos a leyes naturales, más obscuras, pero tan inexorables como las leyes del mundo sideral. Tampoco han comprendido que no pueden transgredir esas leyes sin ser castigados.

("La incógnita del hombre", Prefacio).

* * * * * * * *

La longevidad sólo es de desear si aumenta la duración de la juventud, pero no la de la vejez. Alargar el periodo senil sería una calamidad. Un anciano que no puede valerse a sí mismo es un estorbo para su familia y para la comunidad. Si todos los hombres llegasen a los cien años, los miembros jóvenes de la población no podrían soportar una carga tan pesada. Antes de intentar prolongar la vida debemos descubrir los métodos de conservar las actividades mentales y orgánicas hasta el día antes de morir. Es preciso no aumentar el número de los enfermos, de los paralíticos, de los débiles y de los dementes. Además, no sería prudente dar a todo el mundo una larga existencia. Es bien conocido el peligro de aumentar la cantidad de seres humanos sin tener en cuenta su calidad. ¿Por qué habrían de añadirse todavía más años a la vida de personas que son desgraciadas, egoístas, estúpidas e inútiles?

("La incógnita del hombre, Capítulo V, 5).

* * * * * * * *

La civilización moderna, con la ayuda de la higiene, el confort, la buena comida, la vida fácil, los hospitales, los médicos y las enfermeras, ha permitido vivir a muchos individuos de calidad mediocre. Estos seres enclenques y sus descendientes contribuyen en gran medida a la debilitación de las razas blancas. Quizá deberíamos renunciar a esta forma artificial de salud y perseguir exclusivamente la salud natural, que proviene de la excelencia de las funciones de adaptación y de la resistencia innata a la enfermedad.

("La incógnita del hombre", Capítulo VI, 7).

* * * * * * * *

La ley de la lucha por la vida debe ser obedecida por encima de todas las leyes. La degeneración y del alma es el precio que pagan los individuos y las razas que han olvidado la existencia de esa ley.

("La incógnita del hombre", Capítulo VI, 13).

* * * * * * * *

Aparentemente no existe adaptación posible a la agitación incesante, a la dispersión intelectual, al alcoholismo, a los excesos sexuales precoces, al ruido, al aire contaminado y a los alimentos adulterados. Si esto es así, debemos modificar nuestro género de vida y nuestro medio ambiente, aun a costa de una revolución destructora. Después de todo, el propósito de la civilización no es el progreso de la ciencia y de las máquinas, sino el progreso del hombre.

("La incógnita del hombre", Capítulo VI, 13).

* * * * * * * *

Sería preciso hacer una selección entre la multitud de seres humanos. Ya hemos dicho que la selección natural hace tiempo que no desempeña su papel. Que muchos individuos inferiores han sido conservados gracias a los esfuerzos de la Higiene y de la Medicina. Pero no podemos prevenir la reproducción de los débiles cuando no son ni locos ni criminales. Ni destruir los niños enfermizos o defectuosos como hacemos con los cachorros encanijados de una camada de perros. El único modo de obviar el desastroso predominio de los débiles es desarrollar a los fuertes. Nuestros esfuerzos para volver normales a los inservibles son evidentemente inútiles. Deberíamos, pues, volver nuestra atención hacia el fomento del óptimo desarrollo de los aptos. Porque el rebaño siempre se aprovecha de las ideas y de las invenciones de la élite. En lugar de nivelar las desigualdades orgánicas y mentales, deberíamos aumentarlas y construir grandes hombres. Debemos separar aquellos niños dotados de grandes potencialidades y desarrollarlos lo más completamente posible. Y dar de este modo a la nación una aristocracia no-hereditaria. Estos niños pueden encontrarse en todas las clases sociales, aunque los hombres distinguidos aparecen con mayor frecuencia en las familias inteligentes que en las otras. (…)

Ya desde su origen, los siervos y señores habían nacido siervos y señores. Hoy, los débiles no deberían ser mantenidos en la riqueza y en el poder. Es imperativo que las clases sociales sean sinónimo de clases biológicas. Todo individuo debe elevarse o descender al nivel a que se ajusta la calidad de sus tejidos y de su alma. Debe ayudarse a la ascensión social de aquellos que poseen los mejores órganos y los mejores espíritus. Cada uno debe ocupar su lugar natural. Las naciones modernas se salvarán desarrollando a los fuertes, no protegiendo a los débiles.

("La incógnita del hombre, Capítulo VIII, 6).

* * * * * * * *

La eugenesia es indispensable para la perpetuación de los fuertes. Una gran raza debe propagar sus mejores elementos. (…)

La Eugenesia puede ejercer una gran influencia sobre el destino de las razas civilizadas (…) pide el sacrificio de muchos individuos. (…)

Debemos contentarnos con facilitar la unión de los mejores elementos de la raza merced a la educación y a ciertas ventajas económicas. El progreso de los fuertes depende de las condiciones de su desarrollo y la posibilidad acordada a los padres de transmitir a su progenie las cualidades que han adquirido en el curso de su existencia. (…)

Las mujeres han de recibir una educación superior, no para ser doctoras, abogadas o catedráticas, sino para educar a sus hijos para ser seres humanos de calidad superior.

La libre práctica de la eugenesia podría conducir no solamente al desarrollo de individuos más fuertes, sino a ramas dotadas de mayor resistencia, inteligencia y valor. Estas ramas constituirían una aristocracia de la cual saldrían grandes hombres. 

("La incógnita del hombre", VIII, 7).

* * * * * * * *

Dijérase que las modernas organizaciones de negocios y la producción en masa son incompatibles con el desarrollo completo del ser humano. Si esto es así entonces es la civilización moderna y no el ser humano lo que debe desaparecer.

("La incógnita del hombre", VIII, 12).


• JEAN ROSTAND (1894-1977), biólogo y filósofo francés, seguidor de Alexis Carrel, elegido para la Academie Française en 1959 y galardonado con el Premio Kalinga en 1960.

La medicina, la cirugía, la higiene, la filantropía, la asistencia social, tienen como consecuencia hacer sobrevivir y procrear a una serie de individuos mal adaptados desde el punto de vista genético, a aquellos que la libre Naturaleza habría eliminado o, al menos, excluido de la reproducción. Se quiera o no, la medicina cultiva la enfermedad. Hay una contradicción esencial entre el bienestar individual y el bien genético. La civilización, clemente con los genes defectuosos, provoca el surgimiento del mal biológico. Genéticamente, estamos pagando a muy alto precio el progreso médico y social.

Jean Rostand. 


 HERMANN J. MULLER (1890-1967). Biólogo, zoólogo y genetista americano, socio de Sir Julian Huxley y Premio Nóbel de Medicina en 1946.


No hay ningún status quo permanente en la naturaleza; todo es el proceso de ajuste y reajuste, o sea el fracaso eventual. Pero el hombre es el primer ser desarrollado en la tierra que tiene el poder de notar estos cambios, y, si quiere, girarlos en su propia ventaja, calcular métodos genéticos, ideas eugenésicas, sí, para inventar nuevas características, órganos y sistemas biológicos que llevarán hacia adelante los intereses, la felicidad, la gloria del divino ser cuyos pobres presagios somos nosotros, las actuales criaturas afligidas. 

(1935, sacado de "Muller, crusader for human betterment", R. M. Sonneborn, 1968, Science, 162, 772-776).

Hermann J. Muller.


• Coronel ANTONIO VALLEJO-NÁJERA (también escrito Nágera, 1889-1960), psiquiatra español y jefe de los servicios sanitarios del Ejército. Predicó la necesidad de instaurar un "militarismo social, que quiere decir orden, disciplina, sacrificio personal, puntualidad en el servicio, porque la redoma militar encierra esencias puras de virtudes sociales, fortaleza corporal y espiritual" [8]. También mantuvo que para regenerar la raza en España era necesaria "la militarización de la escuela, de la Universidad, del taller, del café, del teatro, de todos los ámbitos sociales", además de un plan de esterilización de los inaptos y promoción de los aptos mediante ayudas estatales y exención de impuestos por cada hijo, tomando como ejemplos las escuelas eugenésicas de Estados Unidos, Inglaterra, Alemania (de la que defendía su "higiene de la raza") y Suecia. Una de sus innovaciones consistió en estudiar bajo el punto de vista psiquiátrico a grupos de marxistas, tras lo cual concluyó que el marxismo era el resultado de un transtorno mental y que valdría la pena pensar en esterilizar a algunos elementos marxistas cuya enfermedad no era transitoria. Su principal obra en este sentido es "Eugenesia de la Hispanidad y regeneración de la raza". Vallejo-Nájera perteneció, pues a una tradición eugenésica bastante desconocida, y de la que también fueron miembros el mencionado Redondo y Carranceja y J. Medina (autor de "Herencia y Eugenesia", 1932).

El Coronel Vallejo-Nájera como jefe de los servicios psiquiátricos del Ejército en tiempos de Franco.

Propúgnase la esterilización ante el gran número de inferiores intelectuales o morales, inferioridades transmisibles hereditariamente. Dicen los técnicos suecos que la civilización moderna actúa en el sentido de degenerar las razas, peligro que todavía aumenta por la gran fertilidad de los débiles mentales. El progreso de un pueblo depende de que la mayoría de la población reciba sus disposiciones hereditarias de una gran masa de individuos sanos. Si hasta ahora se habían preocupado los Estados de aumentar la natalidad sin tener en cuenta la calidad, en lo sucesivo ha de procurarse el exclusivo incremento de las familias compuestas de individuos sanos. De esta eugenesia constructiva y positiva han de esperarse resultados superiores a los proporcionados por métodos negativos y reprobables. Sin embargo, una amplia política eugénica ha de valerse de todos los medios posibles, tanto de la prohibición de matrimonios entre personas taradas psíquicamente, como de su reclusión en establecimientos manicomiales. Pero la esterilización es el medio más seguro de impedir la procreación de indeseables. Constituye un derecho y un deber del Estado proteger, de la mejor manera posible, a las generaciones futuras contra el peligro que representa la procreación ilimitada de individuos degenerados. Por eso debe autorizarse la esterilización de los tarados psíquicos, regulada tal esterilización mediante prescripciones legales.

("Ilicitud científica de la esterilización eugénica", Acción Española, Madrid, 1 de Enero de 1932, Tomo I, Número 2).

* * * * * * * *

Agradezcamos a Nietzsche la resurrección de las ideas espartanas acerca del exterminio de los inferiores orgánicos y psíquicos, de los que llaman parásitos de la sociedad. La sociedad moderna no admite tan crueles postulados en el orden material, pero en el moral no se arredra en llevar a la práctica medidas incruentas que coloquen a los tarados biológicos en condiciones que imposibiliten su reproducción y transmisión a la progenie de las taras que les afectan El medio más sencillo y fácil de segregación consiste en internar en penales, asilos y colonias a los tarados, con separación de sexos.

("Eugenesia de la Hispanidad y regeneración de la raza", 1937).

* * * * * * * *

Repítese insistentemente que la civilización es la causante de la degeneración de las razas, por transformar las características de domesticación en características de degeneración, conservándose en esta forma variantes extremas que se habrían eliminado por selección natural. Tal decadencia es, en cierta medida, de origen hereditario, pues los esfuerzos de la higiene y de la medicina han conservado progenitores cuyas condiciones biológicas son de mala cualidad para la generación, debilitándose la raza por la pervivencia de tales reproductores.

("Eugenesia de la Hispanidad y regeneración de la raza", 1937, p.117).

* * * * * * * *

Absurdo sería un programa de mejoramiento de la raza por la simple eliminación de los indeseables. Necesitamos mejorar los más aptos para el perfeccionamiento de la raza, lo que requiere una previa selección. Enfrente de la selección natural resultante de los gobiernos oligárquicos o aristocráticos tenemos la selección artificial, posible solamente en los países de organización socialista. La experiencia está a favor de la selección natural, de la aristocrática, que favorece a los superdotados al mismo tiempo que a los inferiores biológicos, aunque sin perjudicarlos.

("Eugenesia de la Hispanidad y regeneración de la raza", 1937, Cap. VIII, p.119).

* * * * * * * *

La selección es un fenómeno natural que el hombre debe favorecer con su ingenio.

("Eugenesia de la Hispanidad y regeneración de la raza", 1937, Cap. VIII, p.119).

* * * * * * * *

La experiencia demuestra que la degeneración de una raza sobreviene por contraselección, cuando se limita la natalidad de los normales y vigorosos y aumenta la de los deficientes físicos y psíquicos.

("Eugenesia de la Hispanidad y regeneración de la raza", 1937, Cap. VIII, p.119).




EL III REICH

El mundo se moría de judaísmo y de esa enfermedad del judaísmo que es la fe en Jesús; nosotros le enseñamos la violencia y la fe de la espada.
(Jorge Luis Borges, "Deutsches Requiem").

La Alemania hitleriana fue la culminación de todos los procesos que hemos visto, y fue en los juegos olímpicos de Berlín 1936 donde los alemanes se consagraron como defensores de la salud y anunciaban su compromiso para con la cultura del cuerpo. Los nazis no sólo aplicaron todos estos principios, sino que además guerrearon con las armas en la mano contra la barbarie igualitaria y anti-evolutiva, entonces encarnada en la URSS. Los poderosísimos círculos judíos de París, Londres y Nueva York movieron sus resortes y pusieron en marcha una propaganda demagógica que puso a la opinión pública en contra de Alemania, mientras la URSS sojuzgaba toda Asia y toda Europa del Este matando a millones de personas inocentes. Así traicionada, Alemania guerreó hasta el final en mil frentes, contra un enemigo que la superaba en número con diferencia. Toda Europa Central fue devastada por el odio y Alemania perdió la II Guerra Mundial.

La II Guerra Mundial marcó un antes y un después. Antes del Reich, se hablaba de estas cosas sin miedo. Durante el Reich, fueron aplicadas a rajatabla. Y después del Reich, los fariseos de las finanzas y los medios de comunicación hicieron rodear todo lo eugenésico y genético de una niebla políticamente incorrecta. Además de los hombres aquí citados, podemos mencionar otros científicos prominentes que tuvieron un destacado papel en la elaboración del ideario eugenésico nazi (conocido como Rassenhygiene, o "higiene racial"), como por ejemplo Fritz A. Lenz, Erwin Baur, Alfred Plötz, Ernst Rüdin y Ernst Häckel.

Congreso de Nuremberg de 1934.


• No quisiera comenzar esta lista de citas sin mencionar, a modo de intro, a LEON F. WHITNEY, veterinario americano, entrenador de perros, psicólogo canino y secretario de la American Eugenics Society,además de autor de "The basis of breeding" ("Las bases de la reproducción"), un libro sobre eugenesia destinado al público profano en la materia. Esta cita viene a expresar la opinión de muchos eugenistas de su tiempo: que el III Reich era el primer Estado en llevar de la teoría a la práctica todos los postulados de casi un siglo de debate eugenésico. Esta cita, de 1934, fue pronunciada el mismo año en el que Whitney propuso la esterilización de 10 millones de americanos "defectuosos" —en una época en la que Estados Unidos tenía 126 millones de habitantes.

Muchos hombres y mujeres inteligentes tanto de Inglaterra como de América han estado trabajando laboriosamente desde hace mucho, para conseguir algo muy parecido a lo que Hitler ahora ha hecho obligatorio.


• También quiero citar al periódico australiano SYDNEY MORNING HERALD, que ofrece la opinión de otro país con una importante influencia eugenista, antes de que la prensa —como es sabido dominada por judíos— desplegase sus vastos medios manipuladores para invertir la opinión pública y hacerla hostil a Alemania.

[La ley de esterilización del Reich] Se aplicará a los sufridores de alcoholismo crónico, debilidad mental, locura, epilepsia, baile de San Vito, ceguera, sordera, retraso mental o deformidad. El Doctor Lenz, Profesor de Eugenesia, ensalzó a Herr Hitler como un no-bebedor y no-fumador. Dijo que la prohibición de alcohol y tabaco incrementaría la salud pública y la eficiencia.

("Germany: sterilization of the unfit", 25 de Octubre de 1933, 13 a).


• HANS F. K. GÜNTHER (1891-1968), antropólogo y profesor en las Universidades de Jena, Berlín y Friburgo, y pionero nordicista que, aunque falló en pequeños detalles, acertó en infinidad de asuntos de gran importancia y dejó un camino abierto, por ejemplo, en lo tocante a la Eugenesia, a la sangre nórdica en Grecia y Roma, o al romanticismo pagano-germánico. Sentando las bases del pensamiento racial nacionalsocialista, y uniéndose al NSDAP en 1932, tuvo una influencia importante en la doctrina racista del III Reich, siendo respetado también fuera de las fronteras alemanas, en ambientes académicos del Reino Unido y de los Estados Unidos. En 1935 Günther fue declarado "Orgullo del NSDAP" y en 1940 el mismísimo Hitler le concedió la Medalla Goethe de arte y ciencia. Tras la II Guerra Mundial, pasó 3 años internado en un campo de concentración aliado hasta que fue puesto en libertad, ya que no había participado en "actos criminales". A lo largo de su vida posterior jamás se retractó de sus enseñanzas: publicó en 1951 un libro dando directrices para la elección de un cónyuge y en 1959 otro advirtiendo de que en Europa las personas más estúpidas se reproducían más rápidamente que las inteligentes, y que ese proceso tenía que ser atajado mediante una "planificación familiar". Günther contribuyó en la organización de la Northern League (una organización nordicista) y negó el "holocausto" judío hasta su muerte.

Hans F. K. Günther, antropólogo con enormes conocimientos de Historia y cultura clásica y con una amplia formación humanista, además de prototipo de nordicista con profundas convicciones religiosas de tipo pagano.

La enseñanza de la genética que nos dice: "El valor de un hombre como sujeto es distinto a su valor como procreador", debe inspirar cada una de nuestras consideraciones. Existieron y existen individuos portadores de una herencia biológica de mala calidad, que han sabido dar al pueblo alemán altos valores espirituales, lo cual no es óbice para que ninguna persona astuta les augurase una buena descendencia.

("Rassenkunde des Deutschen Volkes", 1922).

* * * * * * * *

En la milenaria cría de animales, el hombre siempre ha partido del concepto de la fuerza que significa la herencia y que una cría de mejoramiento sólo puede ser alcanzada mediante la segregación de los animales capaces de los menos capaces, y permitiendo la reproducción sólo a los mejores de determinada especie.

("Pueblo y Estado, herencia y selección").

* * * * * * * *

La convicción de la fuerza de la herencia puede haber sido debilitada por la penetración de las ideas cristianas, con su acentuación de la separación del cuerpo y del alma, del espíritu y de la carne. (…)

La herencia misma llegó a ser algo que en cierta medida pertenecería sólo a áreas inferiores de la vida y que el "espíritu" podía soslayar.

Tales conceptos se oponen aun hoy al avance de la investigación de la salud hereditaria… suelen oponer el argumento de que para un pueblo no revisten importancia alguna huesos más fuertes y músculos más poderosos o la salud del cuerpo solamente.

("Pueblo y Estado, herencia y selección").

* * * * * * * *

No debemos tener reparos en expresar el hecho desagradable para muchas personas cultas de nuestros días: que para el ser humano valen fundamentalmente las mismas leyes vitales que para el animal. Es un ulterior efecto de la separación medieval-eclesiástica de cuerpo y alma, de carne y espíritu, que en la actualidad más de una persona culta, ante la doctrina de la salud hereditaria, hable despectivamente de "acaballadero", "cría de animales" o "cría de perros". A mí nunca me ha parecido plausible que el animal sea algo tan bajo que no pueda autorizarse una comparación con el hombre.

("Pueblo y Estado, herencia y selección").

* * * * * * * *

Un ennoblecimiento de nuestro pueblo sólo puede ser preparado mediante la riqueza de niños hereditariamente mejores en todas las clases sociales.

Los recursos financieros estatales empleados en la instrucción de elementos sin dotes e imbéciles, disminuirán el nivel cultural de un pueblo —que estriba justamente en las predisposiciones hereditarias y en su acrecentamiento o merma— hasta que no se haya realizado la esterilización legal de los imbéciles. De tal modo las grandes sumas de dinero que hoy sirven al descenso del nivel cultural quedarán libres, por ejemplo, también para subsidios por hijos a las familias económicamente débiles con buenas predisposiciones hereditarias, es decir, a familias que a pesar de sus buenas predisposiciones hereditarias, han llegado a caer en un estado de necesidad. (…)

Ciertamente la idea de la igualdad y de la transformación de todos los hombres ha tenido un efecto nivelador; probablemente también ha tenido aquí y allá una acción reconciliadora; ha beneficiado a individuos, pero ha perjudicado a la Totalidad por la distensión y nivelación que ha traído. 

("Pueblo y Estado, herencia y selección").

* * * * * * * *

Ya no se puede negar seriamente que para el destino de todos los seres vivientes no es decisivo el mundo circundante, sino las predisposiciones hereditarias. (…) Para el logro de nuestra meta queda únicamente el camino darwinista, es decir, la selección y el descartamiento respectivamente: el aumento de niños de alto valor hereditario en todas las clases sociales, y la disminución o carencia de niños hereditariamente inferiores en todas las clases sociales. Mientras las diversas formas de ayuda social no sean unidas a la esterilización legal de los hereditariamente inferiores, todo amparo aumentará precisamente los males que presuntamente quiere evitar. La mejora del entorno, aunque pueda tener significado para el individuo, sin la simultánea esterilización legal de los hereditariamente inferiores, constituirá una ayuda para la reproducción de troncos hereditarios que finalmente pueden gravar sobre un Estado hasta hacerlo sucumbir. También el derecho al voto múltiple para padres de familia, tal como recientemente ha sido propuesto por un ministro del Reich, podría ser realizado como medida sensata cuanto antes —y eso durante muchos años antes— se hubiera introducido la esterilización legal de los hereditariamente inferiores. Hoy día, según las correspondientes investigaciones, sucede que en Alemania los niños en edad escolar que por falta de capacidad deben ser educados en escuelas auxiliares, poseen en término medio el mayor número de hermanos; de lo que se desprende con qué clase de padres de familia se impone contar y a qué valoración estaría sujeto tal derecho a voto múltiple para padres de familia en la actualidad.

("Pueblo y Estado, herencia y selección").

* * * * * * * *

Los subhombres son los hereditariamente inferiores, los socavadores de la cultura, los negadores de los valores. Pero por otro lado también recordemos que en muchos casos hay seres humanos que como individuos son de alto valor, pero que pueden ser de valor inferior como portadores de una herencia… es necesario aprender a distinguir entre el valor de un ser humano como individuo y su valor como portador de herencia.

("Pueblo y Estado, herencia y selección").

* * * * * * * *

Sobre todo a la juventud femenina hereditariamente capaz es necesario decirle, frente a la actual patraña de la instrucción, que para el Pueblo Alemán significa mucho más que una joven hereditariamente de alto valor, después de la correspondiente elección del cónyuge, vea renacer sus cualidades hereditarias en un grupo de hijos propios, y no que mediante el cultivo de sus diversas capacidades particulares siga hasta el fin la senda académica de la carencia de hijos. 

("Pueblo y Estado, herencia y selección").

* * * * * * * *

El hombre, prestando atención a las disposiciones hereditarias del cuerpo y del alma, a la raza y a la virtud hereditarias, honra el orden divino del Cosmos.

("Humanitas - Platón, custodio de la vida").


• ADOLF HITLER (1889-1945). Mucho se ha hablado y se ha especulado entorno a Hitler y su Eugenesia. No se va a escribir nada nuevo sobre él, simplemente se planteará una pregunta antes de dejarlo hablar definitivamente: ¿cuántos de quienes lo critican realmente se han tomado la molestia de conocer sus opiniones de primera mano? Si tan equivocado estaba Hitler, ¿por qué ese miedo a leer lo que dejó escrito de su puño y letra (ya no hablemos de sus discursos)? Precisamente con tal idea de despejar las incógnitas sobre su doctrina, Hitler fue elaborando, en la cárcel, su "Mein Kampf" ("Mi Lucha"). Cualquiera que pretenda rebatir u odiar a Hitler, antes deberá leer este libro.

Adolf Hitler.

Los pecados de los padres se pagan hasta la décima generación. Una verdad que se refiere exclusivamente a los crímenes contra la sangre y contra la raza.

("Mi Lucha", Volumen I, Capítulo X).

* * * * * * * *

Es un contrasentido el dar a enfermos incurables la posibilidad constante, por decirlo así, de contagiar a los sanos. ¿Qué sentimiento de humanidad es ése según el cual por no hacer daño a uno solo se deja que otros cien sucumban?

("Mi Lucha", Volumen I, Capítulo X).

* * * * * * * *

[El sionismo] No quiere ver una generación sana y robusta, desea solamente un rebaño contaminado y apto para ser sojuzgado.

("Mi Lucha", Volumen I, Capítulo XI).

* * * * * * * *

Un Estado de concepción racista tendrá, en primer lugar, el deber de sacar al matrimonio del plano de una perpetua degradación racial y consagrarlo como la institución destinada a crear seres a imagen del Señor y no monstruos, mitad hombre, mitad mono. (…)

Es deber del Estado Racista reparar los daños ocasionados en este orden. Tiene que comenzar por hacer de la cuestión de la Raza el punto central de la vida general; tiene que velar por la conservación de su pureza y tiene también que consagrar al niño como el bien más preciado de su pueblo. Está obligado a cuidar de que sólo los individuos sanos tengan descendencia. Debe inculcar que existe un oprobio único: engendrar estando enfermo o siendo defectuoso, y debe ser considerado un gran honor el impedir que esto acontezca; pero en este caso hay una acción que dignifica: renunciar a la descendencia. Por el contrario, deberá considerarse execrable el privar a la Nación de niños sanos. El Estado tendrá que ser el garante de un futuro milenario, frente al cual nada significan el deseo y el egoísmo individuales. El Estado tiene que poner los más modernos recursos médicos al servicio de esta necesidad. Todo individuo notoriamente enfermo y efectivamente tarado, y como tal, susceptible de seguir transmitiendo por herencia sus defectos, debe ser declarado inapto para la procreación y sometido a tratamiento esterilizante. Por otro lado, el Estado tiene que velar porque la fecundidad de la mujer sana no sufra restricciones como consecuencia de la pésima administración económica de un régimen de gobierno que ha convertido en una maldición para los padres la dicha de tener una prole numerosa. Se debe liberar a la Nación de esa indolente y criminal indiferencia con que se trata a las familias numerosas y en lugar de eso ver en ellas la mayor felicidad de un pueblo. Las atenciones de la Nación deben ser más en favor de los niños que de los adultos.

Aquél que físicamente no es sano, no debe ni puede perpetuar sus males en el cuerpo de su hijo. Enorme es el trabajo educativo que pesa sobre el Estado Racista en este orden, pero su obra aparecerá un día como un hecho más grandioso que la más gloriosa de las guerras de ésta nuestra época burguesa. El Estado, por medio de la educación, tiene que persuadir al individuo de que estar enfermo y ser físicamente débil no constituye una afrenta, sino simplemente una desgracia digna de compasión; pero que es un crimen y, por consiguiente, una afrenta, trasmitir por propio egoísmo esa desgracia a seres inocentes. Por el contrario, es una prueba de gran nobleza de sentimientos, del más admirable espíritu de humanidad, que el enfermo renuncie a tener hijos suyos y consagre su amor y su ternura a algún niño pobre, cuya salud le dé la esperanza de vivir y ser un miembro de valor en una comunidad fuerte. En esa obra de educación el Estado debe coronar sus esfuerzos tratando también el aspecto intelectual. El Estado deberá obrar prescindiendo de la comprensión o incomprensión, de la popularidad o impopularidad que provoque su modo de proceder en este orden.

Sólo una prohibición, durante seis siglos, de procreación de los degenerados físicos y mentales no sólo liberaría a la Humanidad de esa inmensa desgracia sino que produciría una situación de higiene y salubridad que hoy parece casi imposible. Si se realizara con método un plan de procreación de los más sanos, el resultado sería la constitución de una raza que portará en sí las cualidades primigenias perdidas, evitando de esta forma la degradación física e intelectual del presente. (…)

Apoyada en el Estado, la ideología racista logrará a la postre el advenimiento de una época mejor, en la cual los hombres se preocuparán menos de la selección de perros, caballos y gatos que de levantar el nivel racial del hombre mismo. Una época en la cual los enfermos, reconociendo su desgracia, renuncien silenciosamente, en tanto que los otros, los sanos, den gozosos su tributo a la descendencia.

Que esto es factible, se prueba en un mundo donde cientos de miles se imponen voluntariamente al celibato, sin otro compromiso que el precepto de una religión.

¿No será posible esa renuncia, si en lugar del voto religioso se colocara la advertencia de que se debe poner un dique al envenenamiento de la raza y dar al mundo sólo criaturas sanas, hechas "a la imagen y semejanza del Creador"?

("Mi Lucha", Volumen II, Capítulo II).

* * * * * * * *

Se impone el trabajo de favorecer, en el seno de la colectividad, a los elementos de más valor, desde el punto de vista racial y cuidar sobre todo de su alimentación.

Una ideología que, rechazando el principio democrático de la masa, aspira a consagrar este mundo en favor de los mejores, es decir, del hombre superior, está lógicamente obligada a reconocer también el principio aristocrático de la selección dentro de cada Nación, garantizando así el gobierno y la máxima influencia de los más capacitados en sus respectivos pueblos. Esta concepción se funda en la idea de la personalidad y no en la de la mayoría.

("Mi Lucha", Volumen II, Capítulo II).

* * * * * * * *

Esparta debe ser considerada como el primer Estado völkisch. El abandono de los bebés enfermos, débiles o deformes por parte de los espartanos era más humanitario y, en realidad, mil veces más humano que la lamentable locura de nuestro tiempo presente, en que los sujetos más enfermizos son preservados a cualquier precio, siguiendo a esto la crianza de una raza de degenerados lastrados con la enfermedad. 

("Conversaciones").

* * * * * * * *

Nosotros debemos tratar de valorar los rasgos mas preciosos del pueblo y de cultivarlos y desarrollarlos, y debemos encontrar los medios de prevenir la propagación de todas las tendencias malas, inferiores, criminales y decadentes, y todas las enfermedades congénitas lamentables, del pueblo.

Más importantes aun, debemos educar a los jóvenes en la belleza del movimiento, la belleza del cuerpo y la belleza del espíritu. El atletismo, el desarrollo personal, el entrenamiento físico, las competiciones públicas, y el resurgimiento de las representaciones artísticas basadas en los modelos griegos, contribuirán a que las chicas sepan cómo debe ser el hombre que las merezca, y también a que los muchachos sepan cómo es la mujer ideal. Le darán la espalda voluntariamente al juego de muñecas coquetas, con cabellos teñidos, rostros pintados, gruesos labios y uñas rojas.

Y un elevado "sí" selectivo se transformará más importante a medida que nos parezcamos al PUEBLO en una entidad única. Desde la primera edad, la guardería, la escuela elemental, la Juventud Hitleriana y la Liga de Chicas Alemanas, todas las clases deben unirse. Ninguna distinción debe ser aceptada entre los ricos y los pobres, entre la ciudad y la campiña, entre el empleador y el empleado. En su lugar solo debe de haber distinción entre respetable y no respetable, amigable o no, entre honesto y deshonesto, entre la verdad y la mentira, entre el coraje y la cobardía y entre salud y la enfermedad.

(Citado por Otto Wagener en "Hitler: memorias de un confidente").

* * * * * * * *

Ahora que conocemos las leyes de la herencia, es posible prevenir en gran medida que los seres enfermizos e impedidos vengan a este mundo.

He estudiado con gran interés las leyes de varios Estados americanos dedicadas a impedir la reproducción de personas cuya progenie no sería de valor alguno o sería perniciosa para el linaje racial. Estoy seguro de que, ocasionalmente, ocurren errores como resultado. Pero la posibilidad de exceso y de error aun así no es una demostración de la incorrección de estas leyes.

(Citado por Otto Wagener en "Hitler: memorias de un confidente").


• ALFRED ROSENBERG (1893-1946), miembro de la Thule Gesellschaft, ideólogo nacionalsocialista, jefe del Servicio de Asuntos Extranjeros del NSDAP,  y jefe del Ministerio del Reich para los territorios del Este ocupados. Fue ahorcado en los juicios de Nuremberg de 1946.

El Vaticano de nuevo se ha dado a conocer como el enemigo más amargo de la reproducción mejorada de los biológicamente valiosos, y como el protector de la preservación y propagación de los inferiores… Establecer la propagación ilimitada de idiotas, hijos de sifilíticos, alcohólicos y locos como doctrina moral cristiana es indudablemente el cénit de un pensamiento hostil a la Naturaleza y al Pueblo. Hoy, nosotros hemos declarado que esto es imposible. En realidad, no representa otra cosa que el necesario desagüe de ese sistema racialmente caótico forjado por el dogma sirio-africano-romano. Por lo tanto, todo europeo a quien le gustaría ver su pueblo física y espiritualmente sano, y que defiende la postura de que los idiotas y los enfermos incurables infectan su nación, deberá permitirse a sí mismo el ser representado, según las enseñanzas romanas, como anticatólico, como un enemigo de la doctrina moral cristiana. Y deberá elegir entre si él es el Anticristo, o si el Fundador de la Cristiandad realmente puede haber concebido Él mismo —como dogma— la reproducción ilimitada de todas las clases de tipos inferiores. Esto es lo que Su representante [se refiere al Papa de la época, Pío XI] demanda atrevidamente.

("El mito del Siglo XX", Libro Tres, Capítulo IV).

Alfred Rosenberg. 


 WALTHER DARRÉ (1895-1953), Ministro de Alimentación, Agricultura y Abastecimientos del Reich,  Jefe de los Campesinos Alemanes, Director de la Oficina SS de la Raza y Reasentamiento, notorio nordicista, cofundador de laAhnenerbe, y promotor de la idea racial y geopolítica de Blut und Boden (sangre y suelo). El fragmento que he escogido habla sobre la necesidad de dividir a la población femenina en clases biológicas según su calidad. En mi opinión esta política es errada, porque quienes deben ser "divididos" y jerarquizados son los varones, y las mujeres "distribuidas" conforme a la división masculina —pero ese es un asunto en el que abundaré en otra ocasión, lo que interesa aquí es comprobar la presencia de una eugenesia tanto negativa como positiva.


CLASE I.- A ella pertenecen todas las muchachas cuyo matrimonio parece deseable desde todos los puntos de vista. A fin de que sólo las mejores estén incluidas en esta clase, es necesario instituir requisitos mínimos, de manera que sólo un porcentaje restringido, un 10% por ejemplo, sea aceptado como plenamente válido para el matrimonio. Si se consigue excluir la dote del matrimonio, como hemos dicho antes, podremos concluir con certeza que todas las personas de esta clase serán pedidas en matrimonio sin segundas intenciones. 

CLASE II.- Se admitirán en esta clase a todas las demás muchachas contra el matrimonio de las cuales no se oponga ningún escrúpulo de principio, desde el punto de vista de la descendencia. Esta clase será generalmente la más numerosa, de ahí la necesidad de dividirla en dos sub-grupos, a y b

CLASE III. - Agrupará a todas las muchachas contra el matrimonio de las cuales no hay objeciones de moralidad o de derecho estatal, pero cuyo valor restringido exige que no tengan descendencia. Se les permitirá el matrimonio previa esterilización. 

CLASE IV. - Agrupará a todas las muchachas contra el matrimonio de las cuales hay graves objeciones de principio, no sólo porque se desea que no tengan progenitura, sino también porque el concepto alemán del matrimonio sería desvirtuado. Se incluirán, en primer lugar, las locas, las prostitutas, aquellas cuya lista de antepasados conlleve ya tales contraindicaciones y, además, todas las delincuentes reincidentes, etc.

("La Raza: nueva nobleza de sangre y suelo", Capítulo VIII, Distinciones entre las mujeres que deben procrear y las que deben permanecer estériles).

Walther Darré. 


 LEY PARA LA PREVENCIÓN DE DESCENDENCIA HEREDITARIAMENTE ENFERMA (Alemania, 14 de Julio de 1933):

1 - Quien esté hereditariamente enfermo puede ser esterilizado cuando, de acuerdo a los conocimientos de la ciencia médica, existe una gran probabilidad de que sus descendientes padecerán graves daños, físicos y psíquicos de orden hereditario.

2- Hereditariamente enfermo en el sentido de esta Ley es todo aquél que padece de una de las siguientes enfermedades:

1. Imbecilidad congénita.
2. Esquizofrenia.
3. Locura maníaco-depresiva.
4. Epilepsia.
5. Correa de Huntington ("baile de San Vito’’ hereditario).
6. Ceguera hereditaria.
7. Sordera hereditaria.
8. Graves malformaciones físicas hereditarias.


• LA DOCTRINA SS. Como élite, los nazis organizaron, en el seno del NSDAP, las SS, guardianes de la idea nacionalsocialista, firmemente adoctrinados y severamente disciplinados. Los SS pasaron a incorporar a la flor y nata de toda Alemania (era común que a atletas o científicos prominentes se les hiciese SS), y estaban sentando las bases de un orden social superior, basado en la biología, la genética y la voluntad del espíritu humano. Las SS en general otorgaban mucha importancia a la buena condición física y mental, y a la limpieza del linaje de influencias extra-europeas. Las condiciones de entrada siguieron siendo muy estrictas hasta entrada la II Guerra Mundial. Así, todavía en 1937, Hitler se enorgullecía de que "seguimos admitiendo sólo al 15% de los cantidatos que se presentan a las SS". La disciplina de estos hombres era extremadamente severa y rígida, y los castigos hasta por infracciones leves, brutales. Cada SS se comprometía a contraer matrimonio (sus esposas pasaban automáticamente a ser mujeres SS con el matrimonio, y a disfrutar de las ayudas que se les daba) con una mujer de sangre pura, y a tener, al ser posible, 4 hijos sanos. Tanto esto como todo el Proyecto "Lebensborn" se encuadran, junto con los planes de poligamia para el cuerpo, en las políticas nazis de eugenesia positiva, mientras que la famosa esterilización de los defectuosos era la eugenesia negativa. Sin embargo, los SS no eran sólo una manada de "sementales". Demostraron ser la fuerza de choque más dura, mortífera, adiestrada, fanática, heroica, resistente, valiente, audaz y fiel de toda la II Guerra Mundial, protagonizando verdaderas proezas militares sin parangón en el Frente del Este, y llegando a los límites de la resistencia humana a temperaturas árticas y en territorio hostil contra un enemigo que representaba a una idea "subhumana", asiática, esclavista y oriental (el bolchevismo), y que les superaba muchísimas veces en número. Debido a su juramento de fidelidad y a su sentido del deber, la SS fue, junto con la Luftwaffe y los submarinos, el cuerpo militar alemán que sufrió más bajas. Su memoria jamás se perderá, y su sangre regará el nacimiento de los nuevos soldados de Occidente. También en la base del adiestramiento ideológico SS estaban las creencias anticristianas. Uno de los comandantes SS más radicales en este aspecto fue sin duda Theodor Eicke jefe de la Totenkopfverbände, que inició una agresiva campaña anticristiana, durante la cual muchos SS que se aferraban a Jesús fueron expulsados del cuerpo.

Menos teorizar y más actuar: con eficacia alemana, los nazis organizaron las SS, una élite militar y biológica que estaba destinada a ser la nueva aristocracia del Nuevo Orden. En la imagen, una formación de la División SS "Leibstandarte Adolf Hitler", la división más elitista de las SS. Para entrar en la Leibstandarte, era necesario medir 1,84 metros, tener entre 17 y 22 años, ser de sangre nórdica y tener una salud de acero. Durante muchos años, no permitían entrar en la Leibstandarte a nadie que tuviese el más mínimo defecto físico, como por ejemplo, gafas o un empaste dental.

Nuestros ancestros germánicos seguían las leyes de la selección como todos los pueblos sanos cuya inteligencia y sensibilidad no habían sido aun contaminadas por falsas doctrinas de piedad.

La falsa concepción que la Iglesia tenía de Dios negó las leyes divinas de la Naturaleza. La enseñanza eclesiástica se opuso deliberadamente a la voluntad de la Naturaleza.

Una vez que se predicó a los pueblos que Dios había muerto crucificado por piedad por los débiles y los enfermos, los pecadores y los pobres, la enseñanza contranatura de la piedad y un falso humanitarismo pudieron promocionar la conservación de los enfermos congénitos. Sí; se consideró como un deber moral cuidar y favorecer principalmente a los enfermizos, los desgraciados abrumados y los pobres de espíritu.

De este modo los enfermos congénitos pudieron multiplicarse sin trabas y la comunidad de las gentes sanas debió soportar el peso de los cuidados efectuados para conservar a esos elementos afligidos por taras hereditarias.

El gran número de enfermos hereditarios provocó un gravamen financiero casi insoportable del presupuesto del Estado y de las colectividades locales. Un escolar retrasado cuesta al Estado dos o tres veces más que un niño normal. Un enfermo hereditario en una residencia especializada, un enfermo mental o un epiléptico reciben anualmente del Estado, en promedio, cinco veces más que un asegurado social sano después de una vida entera de trabajo. Muchos millones han sido dilapidados cada año para los manicomios, mientras que a familias obreras sanas les faltaba a menudo lo estrictamente necesario. (…)

La guerra moderna ejerce una acción particularmente eficaz en el sentido de la contra-selección. Se movilizan casi exclusivamente a los hombres de buena salud física y espiritual, de manera que en la guerra no caen más que los detentores de un patrimonio hereditario valioso. Los campos de batalla se tragan así la sangre de los mejores hijos del pueblo cuyo patrimonio hereditario se pierde irreparablemente. Ciertamente, su muerte es un sacrificio sagrado para el honor y la libertad del pueblo.

Igualmente, varios centenares de valerosos jóvenes alemanes caen cada año víctimas del deporte o de la competición, en la lucha contra el hielo, en la nieve, en carreras automovilísticas o en avión.

Por grande que fuera la cifra de estas víctimas, ningún pueblo de la Tierra ha muerto a causa de una guerra, de malas cosechas o a consecuencia de un periodo de recesión política.

Los pueblos solo han desaparecido cuando la sustancia viva que asegura su vida histórica, su sangre, su raza, se han agotado. Sólo mueren, pues, en los siguientes casos:

1. Cuando la cifra de nacimientos desciende a causa de la regresión de la fuerza popular, ofreciendo así la posibilidad de ser aplastado por un vecino cualitativa y cuantitativamente más fuerte.

2. Por un cruce racial que ha quitado a un pueblo originalmente sano su armonía interior.

3. Por desprecio de las leyes de la selección, lo que provoca una disminución del patrimonio hereditario de valor y propicia una reducción de las capacidades y de las cualidades en la población.

La muerte de un pueblo se basa, pues, en una concepción errónea de la vida, y se debe a la inobservancia de las leyes eternas de la Tierra. El hombre ha aprendido a despreciar las leyes de la vida porque ha perdido el vínculo con la Naturaleza y la vida.

(Cuaderno SS Nº3, 1939, ¿De qué mueren los pueblos? II, citado en "La Orden SS" de Edwige Thibaut).

* * * * * * * *

El ser que no puede aguantar la prueba exigida por la Naturaleza elemental desaparece y es despiadadamente eliminado. Nosotros sentimos, pues, un profundo respeto por ese proceso que nos incita a ser responsables de la conservación y de la reproducción de los seres humanos de nuestra especie.

Los progresos de la civilización facilitan las condiciones de existencia y modifican también las leyes de selección biológica originales.

Cuanto más consigue un grupo humano dominar y transformar las condiciones de su área de vida por el establecimiento de una cultura fiel a la ley de la vida, más fácilmente consigue el individuo preservarse y evitar la eliminación. Las leyes de selección y eliminación, severas en su origen, desaparecen poco a poco y se atenúan. Cuanto más envejece una cultura y alcanza el estado de las épocas civilizadas tardías, más pierde su vigor. Ella produce incluso el proceso inverso. Individuos débiles y enfermos pueden así sobrevivir y reproducirse; tipos raciales diferentes se mezclan. La ley creadora de la especie ya no parece actuarCuando la cultura desarrolla su propia evolución espiritual y produce simultáneamente unas condiciones de existencia considerablemente fáciles, el espíritu y naturaleza de la selección resultan fuertemente comprometidos. La conservación de la pureza, la educación complementaria y la evolución de la especie, que se desarrollaron durante milenios son, pues cuestionadas. (…)

El caso más favorable de la relación cultural con la selección natural biológica original se encuentra cuando el objetivo de la segunda es continuado con la primera. Gracias a una aguda percepción de la ley que regía el origen de su especie, pueblos como los espartanos recurrieron en sus selecciones a los mismos principios de inflexible severidad prescritos originariamente por la Naturaleza, y ello incluso después de haber llegado a territorios más hospitalarios. Otros pueblos de raza nórdica, como nuestros antepasados germanos, obedecieron naturalmente a las leyes biológicas que regían la creación de su especie.

En cambio, nosotros sabemos que otras formas de selección natural van totalmente en contra de las leyes biológicas del origen de la especie, o incluso les son hostiles. Este es, especialmente, el caso cuando el espíritu civilizador proviene del exterior y no es el producto de la misma especie. La aceptación, lo mismo que el establecimiento por la fuerza, de una cultura de espíritu extranjero, produce otros tipos de selección, y conduce finalmente a la negación y a la destrucción del carácter original y específico de la especie. La intrusión del cristianismo en la cultura de nuestros antepasados germánicos ha hecho nacer una forma de selección que, desde el principio, se reveló hostil a nuestra especie y a sus leyes de evolución. La élite de los sacerdotes cristianos escogió a unos hombres apropiados y utilizables para sus fines, pero les prohibió la perpetuación y conservación de la mejor herencia racial al obligarlos al celibato. Forma extraña a los principios de la selección cultural, se aprovecha ventajosamente de las consecuencias de una selección natural biológica de cientos de miles de años de vida. Utiliza el tesoro, tan rico de talentos psico-espirituales, de nuestra Raza, pero rehúsa consciente e instintivamente que sean preservados y se renueven. Durante siglos, vivió de ese capital, proceso cuyo avance sólo hoy empezamos a entrever. Vemos que ese capital de talentos se encuentra ya amenazado y que no es inagotable. (…)

Cuando la cultura presenta ya las características de una acción civilizadora tardía, la "selección" por sí misma ya se ha transformado en una espantosa contra-selección. He aquí pues a lo que nos ha llevado el hecho de haber protegido a enfermos y a seres inferiores, a causa del "interés" mal aconsejado por el valor único del individuo. La depravación moral, el bienestar, la decadencia de los sentimientos y la pérdida de todos los instintos naturales han sido las causas. Nuestro punto de vista ante todo esto es claro y no necesita explicación.

(Cuaderno SS Nº7, 1942, El sentido biológico de la selección, citado en "La Orden SS" de Edwige Thibaut).



ÉPOCA CONTEMPORÁNEA

Muchas cosas hay que destruir para edificar el Nuevo Orden; ahora sabemos que Alemania era una de esas cosas. Hemos dado algo más que nuestra vida, hemos dado la suerte de nuestro querido país. Que otros maldigan y otros lloren; a mí me regocija que nuestro don sea orbicular y perfecto. Se cierne ahora sobre el mundo una época implacable. Nosotros la forjamos, nosotros que ya somos su víctima… Si la victoria y la injusticia y la felicidad no son para Alemania, que sean para otras naciones. Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno.
(Jorge Luis Borges, "Deutsches Requiem").

Quienes destacan en esta época vuelven a ser de nuevo británicos y americanos, cuyo predominio en la ciencia y en otros terrenos los sitúa como la rama más fecunda del actual mundo indoeuropeo. Después del III Reich, la eugenesia se convirtió en tema tabú. Tras la caída del cristianismo, el Anticristo parecía no tener sentido, pero en Adolf Hitler, el Sistema encontró al anticristo que necesitaba para mantener al rebaño de nuevo sumido en la ignorancia y en la estupidez.

Esta nueva eugenesia, apoyándose ya en el conocimiento del ADN, el Genoma, la embriología moderna y la ingeniería genética, tiene la posibilidad de superar la eugenesia de los anglosajones y la posterior "higiene racial" de los alemanes, y dar a luz, en una sola generación, a un hombre tan perfecto que probablemente constituiría una especie distinta al actual Homo sapiens. Destaco, sobre todo, la nueva generación de científicos que son lo bastante valientes para, como Galileo en su día, expresar la verdad sin cortarse. Tiene que alentarnos el hecho de ver hasta qué punto hay autoridades científicas importantísimas que defienden la idea de la desigualdad humana y la necesidad de cultivar los mejores genes.

Ascendiendo como dos serpientes que se entrelazan, la doble hélice del ADN, descubierta por el polémico científico inglés James Watson, contiene la clave de nuestra configuración biológica, y ahora se sabe que ésta es susceptible de ser cambiada, tanto a mejor como a peor.

De esta última fase me interesa añadir que, mientras los Medios de Comunicación, en manos del Sistema, se desgañitan diciendo que la Ciencia desmienta la teoría de la desigualdad humana, docenas de científicos de primera fila, incluyendo premios Nóbel, dicen todo lo contrario, con la diferencia de que sus teorías generalmente no llegan a los medios masivos, sino a publicaciones especializadas y libros generalmente de difusión limitada.


• HARVEY V. SUTTON (1882-1963), atleta (atletismo, remo, fútbol, lacrosse y cricket, y uno de esos magníficos atletas australianos que tanto impresionaron a los eugenistas ingleses, americanos y alemanes durante las primeras ediciones de los Juegos Olímpicos), brillante estudiante en Oxford, profesor de Medicina y dedicado eugenista responsable en gran medida de las políticas eugenésicas y migratorias australianas, e influyente en el establecimiento de clínicas de "higiene racial" y en el ideal australiano de "maternidad racial" que, mediante la selección, la nutrición, la educación y el deporte (en resumen, la Eugenesia entendida en sus sentido más amplio), pretendía lograr una "raza australiana superior" a la ya existente. Sutton —quien era gran partidario del deporte y de la alimentación como asuntos absolutamente primordiales, esenciales e insustituibles— estaba convencido de que el habitante occidental moderno debía redescubrir un camino "griego" de unión entre cuerpo y mente, y advirtió que los Estados fascistas estaban haciendo mucho más para lograr una población físicamente fuerte que los demócratas. Así, durante la II Guerra Mundial proclamó que "Dios suele marchar al lado de los batallones que están más en forma". Son enseñanzas como las suyas las que hacen falta en una civilización como la moderna, infestada de desperdicios humanos sedentarios que no pueden ni con su propio cuerpo.

El objetivo [de la eugenesia] es la mejora humana: primero el mejoramiento progresivo del valor hereditario en su sentido más amplio —la mejor semilla en el mejor suelo. Segundo, montar guardia contra la degeneración de la raza por los grandes números y proporciones de calamidades y birrias: (a) deficientes, desordenados o mentalmente desviados, deformes o discapacitados, alcohólicos y drogadictos, (b) moralmente degradados, (c) sexualmente degenerados [9], (d) delincuentes, (e) indigentes, especialmente cuando estos son capaces de transmitir su defecto, o la tendencia a su defecto, a sus hijos —la peor semilla en el peor suelo

("Lectures on preventive medicine", libro de texto, 1944).


 ALVA MYRDAL (1902-1986). Madre de dos hijos, diplomática sueca, jefa de la sección de Ciencia Social de la UNESCO, promotora del modelo del "Estado de bienestar", parlamentaria y Premio Nóbel de la paz en 1982. Hasta 1970, el Gobierno Sueco hizo esterilizar a unos 62.000 defectuosos. Durante la época de la esterilización, Suecia era un país famoso en todo el mundo, no sólo por su pureza de sangre, sino por ser Patria de un pueblo verdaderamente hermoso, sano, deportista, fuerte y lleno de especímenes humanos bellos. Con la derogación de los decretos de esterilización de inaptos y la afluencia masiva de inmigración tercermundista, Suecia ahora es un país tan degenerado como cualquier país occidental, en grave peligro de que su valioso "capital humano" vikingo se extinga próximamente. Esta mujer se une a la lista de prominentes eugenistas escandinavos como Søren Hansen (antropólogo, no confundir con el actual golfista danés), Jon Alfred Mjøen, Herman B. Lundborg, Tage Kemp, Harr Federley, y Gunnar Myrdal, el esposo de Alva y Premio Nóbel de Economía en 1974.

La esterilización es necesaria para evitar ayudas estatales que favorecen nacimientos que dañan el interés colectivo.

(1946).

Alva Myrdal.


• General FREDERICK OSBORN (1889-1981), filántropo, militar y eugenista americano. Miembro del Galton Institute, co-fundador de la American Eugenics Society en 1926, miembro del Departamento de Psicología de la Universidad de Princeton, y de la American Society of Human Genetics.

La misma palabra eugenesia está desacreditada en algunos ambientes… Debemos preguntarnos, ¿qué hemos hecho mal? Yo creo que no hemos tenido en cuenta un trazo que es casi universal y está muy profundamente arraigado en la naturaleza humana. La gente simplemente no está dispuesta a aceptar la idea de que la base genética de la cual se formó su carácter es inferior y no debería ser repetida en la siguiente generación… no aceptarán la idea de que son de segunda clase.

("Galton and mid century Eugenics", Conferencia Galton, 1956, "Eugenics review", Vol. 48).


• Sir CHARLES GALTON DARWIN (1887-1962), nieto del famoso biólogo y genio Charles Darwin, fue un físico inglés que apoyó en gran medida la mentalidad eugenésica de sus antepasados. Tras dar conferencias de Física en Manchester, sirvió a su país en la I Guerra Mundial, fue profesor de Física en la Universidad de Edimburgo y finalmente fue hecho jefe de una facultad de la Universidad de Cambridge. Apoyado por la Pioneer Fund y editor (junto con Von Verschuer, el mentor de Josef Mengele) de la publicación racista Mankind Quaterly, que sigue en pie y cuyos artículos son a menudo citados en The Bell Curve, un medio académico, y de la Journal of Social, Political and Economic Studies presidente de la Physical Society, figura importante del Proyecto Manhattan, a lo largo de su vida sería vice-presidente, director y presidente de laEugenics Society.

Sir Charles Galton Darwin.

La política de prestar la mayor atención a los tipos inferiores es la forma más ineficaz de lograr la perfección de la raza humana… esta preocupación para con los miembros más débiles es parte de la amenazante corriente de pensamiento político actual, que insiste en la igualdad absoluta. 

(Ensayo de radio, 1953).

* * * * * * * *

Creo que gran parte de lo que ahora se está intentando para mejorarnos está condenado a fracasar, y por tanto no comparto los entusiasmos particulares de muchos aspirantes a benefactores de la humanidad.

Es cierto que ha habido inmensas mejoras en las condiciones materiales durante el pasado siglo, pero son bastante externas y no dejan a la naturaleza fundamental del hombre mejor de lo que estaba antes. De modo que también los triunfos intelectuales de años recientes no significan que el hombre se haya vuelto más inteligente de lo que lo era en las pasadas edades oscuras. No veo ninguna salvaguarda para nosotros contra una posible recaída a condiciones como aquellas ejemplificadas en los tristes registros de la historia pasada.

La principal esperanza de traer cualquier auténtica mejora en la Humanidad depende de una cosa diferente; debe estar basada en la aplicación de la idea de la herencia, una ciencia que ya es entendida en sus principios, aunque aun apenas en muchas de sus aplicaciones. Sosteniendo esto, creo intensamente en la importancia de la familia como la unidad continuadora de la vida humana. Cuando la ciencia de la eugenesia haya sido más totalmente desarrollada, podrá haber una esperanza en esas líneas de realmente mejorar a la Humanidad.


 THEODOSIUS DOBZHANSKY (1900-1975), genetista ucraniano emigrado a Estados Unidos y hombre de creencias religiosas cristiano-ortodoxas, lo cual no le impidió defender la eugenesia:

La selección natural debe ser sustituida por la selección eugenésica artificial. Esta idea constituye el corazón sano de la Eugenesia, la ciencia aplicada de la mejora humana.

("La herencia y la naturaleza del hombre", 1964).


• SALVADOR ALLENDE (1908-1973), médico y político chileno y presidente de Chile desde su elección democrática en 1970 hasta su asesinato en 1973. De abiertas simpatías marxistas, eso no le impidió reconocer la necesidad de la eugenesia o acoger a ex-nazis como Walther Rauff en sus servicios de Inteligencia.

Salvador Allende.

Las leyes de la Eutanasia y la Eugenesia han reemplazado a la Roca Tarpeya, y sus disposiciones protegen al individuo, a pesar del individuo mismo, y solo con miras sociales.

(Higiene mental y delincuencia", 1933).


• WILLIAM B. SHOCKLEY (1910-1989), físico anglo-americano, Premio Nóbel de Física en 1956,  y sin duda uno de los 10 científicos más brillantes e influyentes del Siglo XX, junto con otros muchos mencionados aquí. Es más conocido por sus investigaciones de los semiconductores (se le ha llamado "el hombre que trajo la silicona a Silicon Valley") y haber inventado el transistor (que muchos han llamado "el mayor invento del Siglo XX"), siendo así pionero de las tecnologías de la electrónica, los circuitos integrados, los chips y la información, incluyendo informática e Internet. Shockley, quien era un superdotado en toda regla, fue muy polémico por defender, junto con muchos otros sabios de su tiempo, la tesis de la Eugenesia y de la desigualdad de las razas, especialmente en lo tocante al factor genético y hereditario (y no ambiental o educativo) de la inteligencia y el comportamiento. Por ello, tuvo muchos conflictos en los que fue saboteado por grupos de derechos civiles pacifistas, pro-negros y marxistas, sostenedores del único argumento de la gente sin argumentos para un debate: el griterío de la plebe y el boicot. Hoy, en la era de la Genética, las visiones igualitarias marxistas de esas medianías han sido desacreditadas hace tiempo.

William B. Shockley.

En San Francisco, el propietario de una charcutería fue cegado por un tirador de ácido a sueldo. ¿Quién era el tirador de ácido? Un adolescente, uno de 17 hijos ilegítimos de una mujer imprevisora e imprudente con un cociente intelectual de 55, que sólo podía recordar los nombres de nueve de sus 17 hijos.

El probable padre murió en prisión, convicto de asesinato. Si esa mujer puede producir 17 hijos en nuestras sociedad, ninguno de los cuales será eliminado por la selección natural de los más aptos, ella y otros como ella van a estar multiplicándose a un ritmo muchísimo más rápido que las personas inteligentes. (…)

Vivimos en un Estado de bienestar tan abundante que las fuerzas que en el pasado condujeron a la evolución y al desarrollo del hombre, no están cumpliendo ahora su papel. (…)

Con las mejoras en la tecnología —especialmente en las naciones occidentales— han disminuido las tasas de mortalidad, de modo que los linajes inferiores han aumentado sus posibilidades de supervivencia y reproducción, a la vez que el control de natalidad ha tendido a reducir el tamaño de las familias entre los elementos superiores. Ya se escucharon advertencias sobre esto hace 100 años, pero es un tema tan sensible hoy como lo era entonces… La gente odia sentir que están sujetos a las mismas leyes naturales que las "cosas" o los "animales". Es desnervante para ellos. Por otro lado, va de la mano de gran parte de nuestra doctrina social —la creencia de que los pobres son víctimas de la mala suerte y del mal entorno, y que todo se puede cambiar tendiéndoles una mano solidaria y un cambio de entorno (…)

No me gusta la noción común y peligrosa según la cual no debemos preocuparnos de personas defectuosas a las que la ciencia puede de algún modo "parchear".

("Is quality of U.S. population declining?", entrevista, 1965).


• ELMER PENDELL, profesor, sociólogo y autor de interesantes obras en la línea nietzscheana y spengleriana, como "Why civilizations self-destruct" ("Por qué las civilizaciones se autodestruyen"). Pendell establece que las civilizaciones deben alejarse del ideal de "cantidad" y empezar a cultivar el concepto de calidad biológica.

Los creadores de problemas se reproducen en mayor proporción que los resolvedores de problemas, y haciéndolo causan el declive de la civilización. En resumen, si las personas capaces e inteligentes tuviesen la mayoría de los bebés, la sociedad vería los problemas y los resolvería.

("Sex versus Civilization", 1967).


• CYRIL D. DARLINGTON (1903-1981), biólogo, citólogo, botánico, genetista y eugenista inglés, famoso por ser "el hombre que inventó el cromosoma". Miembro de la Royal Society y recipiente de la Medalla Darwin. Empezando en 1948, lanzó duras críticas a la Unión Soviética, que se había rebelado contra la ciencia de la Genética colocándola fuera de la ley, negando las leyes de Mendel (en favor de la falacia comunista del "Lysenkoismo"), destruyendo institutos científicos y "purgando" a los principales genetistas rusos. Se opuso a la declaración de la UNESCO de 1950 en cuanto a la "cuestión racial" y se negó a firmarla. Es curioso que a estas alturas abogase por la Eugenesia y las diferencias raciales, porque de joven se había escandalizado ante la cita de Julian Huxley que vimos antes, pero una vez más, vemos que "rectificar es de sabios". Así, en 1972, junto con otros 50 científicos prestigiosos, firmó la Resolution on Scientific Freedom Regarding Human Behavior and Heredity (resolución sobre la libertad genética en relación al comportamiento humano y la herencia), un acuerdo que ponía fin a los preocupantes intentos del Sistema oficial de censurar y limitar los estudios de diferencias genéticas. Del mismo modo, Darlington defendió a su colega John R. Baker (1900-1984), biólogo, citólogo y antropólogo, y autor del polémico libro "Raza" (1974).

Las personas tienen diferentes contribuciones que hacer a la sociedad como individuos que como reproductores [10]… Las viejas aristocracias asentadas y los viejos gitanos europeos desarraigados eran otros dos grupos inútiles. En lo alto y en lo bajo de la sociedad, se acumulan materiales de desecho.

("Race, class and culture", 1970).

Cyril Darlington.


• JAMES F. CROW (1916-), biólogo, genetista, músico (tocaba la viola en la Orquestra Sinfónica de Madison), superdotado y eugenista americano cuyo abanico de especialidades es demasiado amplio para abarcar, director de la American Eugenics Society, presidente de la American Society of Human Genetics y profesor de Genética en la Universidad de Wisconsin.


La inseminación artificial podría producir en una sola generación cambios bastante drásticos en altura, inteligencia o cualquier otro carácter cuantitativo con una alta heredibilidad, si fuese extensamente aplicada… ¿Tiene un padre el derecho inalienable de producir un niño que es ineducable?… El derecho de reproducir a voluntad es considerado como un derecho humano básico. No creo que esto permanezca como verdad mucho tiempo.

(Procedimientos de "Avances en la genética humana y su impacto en la sociedad", 1972).

James F. Crow.


 SAVITRI DEVI (1905-1982), filósofa y profesora de ascendencia griega y escocesa, completamente fuera de serie, además de conocida nacionalsocialista. Notoria superdotada, tenía una sólida formación académica, obtuvo brillantes notas en Química y Filosofía, realizó una tesis doctoral sobre la "Filosofía de la Ciencia" (su afán por aunar ciencia y espiritualidad) y llegó a dominar siete idiomas, entre los que se contaban el inglés, el francés, el alemán, el griego y el hindú, sin contar idiomas arcaicos con los que estaba familiarizada, como el sánscrito, el griego antiguo y el latín. Savitri emigró a India, donde estudió apasionadamente el Hinduísmo como tradición aria y donde contrajo matrimonio con un brahmán ario. En su obra, en la que destacan "Memorias y reflexiones de una aria" y "El Rayo y el Sol", y en la que es obvia la influencia nietzscheana junto con un férreo ecologismo y una fanática lealtad a Adolf Hitler —junto con la creencia de su reencarnación como el "Último Avatara" (noción copiada confusamente por Serrano), es decir, el Anticristo, el líder ario vaticinado para el fin de esta era—, los nacionalsocialistas presentes tenemos una valiosísima fuente de inspiración y pensamiento.

Savitri Devi, mujer tanto de ciencias como de letras, con una sólida formación académica.

Cada día estamos más enfermos y mejor curados.

("Memorias y reflexiones de una aria", 1976).

* * * * * * * *

La máquina permite, en efecto, al individuo o al grupo humano, alcanzar o lograr sus objetivos sin tener fuerza o habilidad especial innata, y la medicina —la medicación con drogas o la intervención quirúrgica— impide al enfermo más inútil una muerte rápida que dejaría en este planeta un lugar libre para un hombre sano, de más valía que el enfermo.

("Memorias y reflexiones de una aria", Capítulo 6).


 KONRAD Z. LORENZ (1903-1989). Zoólogo austriaco, etólogo, médico en el Frente del Este que fue hecho prisionero por los rusos, innovador investigador del comportamiento de los animales y Premio Nóbel de Medicina en 1973.

Konrad Lorenz.

Del mismo modo que para el cáncer el mejor tratamiento es erradicar el crecimiento parasítico lo más rápidamente posible, la defensa eugenésica contra los efectos sociales disgénicos de subpoblaciones afligidas está limitada necesariamente a medidas igualmente drásticas… Cuando estos elementos inferiores no son efectivamente eliminados de una población, entonces —como cuando a las células de un tumor maligno se les permite proliferar por el cuerpo humano— destruyen el cuerpo huésped además de a sí mismos.

("The Legacy of Malthus: The Social Costs of the New Scientific Racism",1980).

* * * * * * * *

Nuestra sensibilidad específica de especie hacia la belleza y la fealdad de los miembros de nuestra especie está íntimamente conectada con los síntomas de la degeneración causada por la domesticación, que amenaza nuestra raza. (…) La idea racial como base de nuestro Estado ha conseguido mucho a este respecto.

("Trastornos causados por la domesticación en el comportamiento específico de la especie").


 LEY EUGENÉSICA adoptada por el Gobierno de la provincia china de Gansu para "mejorar la calidad de la población". "Idiotas engendran idiotas". (Lema de la campaña de propaganda, 1988).


• ROBERT G. EDWARDS (1925-), biólogo y embriólogo inglés que creó el primer "bebé-probeta" mediante fertilización in vitro y que se hizo partidario junto con muchos otros científicos, del "aborto eugenésico", es decir, la interrupción voluntaria el embarazo cuando se le diagnostica al feto una tara genética grave, como el síndrome de down. Los americanos, que se lo montan bastante bien en este sentido, han conseguido que, cada año, el número de nacidos discapacitados sea cada vez mayor, gracias precisamente a esta política eugenésica que los "clásicos" de la eugenesia no hubieran podido imaginar, como tantos otros avances modernos relacionados con la genética, y que son más valiosos que toda la tecnología del mundo junta.

Pronto será un pecado para los padres el tener un hijo que soporte el pesado lastre de la enfermedad genética. Estamos entrando en un mundo donde tenemos que considerar la calidad de nuestros hijos.


• GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ (1927-), escritor colombiano, Premio Nóbel de literatura de 1982:

En cierta ocasión una mujer muy bella entró a su campamento de Tucurinca y pidió a los centinelas que le permitieran verlo. La dejaron pasar, porque conocían el fanatismo de algunas madres que enviaban a sus hijas al dormitorio de los guerreros más notables, según ellas mismas decían, para mejorar la raza. ("Cien años de soledad").


• PETER SINGER (1946-), catedrático judío-australiano de Filosofía en la Universidad de Princeton que desencadenó un acalorado debate (!) simplemente enunciando una frase como la que sigue:

No parece muy sabio incrementar más el gasto de recursos ilimitados incrementando el número de niños con discapacidades.


 JACQUES TESTART (1939-), biólogo, agrónomo y genetista francés famoso por lograr en 1982 el nacimiento del primer "bebé-probeta" en Francia.

Nos encaminamos hacia una verdadera posibilidad de elección del hijo por venir, gracias a la genética diagnóstica.

Jacques Testart. 


• ROGER PEARSON (1927-), antropólogo, nordicista y editor inglés de tendencia pro-nazi. En su "Early civilizations of the Nordic peoples", aportó un práctico compendio de historia nórdica, fundó la Northern League (organización nordicista polémica por contar con varios ex-oficiales SS como Arthur Ehrhardt y con el nordicista Hans Günther) en 1958, y las famosas revistas racistas y eugenistas Mankind Quaterly y Journal of Indo-European Studies, además de ser presidente de la World Anti-Communist League, asociación anti-comunista notable por atraer a gran número de ex-nazis.

Roger Pearson.

Si hemos de estar motivados por emociones verdaderamente altruistas, deberíamos enfocar nuestro altruismo a abrazar todas aquellas generaciones aun por nacer, o que aun podrían nacer con tal de que no destrocemos la biosfera en la que vivimos ni destruyamos la herencia genética que nos ha legado la pasada evolución selectiva. Debemos dirigir nuestra preocupación no sólo al bienestar de aquellos que se encuentran vivos en este momento presente, sino al bienestar de ese número, mucho mayor, de personas que nos seguirán cuando nosotros y nuestra generación ya hayamos pasado. No podemos hacer mayor bien que dejar a la multitud de generaciones futuras una herencia genética sana en un entorno saludable y pulcro. Nuestro deber es evitar la contaminación de la herencia genética humana, y pasar un pozo genético sano y de valor a las generaciones futuras, como también evitar la contaminación ecológica y afanarnos en conservar la rica herencia medioambiental que heredamos de las generaciones que nos precedieron. 

("The concept of heredity", Parte 2, Conclusion).

* * * * * * * *

Hay personas que, al parecer, consideran la igualdad ante la ley como una base inadecuada para la justicia social, y están preparados para condenar ilimitados números de generaciones futuras a los males de la ignorancia y de las enfermedades genéticas para proteger los egos de aquellos que están vivos hoy. Activistas igualitarios tales como Barbara Faye Waxman [una activista para mujeres discapacitadas, ella misma aquejada de una condición neuromuscular] se han quejado de que el Proyecto del Genoma Humano alimentará un resurgir de la eugenesia negativa. Parecen despreocupados respecto al destino de las generaciones futuras y —ya sea consciente o inconscientemente— están dispuestos a maldecir a indecibles billones de personas a una miseria genéticamente dictada, para satisfacer su propio concepto biológico irreal de lo que es la moralidad.

("The concept of heredity", Parte 3, Opposition to the Human Genome Project).


 JACQUES COUSTEAU (1910-1997), oficial naval francés, explorador, investigador y mensajero de la UNESCO. Inventor del "Aqua-Lung", fue precursor del buceo SCUBA y por tanto responsable de la posterior popularización del buceo autónomo. Sus filmaciones subacuáticas sobre la fauna submarina fueron emitidas por la TV por todo el mundo durante los años 90.


Para estabilizar la población mundial, debemos eliminar a 350.000 personas por día. Es horrible decirlo, pero igual de malo es no decirlo.  

(1991. Que nadie se eche las manos a la cabeza aquí con ningún "genocidio" ni nada parecido. Lo que pide Cousteau es más bien una limitación de la reproducción de las personas ineptas y de los países más pobres, que son los que tienen una natalidad más elevada y a la vez los que no pueden ofrecer una vida decente a sus hijos. Estamos hablando de medidas anti-conceptivas, campañas de esterilización o ayudas para el control de la natalidad, no de ninguna matanza de inocentes).

Jacques Cousteau.


• JOHN GILLOT biólogo, genetista y matemático británico, miembro importante del Genetic Interest Group.

Hay un imperativo para seguir investigando en la ingeniería genética: ayudará a mejorar la condición humana. Se curarán enfermedades, se desarrollarán nuevas medicinas y, en un futuro, quizás querremos hacer cambios más fundamentales en nuestra constitución genética.

(Progress: Designer Genes, "Living Marxism", Nº66, Abril de 1994).

* * * * * * * *

La condena de la genética como eugenesia legitima puntos de vista que equivalen a un ataque a la meta histórica de la ciencia médica: la mejora de la salud humana.

("Science and the retreat from reason").

* * * * * * * *

¿Por qué debería la sociedad canonizar a una mujer que se niega a abortar un feto con una anomalía genética? Hay más motivos para criticarla, por traer conscientemente al mundo a alguien con una discapacidad. La sociedad no vacila en condenar a una persona que deja paralítico a alguien mientras conduce borracha; ¿así que por qué alabar a una mujer que, a sabiendas, da a luz a un niño discapacitado? Algunos individuos sentirán que esta sugerencia está mal porque choca con sus creencias personales o religiosas. Pero desde el punto de vista de mejorar la salud de la población, está completamente en línea con las antiguas metas de la ciencia médica.

("Science and the retreat from reason").


• RAYMOND B. CATTELL (1905-1998), psicólogo británico, pro-socialista, importante figura del mundo académico y uno de los padres de la "escuela londinense" de Psicología, que causó polémicas afirmando las diferencias psicológicas entre las razas, especialmente en inteligencia y personalidad, y proponiendo la prohibición de la mezcla racial, y una segregación de razas. También causó polémica en su día afirmando que el Cristianismo contribuía a la destrucción de la Civilización Occidental "aumentando a los ineptos" ("The fight for our national intelligence", 1937), cuando según él, lo que había que hacer con los ineptos era una "gentanasia", es decir, un "genocidio piadoso" para eliminar a las culturas "moribundas", puntualizando, además, que la mayoría de seres humanos del Planeta están "obsoletos". Cattell, quien acuñó el vocablo cuasi-religioso del Beyondism (algó así como "Más allá-ismo") para definir la superación del ser humano, estaba relacionado con Wilmot Robertson (el autor de "The dispossessed majority", un best-seller underground), un autor que afirmaba que la raza que sobreviviese a la venidera catástrofe devendría en otra especie superior, "mejor que hombre", y que la raza más dotada para llevar este lastre sobre sus hombros era la del norte y oeste de Europa.

La mención de la eugenesia a menudo evoca en personas ineducadas la respuesta de "Oh, eso es lo que hizo Hitler". Este accidente es el mayor obstáculo a la correcta comprensión de los objetivos y los métodos de la eugenesia. Hitler realmente compartía muchos valores del americano medio. Quería el pleno empleo, valores familiares, subir el nivel de vida, e incontables otras cosas, incluyendo el Volkswagen, que diseñó él mismo para la familia media. El hombre apareció maligno en su militarismo y su tratamiento de judíos y católicos disidentes, pero para una persona racional, eso no justifica tildar de erradas todas sus actitudes.

("The beyondist", 1994, p. 2).

Raymond Catell.


 E. AYNAT, ex-militante de CEDADE.

En las sociedades más arcaicas, el mecanismo de la selección natural, en las condiciones más duras y salvajes, permitía mantener a raya a las mutaciones deletéreas e incluso mejorar genéticamente a la especie. Los individuos mal dotados —mal adaptados— enclenques, mal hechos, no llegaban a la edad reproductora, de manera que los malos genes desaparecían con ellos. El antropólogo francés Vallois ha destacado que entre los esqueletos prehistóricos no se encuentran apenas ancianos, de lo cual deduce que si las condiciones de vida eran demasiado duras para la vejez, con mayor razón lo serían para la debilidad. Como dice Rostand, "el débil como el viejo es un producto de la civilización".

Además esta selección no se ejercía sólo en el interior de cada grupo humano, sino también entre los distintos grupos, favoreciendo el progreso y ascenso de las tribus más decididas, forjadas en el idealismo, animadas de sentimientos colectivos y disciplinadas por jefes aguerridos. La situación fue cambiando a medida que todo se estabilizaba y se formaban las primeras sociedades estables. El "tren de vida" de los guerreros y de las primeras hordas primitivas se fue apaciguando. Se empiezan a gestar las primeras civilizaciones sedentarias y ello conlleva aunque relativamente, una menor aspereza y brutalidad en la lucha por la existencia; paralelamente los malos genes antes eliminados de manera expeditiva por las mismas condiciones del medio, empiezan a manifestarse cada vez con menos trabas, se convierten en un peligro latente al que los más grandes conductores de la época —religiosos o políticos— no dejan de prestar atención. A ello debemos añadir el desarrollo de la medicina, la higiene, la asistencia, la cirugía y sobre todo el auge de las ideas filantrópicas y pseudohumanitarias como medidas obstaculizadoras de la función depuradora de la selección natural. (…)

Conclusión: Hemos visto que es común denominador a todas las culturas indoeuropeas la concepción originaria de la desigualdad humana y, en consecuencia, la adopción de medidas que después se llamarán de "eugenesia positiva" (favorecimiento de los mejores elementos, prohibición de todo cruzamiento fuera de la franja superior, dirección política, militar e intelectual por parte de los portadores de los mejores genes, etc). La enorme mortalidad infantil, las enfermedades (la peste negra, etc) los años de mala cosecha, con la subsiguiente hambre crónica, desarrollarían una labor de "eugenesia negativa" brutal, aunque en cierta medida eficaz. La llegada del cristianismo iba a suponer una quiebra total del Antiguo Orden pagano con la entronación del principio de la igualdad humana. De ahora en adelante todo lo que contradiga los dogmas del Antiguo y Nuevo Testamento será considerado como "pecaminoso".

("La eugenesia: breves notas históricas", Mundo NS).


 EL GOBIERNO CHINO aprobó en 1995 una ley eugenésica tendente a controlar su natalidad e impedir la multiplicación de las simientes defectuosas que constituyen un lastre para su Estado. Y es que los chinos, que padecen un problema de superpoblación, no pueden permitirse lujos en este sentido, y el rígido gobierno de Beijing impone sus criterios en una serie de medidas muy juiciosas.


Desfile militar chino, 1999. La sincronización es total y absolutamente perfecta. El tiempo demostrará la superioridad de un sistema socialista frente a la falacia individualista de nuestra época. La Civilización Occidental debe convertirse en una dictadura autoritaria, militarista, socialista y pro-blanca, o perecerá a manos de quienes no se han dejado dormir ni amaestrar. Ver a estos millones desfilando nos daría la risa si en Occidente tuviésemos la décima parte de ese número con una motivación comparable. Pero no la tenemos, por desgracia para nosotros. 

Después de practicar el examen premarital, los médicos darán a los contrayentes las explicaciones del caso y la asistencia necesaria en caso de que se haya diagnosticado una enfermedad genética grave que, desde un punto de vista médico, los torne inaptos para procrear; en este caso sólo podrán contraer matrimonio si ambos aceptan adoptar medidas anticonceptivas de larga duración o someterse a una operación de esterilización.  

(Artículo 10 de la ley eugenésica).

* * * * * * * *

El médico dará a una pareja casada explicaciones y asistencia médica para la interrupción del embarazo siempre que mediante el examen prenatal diagnostique: que el feto padece una enfermedad genética grave; que el feto está aquejado de un defecto serio; que la prosecución del embarazo puede amenazar la vida y la seguridad de la madre o afectar gravemente a la salud de ésta.  

(Artículo 18 de la ley eugenésica).


 RICHARD DAWKINS (1941-), famoso etólogo británico y conocido autor de "El gen egoísta". No me molesta que sea ateo, lo que me molesta es que sea ateo proselitista, intentando "convertir" a la gente a su "religión" y mofándose del instinto religioso humano, como si lo sobrenatural y lo espiritual fuese pantomima. Eso equivale exactamente al fanatismo religioso bíblico, o al Bolchevismo materialista, que la misma cosa es. Sin embargo, valgan para algo las palabras que siguen.

Richard Dawkins.

En los años 20 y 30, los científicos tanto de la izquierda como de la derecha no habrían encontrado particularmente peligrosa la idea de los bebés de diseño; aunque desde luego ellos no hubieran usado esa expresión. Hoy, sospecho que la idea es demasiado peligrosa para la discusión cómoda, y mi conjetura es que Adolf Hitler es responsable del cambio.

Nadie quiere que le pillen estando de acuerdo con aquel monstruo, ni siquiera en un solo punto particular. El espectro de Hitler ha llevado a algunos científicos a apartarse de "deberían" a "es" y negar que la reproducción para obtener cualidades humanas sea ni siquiera posible. Pero si tú puedes criar ganado para la producción de leche, caballos para correr rápido, y perros para agrupar rebaños de ovejas, ¿por qué demonios debería ser imposible cruzar a la gente para obtener capacidad matemática, musical o atlética? Objeciones como "estas no son capacidades unidimensionales" se aplican igualmente a las vacas, los caballos y los perros y nunca detuvieron a nadie en la práctica.

Me pregunto si, aproximadamente 60 años después de la muerte de Hitler, al menos podríamos aventurarnos a preguntar cuál es la diferencia moral entre la reproducción para la capacidad musical y el forzar a un niño a tomar lecciones de música. O por qué es aceptable entrenar a corredores rápidos y mejores saltadores, pero no reproducirlos. Puedo pensar en algunas respuestas, y son buenas, que probablemente terminarían por convencerme. Pero ¿no ha llegado el momento en que deberíamos dejar de asustarnos incluso de hacer la pregunta?


 GLAYDE WHITNEY (1939-2002), genetista de comportamiento y profesor de psicología en la Florida State University, miembro del Institute for Historical Review (una asociación revisionista del "holocausto") y causante de una gran polémica cuando en 1998 escribió el prólogo al libro de David Duke "My Awakening".

El primer siglo o los dos primeros siglos del nuevo milenio casi seguramente serán una edad de oro para la Eugenesia. Mediante el uso de nuevo conocimiento genético y nuevas tecnologías de reproducción… el principal cambio será el de la humanidad en sí misma… Técnicas… como… las manipulaciones genéticas todavía no son bastante eficientes para ser incuestionablemente convenientes en el uso terapéutico y eugenésico para los humanos. Pero con el paso al que avanza la investigación, esto es seguramente sólo una cuestión de tiempo, y de poco tiempo. ("Reproduction Technology for a New Eugenics"texto para la conferencia de The Galton Institute, Man and Society in the New Millennium, Septiembre de 1999).


 JAMES D. WATSON (1928-), biólogo, superdotado y zoólogo americano, y Premio Nóbel de Medicina por descubrir la estructura de la molécula de ADN. Famoso además por protagonizar algunas "controversias", como por ejemplo proponer el darles a las mujeres la posibilidad de abortar si se les diagnostica que su hijo va a ser homosexual (años 90) [11], afirmar que los genetistas eran los nuevos dioses, que no respondían ante nadie y que nadie podía decirles lo que tenían que hacer, o el decir que los negros tienen menos inteligencia que los blancos (2007). En 1968, Watson fue nombrado director del Laboratorio de Cold Harbor (el mismo que había fundado Davenport y los eugenistas de principios del Siglo XX). En 2007, tras la histérica y espumeante pantomima que los fanáticos fariseos de los medios de comunicación montaron a raíz de su insignificante (y perfectamente lógico) comentario sobre África, Watson dimitió como presidente del Laboratorio de Cold Harbor, donde había trabajado 43 años dándole a la Humanidad los secretos de la genética.


Una vez que tenemos un modo de mejorar a nuestros hijos, nadie puede pararlo.

James Watson.



 DAVID DUKE (1950-), indispensable para una visión moderna del problema racial, David Duke fue agitador en la universidad durante la época de los "derechos civiles", el anti-Vietnamismo y los Panteras Negras, Gran Mago del Ku Klux Klan, representante republicano del Estado de Luisiana y le pasó al Klan una inercia "nacional-revolucionaria", fascistizando esa organización, por así decirlo. Duke ha alcanzado gran notoriedad apareciendo en debates televisivos de gran audiencia, emigrando a Ucrania y sacándose un doctorado. Actualmente enseña historia en una universidad ucraniana donde su libro "Supremacismo judío" es material de texto.

David Duke.

Durante casi toda su Historia, el hombre ha concentrado su genio sobretodo en su educación, sus herramientas, sus máquinas y sus ideas, en lugar de mejorar su propia calidad interior. A través de la práctica de la medicina, intentamos curar los caprichos de la enfermedad, y muchos sabios han formulado prescripciones para una vida saludable. Pero estos esfuerzos son equivalentes a un mecánico manteniendo funcional el motor de un antiguo Modelo T, reparando las averías ocasionales en lugar de diseñar y construir un nuevo motor.

Los esfuerzos modernos en los campos de la educación y del entrenamiento son similares a intentar lograr que el motor del automóvil del Modelo T sea capaz de alcanzar las 200 millas por hora simplemente suministrándole mejor aceite de motor y gasolina de mayor octanaje. Se podría decir que la civilización realmente desgasta el motor y que cuando sus partes son desgastadas, se sustituyen por metal menos robusto, hasta que finalmente, el motor es incapaz de funcionar y la sociedad cae en el barbarismo. Ahora, la ciencia está empezando a aprender cómo hacer cambios en la estructura genética para curar las averías biológicas de las enfermedades y las discapacidades.

Algún día, tomaremos las riendas del poder genético, no sólo para reparar las averías de un antiguo motor, sino para crear un motor infinitamente más poderoso que curará los males sociales endémicos que nos plagan, y nos transportarán a cotas más altas de belleza y logros. (…)

Tanto la variedad positiva de la eugenesia como la negativa son claves, no sólo para avanzar las capacidades de salud y de intelecto o las características deseables de la Humanidad; son verdaderamente el modo de conseguir la reducción del dolor y del sufrimiento humanos. No sólo nacerán nuestras generaciones futuras con menos defectos y enfermedades hereditarias, sino que también podemos tener personas más productivas y más creativas de las cuales todo el mundo se beneficiará. Asegurarse de que menos niños tendrán que soportar discapacidades es una causa verdaderamente humanitaria. Y cuando nazcan menos niños de esa manera, más recursos estarán disponibles para cuidar mejor a aquellos que sí padecen defectos. (…)

Debe recordarse que ayudar a los discapacitados sólo los ayuda aellos, mientras que ayudar a aquellos de habilidades excepcionalmente altas ayuda a todo el mundo, incluyendo a los discapacitados. Son los hijos de los genios los que con más probabilidad diseñarán nuevas tecnologías, tratamientos y medicinas para ayudar a los que sufren, y también producirán la riqueza social que permitirá a los menos afortunados recibir las costosas ayudas que necesitan. La sociedad debería consagrar, por lo menos, el mismo esfuerzo para desarrollar los talentos innatos de los superdotados que para mantener a los discapacitados. Haciendo esto, se puede crear una mejor vida para todos. (…)

Mi sueño es ver los fundamentos de una sociedad en la que la calidad y las habilidades de las personas crezcan con cada generación. Está al alcance de nuestras manos el padrear seres humanos con vidas más sanas y más largas, más inteligencia, más poderes de memoria y más nobles de carácter.

Puedo visionar una sociedad futura con pocos criminales, y por ende, una necesidad mínima de leyes restrictivas, policía o prisiones, y por lo tanto una sociedad con mucha más libertad. Puedo imaginarme una nación futura donde una madre puede criar a sus pequeños en casa, si así lo elige, sin preocupaciones financieras —donde la mejor educación está basada solamente en las habilidades del estudiante y no en la cuenta bancaria de sus padres— donde el mejor alumno y el discapacitado reciben precisamente el tipo de educación que necesitan para nutrir sus más altas habilidades. Puedo ver una sociedad en la que los medios de comunicación enseñan honestidad, honor, valor y consecución, en lugar de degeneración del espíritu humano. Puedo ver una sociedad en la cual cada persona encuentra mucho más gozo personal en su propio cuerpo saludable en plena actividad atlética o absorbiendo la belleza de la Naturaleza —en lugar de ser un espectador sedentario. Visiono un sistema político que eleva a los hombres a los puestos altos basándose en la calidad de su carácter y de sus ideas —en lugar del interés suscitado por el dinero que puedan acumular.

("My Awakening", Parte IV, Capítulo 39).


 Sir JOHN E. SULSTON (1942-), químico británico y Premio Nóbel de Medicina en 2002. No creo que nadie debiera traer a un niño manifiestamente discapacitado a este mundo.

Sir John Edward Sulston.


 RICHARD LYNN (1930-), psicólogo y profesor británico, Catedrático de Psicología en la Universidad de Ulster, conocido, entre otras cosas, por sus apoyos a las teorías de desigualdad humana. Lynn sostiene que hay importantes diferencias de inteligencia entre los individuos de distintas razas o sexos. En Julio de 2002 causó polémica al publicar un interesante compendio de diferencias raciales científicas en la revista pro-eugenista American Renaissance.

Richard Lynn.

Por lo general, en las poblaciones humanas y animales, la selección natural elimina al inepto, permitiendo sobrevivir al más dotado. La supervivencia del mejor dotado mantiene a la población genéticamente sana al deshacerse de los individuos genéticamente mal dotados, parecido a como un jardinero mantiene el jardín en buen estado quitando continuamente las malas hierbas. Cuando funciona adecuadamente, la selección natural de las poblaciones humanas es como un cuchillo de doble filo. Con el primero causa una gran mortalidad y con el segundo impone baja fertilidad a aquellos con desordenes genéticos, inteligencia insuficiente y carácter moral débil. Morel y Galton percibieron que ambos filos estaban fallando en las décadas de mitad del Siglo XIX. Fue como si el jardinero se hubiese ido y el jardín estuviese llenándose de malas hierbas.

Hasta estos momentos, la selección natural había funcionado bien en las naciones occidentales. Las poblaciones tenían la mortalidad alta y la fertilidad diferencial que hacen falta para que la selección natural funcione bien. Las parejas solían tener seis o siete hijos, pero entre la población en su conjunto sólo poco más de dos de ellos, por término medio, sobrevivían hasta alcanzar la madurez. Los altos índices de mortalidad tendían a eliminar a los mal dotados, los poco inteligentes y a los de bajo carácter moral porque resultaban más vulnerables a morir a causa de las enfermedades y de su propia incapacidad para sobrevivir.

La selección natural también se ejercía porque los más sanos, los más inteligentes y los de más moral tenían a su vez mayor descendencia. La principal razón de que esto fuera así se debía a que la gente con estas cualidades se ganaba la vida más eficazmente y esto significaba que podían alimentarse mejor y tener más descendencia. Otro factor fue la existencia de fuertes controles sociales que impedían tener hijos a quienes carecían de estas cualidades. Si estos últimos tenían hijos, no había servicios sociales que les facilitasen los medios necesarios para mantenerlos. Generalmente, tales hijos eran recogidos en asilos donde la mayoría de ellos perecía. Era un mundo severo pero servia al fin de mantener la población genéticamente sana. ("La decadencia genética de Occidente").


 GREGORY STOCK, biofísico, best-seller y ex-director del Program on Medicine, Technology and Society de la Escuela de Medicina de UCLA.

Sabemos que el Homo Sapiens no es la última palabra en la evolución de los primates, pero pocos han asumido aun que estamos en el vértice de un cambio biológico profundo, listos para trascender nuestra forma y carácter actuales en un viaje hacia destinos de nueva imaginación.

A primera vista, la misma noción de que podamos convertirnos en algo más que "humanos" parece absurda. Después de todo, somos aun biológicamente idénticos en casi todos los sentidos a nuestros antepasados cavernícolas. Pero esta falta de cambio engaña. Nunca antes hemos tenido el poder de manipular la genética humana para alterar nuestra biología de formas significativas y predecibles.

("Redisigning humans: our inevitable genetic future", 2003, Capítulo I).


 JAMES L. HART, activista político republicano americano. Hart sostiene que hay "razas favorecidas" que inventaron el automóvil y los viajes al espacio exterior, y otras razas que son incapaces de semejantes logros. Entre otras cosas, apoya la Eugenesia sin trabas, se opone a la integración racial alegando que si nuestros antepasados se hubiesen "integrado" hace siglos, nunca hubiera aparecido la luz eléctrica ni la aviación, combate la usura y predica la necesidad de llevar una "guerra contra los genes de la pobreza" que, según él, se acumulan particularmente en zonas marginales de Occidente como Detroit —una ciudad americana predominantemente negra, con enormes guetos prácticamente tercermundistas— y en el Tercer Mundo. En 2004, Hart se presentó como representante del Octavo Districto de Estado de Tennessee, pero su propio partido (!) le boicoteó como un "white supremacist" (supremacista blanco):

El hombre es el verdadero milagro, el verdadero Dios, y lo ha demostrado durante mil generaciones. Todo lo que sea ciencia y religión viene de él y es menos que él. El propósito de la vida es la evolución del hombre hacia la perfección. Nuestros padres soportaron hambrunas, glaciares, junglas y monstruos a través de eones de evolución para que nosotros hoy pudiéramos ser verdaderos Dioses. Si no tienes el valor de llevar adelante la llama de la vida, entonces muérete, pero no animes a otros en tu ignominiosa cobardía anti-vida y anti-bebé. El suicidio disgenésico sólo es posible en una sociedad que se niega  a aceptar la responsabilidad moral de lo que hace… Irónicamente, estamos utilizando la capacidad intelectual que nos hizo grandes para destruir esa misma capacidadNo es cuestión de comenzar o iniciar un programa eugenésico. Es asunto de reconocer que ya hemos empezado un programa anti-eugenésico que es un programa suicida y desastroso porque selecciona a los inferiores para la supervivencia y elimina a los superiores. Estamos practicando la eugenesia al revés. Estamos provocando lo contrario de la evolución. Puesto que ya estamos manipulando la genética, se nos debería hacer conscientes de nuestra responsabilidad por los resultados de nuestras acciones sobre generaciones futuras. Somos responsables de lo que serán nuestros hijos. Ya no podemos alegar ignorancia. Tenemos una elección voluntaria que hacer entre superior e inferior, entre la prosperidad y la hambruna, entre evolución e involución. Hacer nada es una elección, y una desastrosa.

La causa de nuestro sufrimiento está dentro de nosotros. La fuente de nuestra salvación también está dentro de nosotros.

("Eugenic Manifesto").

* * * * * * * *

Las técnicas eugenésicas como partición de genes y crianza selectiva son consideradas buenas cuando se aplican a plantas y animales para producir avances en la medicina o en la producción de alimentos, pero si alguien tuviera la temeridad de sugerir que estas técnicas eugenésicas se utilizasen para proteger a nuestros hijos, se arriesga a ser etiquetado como nazi o racista. De hecho, uno a menudo escucha el argumento: la eugenesia es mala porque Hitler creía en la eugenesia. ¿Todas las cosas en las que creía Hitler están mal ipso facto sólo porque Hitler creía en ellas? Si Galileo hubiera sido un asesino en masa, ¿demostraría eso que la Tierra es plana? Nosotros tenemos la comprensión moral de un salvaje ignorante de hace 2000 años, pero la ciencia y el poder de una era nuclear moderna. La Humanidad es como un niño de cinco años jugando con una pistola cargada. (…)

Cada generación es un eslabón en la cadena que conduce a la vida desde los animales hasta los dioses.

("God").


• ALLEN BUCHANAN es un profesor americano de Filosofía en la Duke University que ha roto varias lanzas a favor de la Genética, centrándose en los aspectos éticos de la misma, y abogando por una mejora de nuestros descendientes a través de la biotecnología. Entre sus trabajos destacan sobre este tema "Institutions, beliefs and ethics: eugenics as a case study" (2007) y "Human nature and enhancement" (2009).

Allen Buchanan.

Los padres no practican eugenesia cuando buscan "el bebé perfecto"… Cualquier test o incluso ingeniería genética, que empleen, será hecho, porque quieren que su hijo tenga todas las ventajas que la nueva genética pueda aportar.


• CHRISTOPHER M. LANGAN (1952-), un americano, es sencillamente, el hombre más inteligente del mundo según los tests modernos. Su CI se encuentra entre 195 y 210 puntos. Para hacernos una idea de lo que significa eso, valga pensar que el CI de una persona media es de 100, y la de una persona gravemente retrasada, 65. Tenemos 35 puntos de diferencia. De manera que, para imaginarnos cuán inteligente es este individuo respecto a una persona normal, multipliquemos por tres la diferencia que hay entre un individuo normal y un subnormal profundo. [12] Christopher Langan es el prototipo del autodidacta ultradotado. Empezó a hablar a los 6 meses. A los 4 años, se había enseñado a leer. En pocos años, se enseñó a sí mismo matemáticas avanzadas, física, latín y griego antiguo. Langan fue portero de pub durante 20 años (además de trabajar en la construcción y en incendios forestales) y entrena con pesas —según la revista "Muscle and Fitness", Langan llegó a levantar 500 libras de press banca, es decir, unos 225 kg (otra demostración de que fuerza e inteligencia no son enemigas). Langan, un creyente a su manera, dijo que "se puede demostrar la existencia de Dios, el alma y una vida tras la muerte mediante las matemáticas". En la actualidad opera un rancho con su mujer, una neuropsicóloga, y es más que probable que las observaciones de la cría de ganado le hayan aportado mucho a sus ideas eugenésicas, igual que ocurrió con Jack London.

Christopher Langan, "el hombre más inteligente del mundo", en el primero de una serie de tres vídeos. En el último, habla sobre eugenesia.

Las personas medias son superiores en número a las personas inteligentes, es la naturaleza de la Curva de Bell. Así que en cualquier sociedad democrática, las personas medias van a acabar acaparando todos los puestos, hasta la cima de nuestra estructura económica y socio-política… gente que no tiene ni idea… La mediocridad es triunfante. Mires donde mires, ves señales de mediocridad. La persona estúpida cree que dice algo inteligente, o más inteligente que la persona inteligente, y en ello redunda su estupidez… Tenemos que rehacer la imagen de qué significa ser humano. Tenemos que crear a un nuevo tipo de persona. (…)

[El control de natalidad nos permitiría] implantar una forma benigna de eugenesia —yo diría mejor anti-disgenesia: prevenir mutaciones genéticas indeseables en el genoma humano. La gente que quisiera tener hijos se presentaría para asegurarnos de que no tienen enfermedades. ¿Por qué tenemos que hacerlo a través de la ingeniería genética? Bueno, sólo tenemos que dejar que se reproduzcan los aptos. Nos gusta pensar que es nuestro derecho reproducirnos lo más descontroladamente que nos plazca… Las generaciones futuras de la humanidad acabarán con los resultados de lo que nosotros hagamos —o no hagamos. La libertad no es necesariamente un derecho. Es un privilegio que hay que ganarse. Muchas personas abusan de su libertad, y deben ser entrenadas para no hacer eso.



NOTAS

[1] Aquí nos podemos remitir a Walther Darré, que ya advirtió sobre la falacia de la "raza del espíritu": "Es imperdonable querer adormecer la naciente atención del público, diciéndole que sólo es el «espíritu» lo que cuenta y no el cuerpo. ¿Dónde encontramos la prueba histórica de que independientemente del cuerpo de la raza, el espíritu pueda formar la historia?" ("Nueva nobleza de sangre y suelo", Capítulo VIII, Aplicación de las lecciones de la selección animal al hombre).

[2] Es decir, esto:

La runa Odal, el signo de la herencia. Del nombre de esta runa deriva la palabra alemana Adel, es decir, nobleza.

[3] Bajo el punto de vista racial, resultan detestables los efectos de la Revolución Francesa en Francia. Estando la aristocracia tradicionalmente asociada al aspecto nórdico, era común que muchos individuos fuesen ejecutado sólo por ser de facciones muy claras, aunque no fuesen aristócratas. Por otro lado, aunque la Revolución se vanagloriaba de ser una reacción popular contra el absolutismo, a la hora de la verdad, el 60% de los guillotinados fueron simples campesinos franceses. Ese extremo de histeria revolucionaria se alcanzó de la mano de pseudo-intelectuales desequilibrados y decadentes, pertenecientes precisamente a las altas clases sociales (como Rousseau), alienados y con pretensiones iluministas, deslumbrados por la simbología de sus logias y financiados por extraños círculos financieros. Una plebe famélica y analfabeta, elevada a la categoría de juez suprema, hizo el resto del trabajo.

[4] Quien acuñó la famosa frase de survival of the fittest ("supervivencia de los más aptos" o "de los más fuertes"), además de poner en marcha la corriente que la posteridad conoce como "darwinismo social".

[5] Léase "falsa compasión", "falsa misericordia", "falso humanitarismo".

[6] Del griego "el mejor nacimiento", o "nacimiento de los mejores".

[7] Es conocido el hecho de que, en buena parte del Siglo XIX y sobretodo principios del XX, la política de inmigración americana era realmente ejemplar, poniendo restricciones al acceso de personas de herencia genética enfermiza o endeble, y favoreciendo la afluencia de grandes cantidades de europeos sanos y de herencia germánica. Es comprensible que la política migratoria americana fuese alabada en su día por el mismísimo Adolf Hitler, que veía a América como un reducto germánico, y a sus medidas como las precursoras de la higiene racial del III Reich.

[8] Otros autores que ya dejaron entrever la milicia como una institución eugenésica que inculcaba caracteres propios de un tipo humano superior fueron ingleses como Rudyard Kipling, Sir James Barr y Theodore Cambers.

[9] Léase homosexuales, pederastas, desviados varios, etc.

[10] Es decir, no es lo mismo la calidad personal de un individuo que su calidad genética. Ha habido grandes genios que eran de calidad genética inferior a los vikingos, los cruzados o los soldados antiguos. Es obvio que hay individuos sobresalientes que pueden nacer de cuerpos no tan sobresalientes, pero flaco favor les hacemos a los genios del futuro si no les facilitamos la encarnación con unos cuerpos sanos y una inteligencia superior, porque todo el mundo, hasta los genios, quiere un cuerpo sano. Al lado de la frase mencionada por Darlington, se puede colocar la anterior cita de Günther: "hay seres humanos que como individuos son de alto valor, pero que pueden ser de valor inferior como portadores de una herencia… es necesario aprender a distinguir entre el valor de un ser humano como individuo y su valor como portador de herencia".

[11] Quizás la primera vez que alguien sugería que la homosexualidad —por ser a veces otro mal genético predecible en un diagnóstico pre-natal y susceptible de transmitirse por herencia igual que la epilepsia y tantos otros males— era tan digna de motivar un aborto como una deformidad, por lo que, como mínimo, era necesario avisar a la madre de ello y dejar en sus manos la decisión de abortar o no.

[12] Como curiosidad, Darwin tenía 135 y Einstein se suponía que tenía entre 180 y 190. Decimos "se suponía" porque Einstein, como es ya aceptado por la comunidad científica, era un notorio deficiente mental, negado para las matemáticas, genéticamente tarado como lo demostraron sus hijos (un loco y una subnormal), y "su" obra (incluyendo la teoría de la relatividad y la ecuación E=mc², robada al científico italiano Olimpo de Preto) es un íntegro plagio, a menudo ni siquiera plagiado por él, sino por su esposa. Resulta una inmensa ironía que, gracias a la manipulación mediática, el apellido de este deficiente haya llegado a ser sinónimo de genialidad. Para más info sobre el caso Einstein, este link o simplemente buscar Einstein plagiador.